Empresas

El consorcio liderado por Sacyr cobrará 233 M. por una de las reclamaciones del Canal de Panamá

Un tribunal de arbitraje da la razón en parte al consorcio responsable de las obras de ampliación y ordena "el pago de una fracción de los montos reclamados en concepto de supuestos sobrecostes".

Obras de ampliación del Canal de Panamá.
Obras de ampliación del Canal de Panamá. Archivo

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha informado este jueves de que una institución de arbitraje ha reconocido parcialmente una de las reclamaciones por sobrecostes, 233 millones de dólares de los 463 reclamados, del principal contratista de la ampliación de la vía, Grupo Unidos por el Canal (GUPC). La ACP indica en un comunicado que la Junta de Resolución de Conflictos (JRC) ha emitido una decisión en la que "reconoce el pago de una fracción de los montos reclamados por GUPC, en concepto de supuestos sobrecostes en las obras del tercer juego de esclusas de la ampliación del Canal".

La administración del Canal de Panamá explica que el sobrecoste reconocido se refiere a los gastos no previstos incurridos por la menor calidad a la esperada del basalto que se extrae de una mina aledaña a una de las esclusas del Pacifico para la construcción de la obra. GUPC también reclamaba que se habían producido retrasos debido a que la ACP habría "dilatado" la aprobación de la mezcla de cemento utilizada en la construcción.

También se le reconoce al grupo contratista una extensión de la fecha de entrega de 176 días

La ACP expresa en el comunicado que en este caso GUPC reclamaba unos 463 millones de dólares, "de los cuales, la junta le reconoce solo 233 millones de dólares". En la decisión de la JRC también se le reconoce al grupo contratista una extensión de la fecha de entrega de 176 días, después de que GUPC reclamaba 265 días.

Pleitos "innecesarios"

El consorcio señala que estas reclamaciones se han demorado "más de cuatro años" y que se podrían haber resuelto "en primera instancia ya que estaban justificados técnicamente dentro del marco del contrato". "GUPC siempre ha abogado por el diálogo para reducir estos pleitos legales que impactan el desarrollo de la obra, generan costos y pérdidas adicionales y afectan a los panameños y la comunidad marítima internacional que espera la conclusión del proyecto", sostiene el comunicado del grupo contratista.

El consejero delegado de GUPC, Giuseppe Quarta, indica en el comunicado que están satisfechos con la decisión y subraya que "el rechazo sistemático e injustificado de los reclamos por parte de ACP ha impactado al proyecto y al contratista". "Es claro que el no reconocimiento oportuno de las reclamaciones no sólo multiplica las pérdidas sino que tiene un efecto negativo acumulado en el proyecto", añadió Quarta.

Los sobrecostes presentados por el consorcio liderado por Sacyr suman unos 2.300 millones de dólares

Las partes tienen la opción de elevar el caso ante un Tribunal del Arbitraje bajo las reglas de la Cámara de Comercio Internacional de no estar satisfechos con esta decisión. Por ello, el administrador del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, dijo que este no es necesariamente el final del proceso. Por su parte, Quarta indicó que GUPC estudia por qué se reconocen sus reclamaciones solo parcialmente.

Más reclamaciones

GUPC ha presentado otras reclamaciones por sobrecostes, de los cuales, anteriormente, la JRC ya había reconocido dos a favor de la ACP contra el contratista, que reclamaba en esos dos casos un total de 130 millones de dólares. Quijano anunció el pasado 26 de diciembre que GUPC presentó dos nuevos reclamos, que suman 735 millones de dólares, por sobrecostes en el proyecto de ampliación del Canal de Panamá. Con esas dos nuevas reclamaciones, los sobrecostes presentados por el consorcio liderado por Sacyr y integrado por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panamesa Cusa suman unos 2.300 millones de dólares.

Los últimos son por el mayor peso al esperado de las gigantescas compuertas de las esclusas (333 millones de dólares) y por "haber acelerado el trabajo" (402 millones), explicó Quijano.

En 2009, ambas partes, ACP y GUPC, firmaron un contrato por 3.118 millones de dólares para el diseño y construcción de las nuevas esclusas del canal, el principal proyecto de la ampliación de la vía interoceánica. Por diferentes sobrecostes que el contratista aseguró haber sufrido en la obra, la construcción de las esclusas se paralizó en febrero de 2014 durante dos semanas, hasta que GUPC y la ACP encontraron una solución que le dio liquidez al consorcio sin afectar la cifra final del contrato.

El programa total de la ampliación, iniciada en 2007 y con un avance del 85 %, tiene un presupuesto de 5.250 millones de dólares, y debe estar concluido en 2015 para que el nuevo canal comience a operar comercialmente en el primer trimestre de 2016. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba