Empresas

Caixabank pedirá al BCE 7.000 millones para facilitar el crédito a familias y empresas

La entidad acudirá a las subastas de liquidez del BCE tras el verano, una "iniciativa para facilitar y mejorar la financiación en unas condiciones atractivas, y corresponde acudir, no hay ningún estigma negativo", como señalaba Gonzalo Cortázar. 

El nuevo consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, conversa con el presidente de la entidad, Isidre Fainé
El nuevo consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, conversa con el presidente de la entidad, Isidre Fainé Efe

CaixaBank prevé acudir a las subastas de liquidez del BCE tras el verano por el importe al que calcula que tiene derecho, unos 7.000 millones de euros, para facilitar el crédito a familias y empresas, objetivo de estas inyecciones de la Unión Europea. Es la primera entidad española que hace públicos estos objetivos. "No hay ningún estigma negativo en acudir a estas subastas", ha subrayado Gonzalo Gortázar, nuevo consejero delegado de la entidad en sustitución de Juan María Nin.

La entidad catalana no tiene la obligación de conceder la totalidad de estos 7.000 millones del BCE, que los bancos recibirán en unas condiciones ventajosas

"Es una iniciativa para facilitar y mejorar la financiación en unas condiciones atractivas y corresponde acudir, no hay nigún estigma negativo, y nuestra responsabilidad es acudir", señaló Gortázar. Caixabank cuenta con excedente de liquidez de 65.000 millones. La entidad catalana no tiene la obligación de conceder la totalidad de estos 7.000 millones del BCE, que los bancos recibirán en unas condiciones ventajosas (actual tipo de interés más un diferencial del 0,15% -en estos momentos un 0,25%- a 4 años). Cada entidad recibirá un 7% de su cartera crediticia, excluyendo sus préstamos hipotecarios y el concedido a las administraciones públicas, en las dos primeras subastas de septiembre y diciembre. En el caso de Caixabank corresponde a esos 7.000 millones. Posteriormente, a partir de 2015, el BCE realizará una subasta trimestral a la que las entidades podrán acudir en una cuantía que no supere en tres veces el volumen de su nuevo saldo crediticio con las mismas exclusiones anteriormente citadas.

Gortázar ha descartado que vaya a iniciarse guerra de crédito entre las entidades financieras tras las subastas del BCE, sino una "normalización" con una mayor apertura de la financiación a familias y pymes. "A las entidades financieras se nos ha reducido mucho el coste de obtener recursos en el mercado. Es un proceso sano y bueno por lo que es lógico que esa reducción se traslade al coste del crédito", aseguró Gortázar.

Caixabank ha acentuado esta dinámica en el último trimestre. El coste de la nueva producción de sus créditos se ha reducido en un 0,23% hasta rozar el 4% (4,04%). Un año antes, los precios de los nuevos préstamos concedidos por la entidad se situaban en el 4,65%. En cuanto al volumen, pese a no haber aún cambio de tendencia en el neto de la cartera, el ritmo de desapalancamiento se desacelera gradualmente. El stock del crédito de Caixabank, que se sitúa en 199.572 millones a cierre de junio, apenas se ha reducido un 0,9% en la comparación entre el segundo semestre de este año con el pasado. El crédito total de la entidad catalana cae en 7.659 millones (un 3,7%) en estos primeros seis meses aupado por el importante desapalancamiento que aún mantiene el segmento promotor (caída del 16% en el año). En cuanta a la nueva producción, destaca el importante crecimiento en el sector pymes. La financiación a este sector crece en un 18% frente al primer trimestre de este mismo año.

En cuanto al riesgo, Caixabank reduce su tasa de morosidad al 10,78% a cierre de junio, dejando su saldo de dudosos en 22.568 millones, un total de 1.445 millones que en marzo. El mayor descenso se ha producido en el segmento de promotores con una caída de 2.195 millones que se explica en el traspaso a fallidos y en la menor reducción de entrada a dudosos (4.400 millones) en el semestre frente al de hace un año, cuando el ejercicio de reclasificación de los préstamos refinanciados obligó a un reconocimiento de 7.000 millones.

A cierre de junio, la entidad catalana logra unos beneficios de 305 millones, un 25,3% menos, por la ausencia de los extraordinarios que registró el pasado año tras la adquisición del Banco de Valencia

A cierre de junio, la entidad catalana logra unos beneficios de 305 millones, un 25,3% menos, por la ausencia de los extraordinarios que registró el pasado año tras la adquisición del Banco de Valencia. El margen de intereses registra un aumento del 2,9%, lastrado por la reducción de sus participadas: 224 millones, un 49% menos que hace un año.

El negocio bancario y asegurador aporta 665 millones, las participadas 108 millones, que se contrarrestan con unas pérdidas de 468 millones del mundo inmobiliario.

Salida de 500 trabajadores

Por otra parte, Caixabank realizará un nuevo ajuste de plantilla a lo largo de 2015. La entidad ha ofrecido un nuevo programa de prejubilaciones al que tienen derecho a acogerse 500 empleados nacidos con anterioridad al 1 de enero de 1958. Las condiciones de este programa prevén un 75% de la retribución fija bruta anual hasta los 63 años para nacidos en 1957 y hasta los 64 años para antes de ese año. La cantidad será revisable en un 1% anual. Además, la entidad procederá al abono del convenio especial hasta los 63 ó 64 años. Aportaciones al plan de pensiones y cobertura de riesgos y cobertura en la póliza de asistencia sanitaria.

Las nuevas condiciones impuestas por la reforma laboral encarecen estas salidas a Caixabank frente al último ERE realizado recientemente. Junto a estas salidas se producirá una entrada de 700 nuevos empleados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba