Empresas

La pirueta de Caixabank: ser un banco aún más español sin perder la esencia catalana

La reestructuración del sector financiero español ha provocado que ahora el 70% del negocio de Caixabank provenga de regiones españolas fuera de Cataluña.

Isidro Fainé, presidente de Caixabank.
Isidro Fainé, presidente de Caixabank. EFE.

No se acaba de mojar del todo Caixabank con la cuestión de la soberanía catalana, pero la impresión es que las fuerzas políticas que pretendan la independencia de Cataluña no podrán aspirar a contar con el apoyo del primer banco de la región. En ese nadar entre dos aguas se debate Caixabank desde que explotó el órdago soberanista de Mas. Una cosa son los orígenes, y otra el negocio, la pela, en definitiva.

Si el jueves el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, eludió responder en rueda de prensa a una pregunta sobre el proceso político que se vive en Cataluña, el viernes el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, al menos, no esquivó la cuestión, pese a que ofreció una respuesta de manual. "Hace falta diálogo, se debe solucionar a través de un acuerdo que sea bueno para todos", dijo. Idéntico argumento utilizó una semana antes Jaime Guardiola, CEO de Sabadell. "Tenemos 14 millones de clientes, muchos de ellos en Cataluña y muchos en el resto de España a los que queremos dar el mejor servicio posible, confiamos en que se llegue a un acuerdo", añadió Gortázar. En esa situación se encuentra también Sabadell, tras la cesta de entidades adquiridas durante la reciente crisis de las cajas de ahorros. Ambas entidades son ya españolas por negocio y catalanas de espíritu. Una difícil simbiosis delicada de gestionar en estos momentos.

La españolidad es un asunto muy sensible en las 'torres negras'. pese a que Caixabank es ya un banco más español que catalán por volumen de negocio

Cuando se requirió a Gortazar más datos sobre su presencia en Cataluña y en el resto de España, el consejero delegado de Caixabank apuntó que en la actualidad aproximadamente el 70% del negocio de la entidad se genera en regiones españolas fuera de Cataluña. "Tenemos cuotas de mercado muy altas en Navarra, Canarias, Madrid, estamos muy fuertes en Andalucía...", indicó.

Como si se tratara de un tema tabú, Caixabank no pudo ni ampliar ni detallar más información al respecto. "¿Negocio, qué quiere decirse con negocio?, no creo que sean ingresos, debe referirse a créditos y depósitos...", comentaron fuentes oficiales de la entidad presidida por Isidro Fainé cuando el viernes se trató de recibir más explicaciones. "El dato del 70% es una aproximación, Fainé lo ha dado otras veces, es el único dato que se da, tampoco podríamos decir hace cinco años como era ese reparto de negocio", señalaron.

El tema de la españolidad es un asunto extremadamente sensible en las 'torres negras'. Pese a que Caixabank es ya un banco más español que catalán por volumen de negocio, por clientes, en el sector se defiende que la entidad presidida por Fainé busca reforzar su carácter nacional (no nacionalista) con una próxima fusión. "Quiere extender su mancha por España. Incluso no se descarta que pueda realizar un movimiento rápido antes del 27S (fecha de las elecciones catalanas)", asegura un alto directivo del sector. A lo largo de las pasadas semanas, Fainé ha 'tocado' prácticamente a todos los 'enanitos', como se han bautizado en el sector a los bancos surgidos de las cajas supervivientes: Unicaja, Ibercaja, Liberbank y, algunas conversaciones con BMN. "El matrimonio con más sentido financiero sería con Kutxabank, pero Fainé no quiere verse envuelto en otro frente político", explica este banquero.

Incluso, algunas voces dentro del sector no descartan que la entidad catalana pueda retomar su ofensiva por adquirir Abanca, la antigua Novagalicia. Desde el entorno del venezolano Juan Carlos Escotet siempre se ha negado su salida de la entidad gallega, pero es cierto que, hasta la fecha, el banquero con acento de Caracas, pese a haber nacido en el barrio madrileño de Chamberí, tan sólo ha aportado poco más de 300 millones al FROB por la compra de la entidad, que se cerró en 1.003 millones y cuya diferencia debe ser satisfecha en diferentes plazos hasta 2018. Por tanto, la compra no resultaría demasiado gravosa para el balance de Caixabank, que necesita ganar en ingresos del negocio bancario ordinario.

Cuando Caixabank se hizo con Banca Cívica, se convirtió en el líder de los mercados financieros de Cataluña, Andalucía, Navarra, Baleares, y Canarias

A pesar de la falta de precisión aportada por Caixabank en el reparto de su negocio por comunidades autónomas, un dato que cualquier empresa de tamaño medio incluye en sus memorias anuales, es sencillo suponer que los ingresos, activos, o clientes del banco con sede en Barcelona procedentes de regiones distintas a la catalana se han disparado en los últimos tres años. La reestructuración del sistema bancario español ha aumentado la españolidad de La Caixa.

En marzo de 2012, Caixabank se hizo con Banca Cívica, el banco resultante de la integración de Caja Navarra, Caja Canarias, Caja de Burgos, y Cajasol por 977 millones de euros. Con la operación lograba convertirse en el líder de los mercados financieros de Cataluña, Andalucía, Navarra, Baleares, y Canarias.

En noviembre de ese mismo año, Caixabank se hizo con Banco de Valencia por el precio simbólico de un euro. El antiguo banco controlado por Bankia había recibido ayudas públicas en el momento del traspaso a Caixabank por valor de 5.500 millones de euros; una cantidad que después se ha ido elevando hasta acercarse a los 7.000 millones según se han ido destapando 'vicios ocultos' en las cuentas de la entidad valenciana.

El pasado mes de enero Caixabank cerró la adquisición de Barclays, por 820 millones, sumando 550.000 clientes, 262 oficinas, cerca de 2.400 empleados y activos valorados en 21.600 millones de euros.

Mientras, BBVA se ha hecho con Catalunya Caixa, hace ahora un año, y con Unnim, surgida de la integración de Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa, por el precio de un euro en marzo de 2012. Con estas operaciones el banco presidido por Francisco González pisa los talones en el mercado catalán a Caixabank y Sabadell. ¿Veremos algún día a Caixabank patrocinando al Real Madrid y a BBVA en la camiseta del FC Barcelona? Por el momento, la entidad catalana patrocina a la selección española de baloncesto. Otro guiño a esa españolidad tan buscada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba