Empresas

Cápsulas de café: la asturiana Oquendo se adelanta a la 'avalancha de marcas' que se avecina

Mondélez, Nestlé, pero también Mercadona y Lidl con sus marcas propias, compiten con la española por este segmento, que ha multiplicado su valor en los últimos años y llega a un 35% de los hogares. La competencia crecerá aún más próximamente.

Cápsulas de Nespresso
Cápsulas de Nespresso FLICKR / Mark Wellekötter

En octubre de 2013, Nespresso -propiedad de la suiza Nestlé- perdía la batalla contra Marcilla -propiedad de Sara Lee- al rechazar la Oficina Europea de Patentes (OEP) su reclamación de que ellos y sólo ellos pudieran fabricar las cápsulas de café que se han popularizado en la gran mayoría de viviendas (y en algunos bares) de Europa. Ya desde antes, muchas compañías venían preparando su entrada en este negocio después de que en 2011 la propia Marcilla se atreviera a copiar el modelo de la cápsula ideada por Nespresso. Cuatro años más tarde, la proliferación de marcas que venden este producto es enorme.

Una de ellas es la asturiana Oquendo, que ha visto una oportunidad dorada en este nuevo mercado y está fabricando estas cápsulas desde 2013, cuando según asegura fue la primera en ofrecer una alternativa a las cápsulas Nespresso en España. Esta semana ha anunciado el lanzamiento de cápsulas compatibles con la marca Dolce Gusto, también propiedad de Nestlé. Será la primera vez, aseguran, que el consumidor español tenga una opción diferente a la de la marca suiza, inventora también de este modelo, más grande que el de Nespresso y con posibilidad de hacer tés, chocolates y otras infusiones además de café. "Es una nueva opción para el consumidor, que quiere elegir libremente el café para su cafetera", ha dicho la marca asturiana propiedad de Fast Eurocafé.

"Hemos detectado otras empresas que se han lanzado y hemos intentado ser los primeros", dicen en Oquendo

La carrera ahora mismo por posicionarse en este segmento es feroz, según fuentes de la compañía asturiana. "Hemos detectado en el mercado otras empresas que se han lanzado y lo que hemos intentado es ser los primeros. En breve saldrán más marcas y la gran distribución ha puesto su mirada en este segmento", dicen fuentes de la compañía, que asegura estar estudiando la posibilidad de hacer marca blanca para alguno de los principales supermercados del país.

Otras compañías multinacionales, como Mondélez (nacida en 2012 integrando el segmento de confitería y 'chucherías' de Kraft), también tienen su presencia en el mercado, fuertemente respaldada por campañas televisivas, en este caso con la marca Tassimo compatible para cafeteras Bosch. L'Arome de Marcilla y por supuesto la propia Nespresso, con la imagen de George Clooney, también ocupan espacio televisivo en prime time.

Guerra de precios

En la compañía con sede en Llanera descartan que vayan a entrar en una guerra de precios: "Defendemos la calidad del café y tenemos una calidad muy buena, entre 2 y 3 euros los paquetes de 10, con lo que podemos dar café a 25 céntimos la cápsula". El líder del mercado es en estos momentos Marcilla, gracias a su presencia sobre todo en Mercadona, que también compite con su propia marca Prosol. Nespresso, por su parte, quedó con menos segmento, pues su distribución es más complicada, limitada muchas veces a tiendas propias o a las zonas gourmet de El Corte Inglés.

Lidl irrumpió con el precio más bajo del mercado: 1,89 euros por 10 cápsulas

Por su parte, Lidl irrumpió hace un mes con una importante ofensiva mediática para presentar su marca Bellarom, marca que ya venía utilizando pero que promocionaron en sus supermercados con un precio que rompió todos los estándares: 1,89 euros el pack de 10 cápsulas. Con el apoyo mediático de Anne Igartiburu, la empresa alemana no hizo sino relanzar un producto que ya tenían, conscientes del importante pastel que pueden llevarse, aunque también suscitó dudas sobre una posible venta a pérdida, sobre si estaría utilizando el café en cápsulas como producto reclamo.

Lidl encargó un estudio para justificar esta ofensiva comercial: el consumo de café ha aumentado un 10% en los últimos años y el 67% de los consumidores lo beben en su casa, algo que les resulta más cómodo y fácil. Tras realizar estudios de mercado, la empresa alemana calculaba que el 35% de los hogares españoles en los que vive más de una persona tiene máquina de café de cápsulas.

Revulsivo para Oquendo

La empresa asturiana es, en este contexto, el principal actor español en este mercado. "Siempre hemos sido muy fuertes en hostelería con diferentes marcas, muchas locales y propias. La compañía nació vendiendo café para hostelería aunque ha sido desde 2013 cuando hemos tenido gran crecimiento", aseguran en la empresa, donde niegan que utilizar cápsulas que no sean las originales pueda romper las máquinas, tal y como aseguran algunos. "Si es cierto que cuando sacan máquinas nuevas la compatibilidad puede verse mermada, por lo que nosotros tenemos que estar muy atentos a estas innovaciones para que no haya ningún problema".

Gracias a las cápsulas de café, Fast Eurocafé ha pasado de facturar 21 millones en 2013 a 24 en 2014, y a comercializar 25 millones de cápsulas.

En Francia, las autoridades de competencia obligaron en la primavera de 2014 a Nespresso a revelar las características técnicas de sus máquinas de café para que el resto de compañías puedan comercializar cápsulas compatibles. La filial de Nestlé hubo de comprometerse a facilitar todos los detalles técnicos de sus máquinas a la competencia con tres meses de antelación antes de sacarlas al mercado. Además, debería mantener la garantía de sus máquinas aunque se utilizaran los envases de la competencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba