Empresas

Cabify pide la vez ante el caos de Uber: "El transporte de pasajeros está demasiado regulado"

A la compañía norteamericana se le acumulan los problemas por su agresiva política. Pero Cabify defiende que se puede ganar dinero cumpliendo la ley, sin necesidad de tratar de quebrarla.

Taxistas de México DF protestan contra la concesión de licencias a Uber y Cabify, este pasado viernes en la Plaza del Zócalo.
Taxistas de México DF protestan contra la concesión de licencias a Uber y Cabify, este pasado viernes en la Plaza del Zócalo. EFE

Uber está de nuevo en el ojo del huracán, o en este caso de la tormenta veraniega. La compañía norteamericana, que llevaba muchos meses con un perfil muy bajo en España después de que un juzgado de lo mercantil de Madrid suspendiera su actividad el día antes de Nochevieja, ha vuelto a ser noticia en los últimos días en tres frentes diferentes: a finales de junio, los dos principales dirigentes de UberPOP en Francia y Europa Occidental fueron detenidos por presuntos delitos a la ley laboral y de protección de datos. El pasado viernes, los taxistas de México DF mostraban su fuerza con una manifestación multitudinaria en el centro de la ciudad: las autoridades locales ya permiten a Uber (y también a Cabify) operar en la ciudad a cambio de un 1,5% de cada viaje.

"¿Por qué existen los taxímetros? Para que al cliente no le timen. Pero con nuestro sistema ya no son necesarios"

Juan Ignacio García es el country manager de Cabify, que fue fundada por españoles a finales de 2011. Esta empresa funciona de forma muy parecida a Uber, a través de una aplicación que geolocaliza al cliente y le manda un vehículo (los hay de varias gamas) en aproximadamente unos 10 minutos. Pero al contrario que los conductores de UberPOP, el servicio suspendido en España, los conductores de Cabify funcionan con la licencia VTC, para transporte a través de vehículos privados. Justo lo que Uber argumentaba que no podía pagar en España porque en tal caso no tendría beneficios. En Cabify desmienten esto: "Nosotros somos perfectamente rentables con estas licencias, aunque requieren un know how importante y contención de costes. En toda España sólo hay unas 15.000 o 20.000 licencias VTC, de las cuales unas 1.500 son en Madrid".

García asegura que "los números salen, y sobre todo la última flota de VTC que se ha incorporado ha comprado las licencias en mercado a unos precios de unos 20.000 euros, y facturan más o menos lo mismo que un taxi. Si un taxista pagando 150.000 euros le salen las cuentas, imagina alguien que ha pagado 20.000. La clave aquí es la capacidad de generar demanda y negocio. Las licencias VTC no pueden recoger a gente por la calle y por eso tienen un precio más comedido. Cabify da al sector la cartera de clientes que necesita". Estas licencias están vinculadas al número de taxis, entre 2010 y 2013 se han dado más pero aún así la comparativa con otros países no se sostiene.

"Por ejemplo -asegura García- en París la licencia VTC es una mera concesión administrativa con un precio de 50 euros". Londres es otro ejemplo de altísima liberalización de estas licencias, y donde Uber ha supuesto una revolución en el transporte de pasajeros democratizando el transporte privado frente a los casi inaccesibles 'cabs', a costa, bien es cierto, de los propios salarios de los conductores.

"Un sector demasiado regulado"

García cree que "el sector del transporte en España está demasiado regulado, con normativas que muchas veces tienen 50 años. La tecnología ahora viene a suplir cosas que hasta ahora tenía que hacer la administración. ¿Por qué existen los taxímetros? Pues para que al cliente no le timen. Pero con nuestro sistema, que calcula el precio con total seguridad de antemano, el taxímetro ya no tiene sentido. Luego está la valoración que puede hacer el cliente del conductor, que es importante, mientras que en el sector del taxi, un buen profesional se ve penalizado si tiene compañeros que no son tan buenos".

La app permite puntuar al conductor del 1 al 5, y si hay una puntuación de 3 o inferior son los propios administradores los que contactan con los conductores para ver qué puede estar ocurriendo.

"A todos los partidos políticos con los que hemos hablado los vemos más proclives a mantener el 'statu quo'"

Los responsables de Cabify se han sentado con los responsables de Gobierno y autonomías, así como con los partidos políticos: "En la Comunidad de Madrid yo no anticipo mucho cambio. En cuanto normativa estatal puede haber algún cambio, pero será algo más técnico que de enjundia. Salvo alguna excepción, lo que yo he visto es que los partidos son proclives a mantener el 'statu quo'". El sector del taxi es poderoso y ha pagado mucho dinero por sus licencias. Sin embargo, aseguran, "la administración sí que es consciente de que hay que actualizar algunas cosas". Ni siquiera los partidos en teoría más proclives a la tecnología y la economía colaborativa, como Podemos, se han atrevido a mostrarse públicamente a favor de la liberalización del sector del transporte.

"Los únicos motivos que yo veo en la administración para no liberalizar el sector son los de proteger los intereses de las asociaciones", asegura García, quien reconoce en la administración cierta intención de actualizar la regulación para incorporar algunas de las novedades tecnológicas. Las conversaciones de Cabify con los taxistas son continuas, y no siempre malas. "Tenemos relación con gente del sector, y hay gente que le gustamos más y gente que le gustamos menos. En Madrid tenemos 15.000 licencias de taxis y cada una es de su padre y de su madre. Unos son más afines a cambios, otros menos". La inversión en licencias de transporte, aseguran, es de 5.000 millones de euros, "un pasivo gigante que hay que gestionar".

Uber no se adaptó

Por el momento, el grueso de los clientes de Cabify son empresas, aunque en la compañía son conscientes de que hay que abrirse a los usuarios individuales. "Uber no se adaptó y acabó cayendo, nosotros nos preocupamos de funcionar regulatoriamente", aseguran. La gama Cabify Lite, que es la más económica, ha cumplido recientemente un año, y aseguran que incluso muchos taxistas han decidido pasarse a Cabify por tener una licencia más barata y posibilidad de tener más ingresos.

"Nosotros tenemos la exigencia de multiplicar por 10 cada año nuestro negocio, lo que no sea esto no nos sirve. Tenemos un segmento muy grande que explorar, especialmente con los clientes particulares. También somos más cómodos para las empresas, que no tienen que estar guardando tickets, grapando, sabiendo de qué trayecto provienen, etc.". El ticket medio de la compañía es de unos 15 euros, y son muy competitivos, por ejemplo, en los traslados a los aeropuertos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba