EL CÁRTEL DE LOS RESIDUOS: "RECORDAD EL PACTO, RESPETO ENTRE LOS ASOCIADOS"

Las patronales de las basuras multadas coordinaban a sus socios para que no se hiciesen competencia

"Las empresas de esta asociación no se presentarán a ese concurso"; "ha de prevalecer el pacto entre los miembros de la organización para no entrar en enfrentamientos". Aselip, Arema y Aceser, multadas por la CNMC, coordinaban a todos sus socios para que no se hicieran competencia entre ellos y tumbar así las licitaciones, forzar precios a la baja en los contratos y repartirse el mercado.

Las empresas multadas incurrieron en prácticas ilícitas durante una década.
Las empresas multadas incurrieron en prácticas ilícitas durante una década.

El cártel de las basuras, los residuos y los saneamientos urbanos estaba tan bien engrasado tras más de diez años de actividades ilícitas que las principales patronales del sector habían conseguido eliminar la disidencia interna de los asociados y coordinaban a sus socios a nivel nacional de cara a las licitaciones de los contratos de los ayuntamientos.

“Desde Aceser creemos que precisamente en estas circunstancias es cuando más se ha de tener presente uno de los fundamentos sobre los que se formó la asociación y que es el respeto entre los asociados en relación a sus clientes. Por eso queremos recordaros este ‘pacto’ implícito en las premisas de nuestros estatutos y que ha de prevalecer, como mínimo, entre los miembros de la asociación y no entrar en enfrentamientos“.

Este correo electrónico fue enviado el 2 de enero de 2013 por la presidencia de la Asociación Catalana de Empresas de Servicios de Residuos (Aceser), recordando a sus socios que es “necesario cumplir el ‘pacto’ para evitar guerras comerciales que perjudiquen a todos”, como reseña la CNMC en su investigación.

La incautación de este email y otras conversaciones han servido para imponer una multa de 100.000 euros a la patronal catalana por “emitir recomendaciones colectivas a sus socios”, con el criterio de que “uno de los principios reguladores de las relaciones comerciales de sus socios era la no agresión entre ellos”, señala la Comisión Nacional para los Mercados y la Competencia.

Entre los principios fundacionales de algunas patronales están los pactos de no agresión entre sus socios sobre las carteras de clientes de cada uno de ellos

Es más, el respeto de cara a los clientes de cada uno de los socios y el reparto de mercado representaba uno de los principios sobre los que se formó la patronal y como tal quedó recogido en sus Estatutos.

Esto demuestra, según el regulador, que era una práctica/infracción única y continuada en el tiempo contra las normas de Defensa de la Competencia practicada por la patronal y sus empresas.

La misma práctica se desarrolló durante años bajo el paraguas de Arema, la asociación para la recuperación y el reciclado de Madrid, cuyos asociados habían acordado el reparto del mercado de recuperación de papel y cartón. Saica Natur, multada con 5,37 millones de euros, era la empresa sobre la que pivotaban “los pactos de reparto de mercado bilaterales con otras empresas recuperadores competidoras”, sentencia la CNMC, que ha impuesto también una sanción de 150.000 euros a la propia Arema.

La tercera patronal en discordia, Aselip (Asociación de empresas de limpieza pública) y sus socios lo tenían claro desde el principio: “Todos los asistentes (a la reunión del 5 de octubre de 2011) manifiestan la intención de su empresa de no acudir a la licitación para la contratación de los servicios del Selur (Servicio de Limpieza Urgente de Madrid), habida cuenta de que las condiciones contenidas en su pliego lo hacen inviable”.

Conseguían tirar los precios de algunas licitaciones y si éstas no entraban en sus cálculos, las boicoteaban y se declaraban desiertas como fue el caso del Selur madrileño

La estrategia de concertación no falló y el concurso fue declarado desierto por el ayuntamiento de Madrid en noviembre de 2011, al no presentarse ninguna oferta.

La CNMC constató que Aselip promovió “un acuerdo o actuación concertada global de reparto de mercado” entre sus socios y además impuso “la aprobación de códigos de conducta de sus socios” para controlar las licitaciones y evitar la llegada de competidores incómodos. La multa fijada para esta patronal es de 200.000 euros.

Estas tres asociaciones empresariales están controladas por los grandes urdidores de este tipo de infracciones graves y continuadas, los gigantes empresariales que coordinaban sus actuaciones con las otras empresas y con la propia patronal directamente.

FCC, Urbaser (ACS), Cespa (Ferrovial) y Valoriza (Sacyr) son las grandes compañías, de un total de 39 multadas por la CNMC, que promovían este tipo de infracciones a través de las patronales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba