Empresas

La CNMC promueve el escarnio público y las demandas civiles contra los multados por cártel

El regulador no sólo multará a los integrantes de cárteles sino que además recomendará a las empresas y ciudadanos afectados que utilicen sus resoluciones como base jurídica para presentar demandas por daños y perjuicios por vía civil.

Fábrica de palés.
Fábrica de palés.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no sólo quiere penalizar con gravosas multas a las empresas que forman cárteles para controlar los mercados. El superregulador también está promoviendo el escarnio público de los infractores, mediante una campaña para que las empresas y ciudadanos afectados por el cártel acudan a los tribunales civiles para exigir “daños y perjuicios”.

“La CNMC ha decidido traer a España un hábito muy común en el derecho anglosajón. No sólo hay que condenar y multar a los infractores, también conviene promover desde las instituciones la implicación de la ciudadanía y las empresas, no sólo para que denuncien prácticas abusivas que detecten, sino que además, una vez investigadas y sancionadas estas prácticas, promuevan demandas por daños y perjuicios contra los infractores ante los tribunales civiles”, señalan fuentes del entorno del regulador que preside José María Marín Quemada.

Y para muestra un botón. El regulador acaba de publicar una resolución que impone multas por valor total de 4,7 millones de euros a 24 empresas fabricantes de palés y a la asociación Calipal España por formar un cártel para fijar precios y condiciones comerciales en su mercado entre 2005 y 2011.

Es un hábito muy común en el derecho anglosajón, promover la implicación ciudadana y empresarial en el escarnio de los infractores después de que paguen la multa

La CNMC ha constatado que los infractores fueron capaces de crear un "status quo en relación con el mercado afectado", que provocó una "disminución de los incentivos de las empresas participantes para competir e incrementó la estabilidad interna en el mercado entre dichas entidades".

La situación redundó "negativamente en otros competidores", así como en los clientes y en el consumidor final, e incluyó prácticas como la ocultación deliberada de los acuerdos ilícitos, la regularidad en la celebración de encuentros o las "represalias" contra las empresas incumplidoras de los acuerdos adoptados.

Y es a esos mismos competidores, clientes y consumidores finales de esos palés a los que ahora la CNMC invita a utilizar su resolución como base jurídica para acudir a los tribunales. “Se recuerda a cualquier persona o empresa que se considere afectada por las prácticas anticompetitivas descritas en esta resolución puede presentar una demanda de daños y perjuicios derivada de las citadas conductas por infracción de la normativa de defensa de la competencia ante los tribunales civiles”, señala el regulador en la nota hecha pública sobre la resolución.

La CNMC recomienda a los afectados que utilicen su resolución como base jurídica a la hora de presentar las demandas por daños y perjuicios

También recuerda que la “lucha contra los cárteles es una de sus prioridades de actuación” e invita a empresas y directivos que hayan participado en un cártel y estén arrepentidos a facilitar información sobre el mismo a la CNMC a través del Programa de Clemencia, a cambio de “la exención total (o una reducción) de la multa que le correspondería.

El caso de los palés es un buen ejemplo de como un cártel puede afectar a toda la sociedad. Es lo que se denomina un cártel transversal, ya que afecta no sólo a las empresas competidoras que no participaron en él, sino también al resto de industrias dedicadas al transporte y almacenaje de todo tipo de productos con palés, a los proveedores de esos productos y a los clientes finales.

Todos ellos pagaron un sobrecoste como consecuencia de los precios artificiales fijados por el cártel.

El regulador considera probado que las empresas multadas intercambiaron información confidencial y desagregada acerca de las cifras de producción o reparación de los palés de madera de calidad controlada Eur/Epal entre julio de 1998 y noviembre de 2011.

El regulador impone una multa de 4,7 millones a los integrantes de un cártel de palés, considerado muy grave por afectar a la totalidad del tejido empresarial e industrial y a los consumidores finales

El expediente se inició gracias a la información remitida por la Comisión Europea sobre supuestas conductas prohibidas por la legislación comunitaria, tras la que se iniciaron a mediados de 2012 inspecciones simultáneas en las sedes de varias empresas.

La CNMC explica que los cárteles se consideran "muy perjudiciales para la competencia y los consumidores", y que en este caso ha resultado afectada "la totalidad del tejido empresarial e industrial que necesite realizar un servicio regular o puntual de provisión de palés de madera para el transporte de sus mercancías, de acuerdo con unas especificidades técnicas".

Este daño al tejido empresarial es el motivo por el que estas prácticas han sido consideradas una infracción muy grave de la Ley de Defensa de la Competencia. El cártel ha sido "especialmente dañino, en la medida en que las empresas ejecutaron los acuerdos de fijación de precios alcanzados y mantuvieron las conductas durante un largo periodo de tiempo", indica la resolución.

Entre los multados figuran Calipal, Aglolak, Aplicaciones y Transformaciones de la Madera, Aserraderos de Cuéllar y Bamipal, así hasta llegar a las 24 empresas infractoras.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba