Empresas

La CNMC y Bruselas, preocupados por la vuelta del oligopolio a tres en las telecos

El regulador ha incluido en su análisis del mercado de banda ancha el escenario de integración de Jazztel en Orange y la vuelta a un mercado de tres grandes. Desde Bruselas se investiga esta operación por temor a la pérdida de competencia y posibles subidas de tarifas.

Marín Quemada, presidente de la CNMC, felicitado por el ministro Luis de Guindos el día de su toma de posesión.
Marín Quemada, presidente de la CNMC, felicitado por el ministro Luis de Guindos el día de su toma de posesión. EFE

La liberalización de las telecomunicaciones ha funcionado en España. Muy al contrario de mercados con poca o nula competencia como el de las gasolinas, la electricidad o el gas, el sector que engloba los servicios de telefonía fija, móvil y banda ancha ha ofrecido durante años a los consumidores agresivas bajadas de precios.

Han sido años dorados en los que Jazztel, ONO, Yoigo, compañías regionales de cable y Operadores Móviles Virtuales (OMV), gracias al buen funcionamiento de la portabilidad, han limado progresivamente las cuotas de mercado de los tres grandes, Telefónica, Vodafone y Orange, hasta hacerse un importante hueco en el sector.

Pero tocan tambores de cambio y el proceso de concentración que vive el sector va a reducir de cinco a tres el número de importantes agentes de mercado. Este camino de vuelta hacia una especie de ‘pseudoligopolio’ a tres bandas ha puesto en guardia a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y también a la Comisión Europea.

Vodafone ha cerrado la compra de ONO y ahora Orange trata de sacar adelante su propuesta de OPA por el 100% de Jazztel, cuya aprobación depende de Bruselas. El Ejecutivo comunitario ha decidido quedarse con el análisis de esta operación porque teme que “la pérdida de Jazztel como una fuerza competitiva importante podría dar lugar a incrementos de precios de estos servicios para los clientes en España”, según señala el escrito enviado a España para comunicar a la CNMC que esta compra se investigará en Bruselas.

La Comisión se ha mostrado preocupada porque la integración de Jazztel en Orange “pueda dar lugar a una pérdida significativa de presión competitiva para los servicios de acceso a internet fijo y a ofertas múltiples de servicios fijos-móviles”.

El control de mercado por tres grandes operadores puede suponer "una pérdida significativa de presión competitiva para los servicios de acceso a internet fijo y a ofertas múltiples", alerta Bruselas

De puertas adentro, la CNMC también mira con recelo esa vuelta a un mercado controlado por tres grandes operadores. El regulador presidido por José María Marín Quemada ha lanzado este viernes una consulta pública sobre la regulación mayorista de los mercados de banda ancha en la que ya incluye, en su análisis de la situación de mercado y sus posibles anomalías, el escenario de una Orange y Jazztel unidas.

Fuentes del regulador confirmaron que si bien es verdad que la operación de compra de ONO por Vodafone no ha supuesto un riesgo para el mercado, con la unión de Jazztel y Orange “la cosa cambia porque no se pasa de cinco a cuatro, sino que nos instalamos en un mercado a tres y eso hay que vigilarlo muy de cerca”.

Por ese motivo, la CNMC pidió que la Comisión Europea le enviase el expediente abierto al proyecto de compra para que ésta fuese analizada en España. Bruselas dijo ‘no’.

La consulta pública sobre banda ancha va a permitir que tanto la propia Comisión Europa como todos los operadores del sector pueda aportar sus propuestas y alegaciones al nuevo diseño del mercado que prepara la CNMC y que podría estar aprobado para el próximo verano.

El mercado hasta ahora ha funcionado muy bien: bajadas de tarifas del 30% desde 2008 y pérdida de cuota de mercado del operador dominante

El regulador ha constatado que desde 2008 hasta ahora, la “presión competitiva del mercado ha aumentado de manera considerable”, con bajadas de las tarifas al consumidor final de hasta el 30% y una considerable bajada de cuota de mercado del operador dominante.

Desde 2008 al primer semestre de 2014, Telefónica ha recortado un 19,4% su cuota de mercado de banda ancha, al pasar del 57% al actual 46,1%. Los principales beneficiados de esta ‘salud competitiva’ han sido Vodafone, Orange y Jazztel, que ha cosechado subidas en su cuota en este mercado del 7,6%, del 13,1% y del 183,3%, respectivamente.

Sobresale sin duda el exitoso ejemplo de esta última compañía, controlada por Leopoldo Fernández Pujals, cuya agresividad comercial y buena gestión le ha llevado a pasar de un 4,2% de cuota en 2008 a un 12% este año. No es de extrañar que Orange esté ahora dispuesto a pagar por ella unos 3.400 millones de euros.

Es en este contexto de dinamismo del mercado de las telecos en España en el que tanto Bruselas como la CNMC quiere estar vigilantes para que la concentración entre empresas no se produzca en detrimento de los clientes finales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba