Compra del Popular

Santander extenderá a sus servicios centrales los recortes anunciados en Popular

La entidad presidida por Ana Botín convocará en las próximas semanas a los sindicatos para empezar a negociar recortes en los servicios centrales de Popular, que se extenderán también a la propia Santander. Los sindicatos exigen las condiciones de 2016 y "voluntariedad".

La presidenta del grupo Santander, Ana Botín.
La presidenta del grupo Santander, Ana Botín. EFE

Nuevo expediente de regulación (ERE) a la vista en la banca. La dirección de Banco Santander convocará en las próximas semanas a los sindicatos para negociar recortes en los servicios centrales de su nueva filial, Banco Popular. Los ajustes se trasladarán también a los propios servicios centrales del Santander.

El impacto de la reestructuración todavía no se ha decidido y afectará a unos 7.500 empleados, según fuentes sindicales: los 5.500 que trabajan en los servicios centrales de Santander y los 2.000 del Popular. En los últimos días han circulado distintos rumores que llegan hasta los 2.000 empleados. El Confidencial Digital cifra el ERE en 1.500 profesionales. Aunque fuentes financieras consultadas por este medio aseguran que será considerablemente menor.

Se da la circunstancia de que ambas entidades llevaron a cabo grandes ajustes -en su red y en los servicios centrales- el año pasado. 

Santander redujo su plantilla en España en 1.380 profesionales: 1.000 de la red comercial y 380 de los servicios centrales. Pactó prejubilaciones a partir de 58 años con un 80% del salario y bajas incentivadas con 40 días por año trabajado y dos anualidades de tope.

Por su parte, Popularacordó hace un año la salida de 2.600 profesionales, con entre un 65% y un 75% del sueldo en el caso de las prejubilaciones, y 35 días por año trabajado en caso de las bajas voluntarias y forzosas. También con límite de 24 mensualidades.

Exigencias sindicales

A pesar de que el último ERE es reciente, los sindicatos son conscientes que tras la compra del Popular va a haber grandes ajustes del grupo. Las pérdidas históricas en la filial ponen un cheque en blanco a Santander para tal fin. El objetivo, público, es conseguir unas sinergias de 500 millones en 2020.

Aun así, los sindicatos no lo van a poner fácil. Fuentes de CC.OO señalan que su línea roja será la "voluntariedad". No van a admitir los despidos forzosos. Además, fijan como mínimos las condiciones que hubo en el ajuste del Santander el año pasado.

Santander tiene que abrir la negociación en los próximos días si quiere tener cerrado el ERE antes de final de año, como anunció

Los sindicatos esperan novedades en los próximos días, ya que el plazo va siendo cada vez más reducido si Santander quiere tener listo el ajuste en servicios centrales antes de final de año, como anunció.

Los trabajadores tienen un as bajo la manga en la negociación: el ERE en la red del Popular no será hasta finales de 2018 o comienzos de 2019. Por ello, lo que ocurra en servicios centrales puede ser visto como un preludio de lo que se prepara para las oficinas, que tienen ahora la misión clave de recuperar a los clientes perdidos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba