Empresas

Los bancos niegan presiones políticas en Abengoa y van asumiendo quitas de hasta el 80%

Torres solares de Abengoa en Andalucía.
Torres solares de Abengoa en Andalucía. EFE

La banca acreedora de Abengoa no ha recibido en los últimos días presiones directas del Gobierno o de la Junta de Andalucía para mantener el apoyo financiero a la multinacional sevillana, aunque algunos de los líderes políticos han hecho declaraciones instando al salvamento del grupo, con una deuda financiera aproximada de 9.000 millones. Tres fuentes distintas consultadas entre las entidades financieras niegan haber recibido llamadas de responsables políticos abogando por apoyar a la multinacional energética y consideran que las manifestaciones alentando en ese sentido hay que leerlas en clave electoral. 

Los bancos reconocen presiones hace unos meses, cuando se dio la ampliación de capital, pero niegan haber recibidos esta semana con el conocimiento del preconcurso de acreedores

"Sí que hubo presiones hace unos meses, para acudir a la ampliación de capital", señalan en uno de los bancos. "En esas fechas hubo llamadas desde el Gobierno, la Junta", aseguran, "también intercedió el Rey Juan Carlos", pero en la actualidad "las presiones son más bien de cara a la galería". Entre los principales bancos acreedores de Abengoa se encuentran las mayores entidades financieras españolas, excepto BBVA, y las extranjeras HSBC, Societe Genérale, Credit Agricole, y BNP.

Abengoa anunció en agosto una ampliación de capital de 650 millones de euros, asegurada por Santander, HSBC, y Credit Agricole, y condicionada al cumplimiento de determinados hitos, que no se han alcanzado. La pasada semana el grupo controlado por la familia Benjumea solicitó su entrada en preconcurso de acreedores, lo que permite a la empresa negociar un convenio de pago durante hasta cuatro meses evitando en ese periodo que un acreedor pueda instar su entrada en concurso y suspendiéndose sus obligaciones con los acreedores. El grupo español Gestamp, a través de su filial Gonvarri, ha analizado en las últimas semanas su entrada en el capital de Abengoa con una inversión de 350 millones de euros, pero desechó definitivamente la operación el pasado lunes precipitándose el preconcurso de la compañía energética.

La crisis de Abengoa, que debe 415 millones a organismos públicos, ha explotado en plena campaña electoral y los líderes políticos españoles se han referido al asunto en mítines o entrevistas cayendo en contradicciones. 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido la intervención pública y el apoyo del Estado a la compañía privada a través del Instituto de Crédito Oficial, ICO; Mario Jiménez, portavoz del grupo socialista en el Parlamento andaluz advirtió sin embargo que la solución de Abengoa tiene que limitarse al ámbito privado. El ministro de Economía Luis de Guindos dijo el viernes tras el Consejo de Ministros que Abengoa es viable y que el Estado cooperaría con la compañía en la búsqueda de una solución;  el ministro de Industria José Manuel Soria declaró que el Gobierno no se plantea la entrada en Abengoa ni ayudas a través del ICO y apuntó que la solución debe provenir de un acuerdo entre la banca privada y la empresa. 

Cuentas en el juzgado

La banca acreedora va asumiendo que la negociación con la compañía pasará inevitablemente por un acuerdo de quita de deuda de entre el 70% y el 80% del total. "Habrá que ir a concurso de acreedores porque los acuerdos deberán ser judicializados, hay que ver bien las cuentas en el juzgado" expresan desde uno de los mayores bancos acreedores de Abengoa. 

La deuda financiera de Abengoa es próxima a los 9.000 millones de euros, pero el pasivo total supera los 20.000 millones. Además de los bancos, los que han invertido en las numerosas emisiones de bonos de Abengoa acumulan una deuda de 4.420 millones de euros, y serán clave en el acuerdo de convenio de pago que la empresa acuerde con sus acreedores.

La deuda financiera de Abengoa es próxima a los 9.000 millones de euros, pero el pasivo total supera los 20.000 millones

Los bancos españoles valoran la posibilidad de intercambiar deuda por acciones y convertirse en accionistas de la compañía, sin embargo, según las fuentes financieras, la banca extranjera no contempla esta opción. 

El acuerdo entre Abengoa y sus acreedores pasará por valorar qué es más rentable, si una liquidación ordenada de la compañía con la venta de sus mejores activos, o una capitalización de la deuda que mantenga la empresa activa con la banca en su capital a la espera de encontrar un socio industrial que se haga cargo del grupo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba