Empresas

El BdE apoya la venta de cajas porque no quiere más entidades nacionalizadas

La inyección de dinero público a BMN, Caja 3, CEISS y Liberbank se realizará mediante bonos convertibles. Restoy y Linde han expresado su apoyo a las desinversiones parciales de redes en los encuentros que están manteniendo con banqueros en los últimos días.

Luis Linde, gobernador del Banco de España
Luis Linde, gobernador del Banco de España EFE

El Banco de España quiere evitar que alguna de las cuatro entidades que necesitan ayudas públicas acaben siendo nacionalizadas. Por esta razón, los responsables del palacio de Cibeles apoyan las operaciones de venta de alguna de las cajas que integran estos SIP que recibirán fondos públicos. Así se lo ha transmitido Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España, a diferentes directivos de estas entidades en los últimos encuentros que han mantenido para terminar de evaluar sus planes de recapitalización, según ha podido saber Vozpópuli.

El apoyo a estas operaciones por parte del Banco de España tiene un doble fundamento. Por una parte, en Cibeles se estima que no se puede incrementar la 'bolsa' de entidades en manos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). "Más nacionalizaciones supondría más procesos competitivos de venta y, por tanto, alargar el calendario de la reforma financiera. Además, sería un mensaje negativo de cara a Bruselas", explican desde el sector.

Además, según han admitido tanto Restoy como el gobernador Luis Linde a algunos banqueros, las nacionalizaciones aumentarían el cargo de la reestructuración financiera a los contribuyentes. Un argumento difícil de gestionar en estos momentos de agitación social hacia la banca, en especial, con la delicada siuación que sufre.

La intención del Banco de España es que todo el reparto de ayudas públicas a Caja 3, BMN, CEISS (la ficha bancaria de Caja España-Duero) y Liberbank, que transferirán sus activos tóxicos al banco malo, se efectúe mediante la inyección de bonos convertibles, los conocidos como 'cocos', que sólo se convertirían en capital, y por tanto entrada de facto del FROB, en caso de impago. Según lo acordado en el Memorando de Entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés), la solución de los cocos sólo se aplicaría en aquellas entidades cuyas necesidades de capital fueran menores al 2% de sus Activos Ponderados por Riesgo (APR).

Las necesidades de Liberbank, que busca socios privados para evitar la entrada de dinero público, y BMN, que con la venta de diferentes vías de negocio pretende rebajar su déficit de capital a 500 millones, quedarían por debajo de este 2% de APR's. Situación que no se cumplirá, con total seguridad, tras aplicar todas las medidas previstas por Caja 3 y CEISS.

Como adelantó este medio, en los próximos días, incluso antes de que Bruselas apruebe los planes de recapitalización de las entidades con déficit de capital, alguna de las entidades que necesitan ayuda pública pueden cerrar la venta de alguna de sus cajas. La venta no significaría la ruptura del SIP puesto que se produciría el traspasado de todos los activos y pasivos de una caja. Sin embargo, esta antigua caja seguiría integrada en la entidad fusionada.

BMN ha sacado a la venta Caixa Penedés. De hecho, Nomura es el banco de inversión designado por la entidad presidida por Carlos Egea para promover la operación en el sector. El Sabadell es uno de los principales interesados en adquirir la red de Penedés en Cataluña, que cuenta con un total de 400 oficinas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba