Empresas

Sabadell ha concedido créditos a casi el 40% de la potencia eólica y termosolar instalada en España

El banco, primero en detallar su exposición a las renovables, ha financiado 8.900 MW eólicos y casi 900 MW termosolares en España. En todo el mundo, ha prestado 2.000 millones al sector, al que el Gobierno quiere "aniquilar", según las patronales.

Un parque eólico en Tarragona.
Un parque eólico en Tarragona. FERSA

El Banco Sabadell ha dado un paso al frente al publicar detalles sobre su exposición al negocio de las energías renovables en España, un sector que vive momentos convulsos por la reforma energética del Ministerio de Industria.

La entidad que preside Josep Oliú ha sido la primera en facilitar algún dato sobre los proyectos de energía renovable a los que ha prestado dinero en los últimos años. Y aunque no profundiza demasiado, son magnitudes importantes para un sector que este jueves escenificaba un frente común de las patronales Anpier, APPA, UNEF y Protermosolar para denunciar la estrategia del Gobierno para "aniquilar" el sector con los sucesivos recortes de retribución.

Sabadell tiene una cartera de 17.626 megavatios renovables a cuyos promotores, junto a otras entidades, ha otorgado financiación mediante la modalidad de project finance (deuda sin recurso al accionista y con los propios proyectos como garantía de los préstamos). De esa cifra, 10.768 MW están en España. De ellos, 8.887 MW son eólicos, 894 MW, termosolares y 149 MW, fotovoltaicos. El resto corresponde a otras tecnologías. 

Se trata de magnitudes muy significativas, sobre todo en los dos primeros casos, porque implican que el Sabadell ha participado en la financiación de casi el 40% (en concreto, el 38%) de los proyectos de energía eólica y fotovoltaica que estaban operativos en España al cierre de 2013. En el caso de la fotovoltaica, el porcentaje se queda en el 3%.

Sabadell invierte directamente en el sector a través de su filial Sinia renovables SCR y actualmente está presente en 13 empresas del segmento

Fuentes del grupo cifran en 2.000 millones de euros el crédito total al sector en todo el mundo, aunque no detallan los datos de España. La mayor parte de la financiación concedida corresponde a empresas del sector participadas por el banco, que en los últimos dos años ha protagonizado las adquisiciones de la CAM y de parte de Caixa Penedés (en 2012), Banco Gallego y la red española de Lloyd´s Bank (el año pasado). Una pequeña parte de los proyectos financiados corresponde a esas entidades, explican esas fuentes.

Sabadell invierte directamente en el sector a través de su filial Sinia renovables SCR y actualmente está presente en 13 compañías dedicadas a este negocio, como Adelanta Corporación (25%), Eolia Renovables (5,6%), Fersa Energías Renovables (3,8%) y Espírito Santo Infrastructure Fund (10,5%).

“Al finalizar el ejercicio de 2013, la cartera de participadas cuentan con un total de potencia instalada de 1.149 MW, de los que 164 MW son atribuibles al grupo”, explica el banco, que el año pasado destinó 162 millones de euros a la financiación de proyectos de generación de energía renovable, “mayoritariamente en EEUU”.

El banco ha publicado estos datos en la memoria anual que ha enviado esta semana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en la que explica que, de esos 17.626 MW, la mayoría (14.005) son eólicos. 4.330 MW están en América y otros 788 MW, en otros países europeos. En América también ha financiado 891 MW fotovoltaicos.

Según estimaciones del sector, la gran banca española tiene 45.000 millones de euros pillados en créditos a las energías renovables. El sector fotovoltaico es el más problemático por la gran cantidad de inversores minoristas y el que acapara mayor volumen de financiación (20.000 millones), seguido por el eólico (15.000 millones) y el termosolar (9.000 millones).

Un tercio de los 45.000 millones se ha convertido en un activo tóxico, según los cálculos del propio sector financiero

La preocupación por este asunto es máxima en el Banco de España, porque un tercio de esos 45.000 millones se ha convertido ya en activo tóxico, según cálculos del propio sector financiero. Y, lentamente, los problemas empiezan a aflorar: la semana pasada, el banco británico Barclays reconocía un deterioro de su cartera de créditos del 12% en 2013, hasta 287 millones de libras esterlinas, "debido a la exposición al sector de las energías renovables en España", entre otras razones.

Las patronales del sector renovable cifraban este jueves en 3.400 millones el recorte acumulado desde 2011 para sus ingresos. Elel impacto del nuevo mecanismo de retribución incluido en la reforma energética va a tener, dicen, un impacto de 2.400 millones, cifra muy superior a los 1.600-1.700 millones estimados por el Gobierno.

Con el nuevo sistema, la energía eólica aparece como la tecnología más perjudicada por el nuevo criterio de “rentabilidad razonable” con el que Industria pretende fulminar el sistema de primas a las renovables. La patronal del sector, AEE, ya ha avisado de que el nuevo marco condenará a los parques eólicos “a una inevitable depreciación de sus activos, problemas de caja para hacer frente a las deudas, y dificultades incluso para refinanciar los proyectos”, y calcula que “va a dejar sin retribución a toda la potencia instalada antes de 2005, el 37% del total”.

Por su parte, la patronal Protermosolar ha dicho que el nuevo marco “no garantiza la llamada rentabilidad razonable introducida de forma retroactiva por la Ley” y subraya que este sector “ya había sufrido reducciones acumuladas en su retribución del 37% en menos de dos años”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba