Empresas

Acusan de fraude al exdirector ejecutivo del nacionalizado Anglo Irish Bank

Sean FitzPatrick había ocultado a los auditores 87 millones de euros en créditos personales transfiriéndolos a una sociedad inmobiliaria irlandesa.

El exdirector ejecutivo del nacionalizado Anglo Irish Bank, Sean FitzPatrick, fue acusado hoy por un tribunal de Dublín de cometer presuntos delitos de fraude e irregularidades en esa entidad.

Cada uno de los 16 cargos presentados hoy por la Fiscalía contra el que fuera el máximo responsable de la entidad están relacionados con la "prestación ilegal de asistencia financiera" a "16 individuos" en julio de 2008 con el propósito de revalorizar de manera fraudulenta las acciones del Anglo Irish Bank.

FitzPatrick, de 64 años, fue detenido hacia las 06.35 de la madrugada en el aeropuerto de Dublín, adonde llegó procedente de Estados Unidos, un día después de los arrestos del exdirector de finanzas y del exdirector general de préstamos, William McAteer y Patrick Whelan, respectivamente.

Los tres son los primeros altos directivos del Anglo acusados de cometer irregularidades en el banco desde que comenzó la investigación policial sobre su colapso, en 2009.

Sean FitzPatrick abandonó el Anglo ese mismo año, tras descubrirse que había ocultado a los auditores 87 millones de euros en créditos personales transfiriéndolos a una sociedad inmobiliaria irlandesa, y ya fue detenido el pasado año, aunque entonces no se presentaron cargos contra él.

Ahora está acusado, como McAteer y Whelan, de conceder fondos del banco a un grupo de personas conocido como "Maple 10" para que comprasen acciones cuando éstas se desplomaron en 2008, una operación ilegal según la legislación de este país, según afirmó hoy la Fiscalía.

El juez instructor, Cormac Dunne, ordenó a FitzPatrick depositar 11.000 euros de fianza para permanecer en libertad vigilada hasta la siguiente vista, prevista para el próximo 8 de octubre, las mismas condiciones impuestas a los otros dos acusados.

Entre los integrantes del citado "Maple 10" figuran seis miembros de la familia de Sean Quinn, el que fuera en hombre más rico de Irlanda y a quien el Anglo reclama ahora una deuda de casi 3.000 millones de euros, a pesar de que el exmillonario se ha declarado en bancarrota.

Quinn se libró el pasado viernes de ingresar en prisión por evasión de capital, si bien su hijo y sobrino fueron condenados por desacato a la autoridad judicial por un tribunal de Dublín y pasarán tres meses en la cárcel.

Este juzgado les había ordenado el pasado mes liberar 500 millones de euros que habían escondido en cuentas en el extranjero para evitar pagar deudas bancarias al Anglo Irish Bank.

Durante el "boom" del sector de la construcción en Irlanda, el Anglo Irish Bank se convirtió en el prestamista preferido por este sector por su facilidad para conceder créditos de alto riesgo, lo que generó deudas multimillonarias cuando estalló la burbuja en 2008. Desde la nacionalización del banco, en 2009, el Estado irlandés ha invertido más de 30.000 millones de euros en su rescate.

Como parte de la reestructuración del sistema bancario irlandés, el Gobierno de Dublín ha fusionado el Anglo Irish Bank y el Irish Nationwide y ambos están ya en proceso de cierre definitivo a través de una entidad llamada ahora Irish Bank Resolution Corporation (IBRB).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba