Empresas

La promotora de la 'operación Chamartín' vuelve a ampliar capital con el proyecto en el aire

La ‘operación Chamartín’ sigue siendo una incógnita más de dos décadas después de su inicio pero BBVA y Grupo San José, accionistas de la promotora Desarrollo Urbanístico Chamartín (DUCH), continúan engordando su capital a la espera de novedades. A finales de diciembre, DUCH aprobará una nueva ampliación que situará el capital de la compañía por encima de los 94 millones de euros.

Maqueta de la operación Chamartín
Maqueta de la operación Chamartín Europa Press

Desarrollo Urbanístico Chamartín, la promotora de la operación Chamartín, aprobará en las próximas semanas una nueva ampliación de capital para mantenerse activa e intentar dar un nuevo espaldarazo al proyecto, a pesar de que actualmente se enfrenta a varios obstáculos, tanto financieros como judiciales.

De hecho, DUCH celebrará poco antes de fin de año una junta de accionistas extraordinaria para aprobar una nueva ampliación de algo más de 10 millones de euros, que situará el capital de la sociedad por encima de los 94 millones. Y todo para sostener un proyecto que fue considerado en su día como el mayor desarrollo urbanístico de Europa, valorado en cerca de 20.000 millones de euros pero que, hasta el momento y más de veinte años después de su puesta en marcha, no ha conseguido mover ni un metro cúbico de tierra.

Este verano, DUCH ya llevó a cabo una ampliación de capital por un valor similar con el objetivo de que la sociedad pudiera continuar con su actividad. En realidad, las ampliaciones llegan coincidiendo con una serie de compromisos financieros que DUCH ha tenido que afrontar.

Entre ellos, las compensaciones a Renfe y Adif, propietarios de los terrenos de la conocida como “prolongación de la Castellana” y que ya han propuesto a DUCH la compra de determinadas parceles aunque la promotora de la operación Chamartín ha rechazado las transacciones.

Impuestos y tribunales

De acuerdo con lo estipulado en los acuerdos para desarrollar la operación, DUCH debía compensar a Renfe y Adif si posponía la compra de los terrenos. De esta forma, la promotora ha tenido que abonar a los propietarios de los terrenos más de seis millones de euros.  

Además, la Dirección General de Tributos de la Comunidad de Madrid liquidó a DUCH una serie de impuestos que no fueron abonados en su día por la sociedad y cuya cuantía asciende a algo más de 14 millones de euros. Para poder aplazar el pago de esta cantidad, la sociedad tuvo que presentar como garantía un aval de 16 millones de euros que facilitó el BBVA.

Por el momento, la operación Chamartín busca un nuevo impulso después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid complicara sobre manera el proyecto, al dictar una sentencia que limita a tres alturas la edificación en la zona, lo que choca de bruces contra el plan que prevé levantar varios rascacielos.

Casi 100 millones y ningún avance

El problema para BBVA y San José, accionistas de DUCH, es que la sociedad sigue consumiendo recursos sin que el proyecto registre ningún tipo de avance, especialmente en el capítulo de las obras. La sentencia del TSJM ha terminado de echar tierra a un proceso que no termina de arrancar.

De acuerdo con el contenido de los contratos firmados en su día, la promotora está obligada a partir de enero de 2014, es decir, dentro de menos de dos meses, a adquirir los terrenos, valorados en casi 1.000 millones de euros, sin opción en este caso de aplazamiento.

No obstante, para ello deben darse condiciones que actualmente no se cumplen, como el hecho de que los terrenos no estén siendo empleados por Adif y Renfe. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba