A partir del 16 de septiembre

La funeraria que Carmena ha 'levantado' a Mapfre: costó 100 pesetas y genera casi 3 M. de euros al año

A partir del próximo 16 de septiembre, el Ayuntamiento de Madrid gestionará los servicios funerarios y de los cementerios de la capital, hasta ahora compartidos con la corporación adquirida por la aseguradora Mapfre.

Un señor, ante una tumba en el cementerio de la Almudena
Un señor, ante una tumba en el cementerio de la Almudena Efe

Después de 24 años, el Ayuntamiento de Madrid ha dado luz verde a la remunicipalización del 100% de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios y a la subrogación de sus 529 trabajadores, iniciativa que pone fin a la llevada a cabo por el Ayuntamiento de José María Álvarez del Manzano en 1992, momento en el que el 49% de la Funeraria madrileña fue vendido a Funespaña por 100 pesetas.

El módico precio supuso un escándalo entonces, pero, a partir del próximo 16 de septiembre, el 'lote' de los 14 cementerios, dos tanatorios y dos crematorios que conforman la empresa volaverán a ser gestionados directamente por el consistorio de la capital, que hasta ahora contaba con el 51% de las acciones.

El consistorio madrileño invertirá 24 millones de euros en la reparación de cementerios

Según el gobierno de Carmena, el que hasta ahora era su socio privado -cuya matriz es la aseguradora Mapfre- ha recibido dividendos y el 20% del resultado de la explotación a lo largo de las últimas décadas, lo que hasta 2014 ha supuesto un importe de 63.883.352 euros. Casi tres millones en 2016 y por encima de los seis millones hasta 2022.

Sin embargo, estos beneficios no se habrían empleado, por ejemplo, en la reparación de cementerios, ya que de acuerdo al equipo de Ahora Madrid, un estudio reveló la necesidad de acometer obras de reparación por valor de casi 24 millones de euros ante la dejación de responsabilidades de los últimos años. "La falta de mantenimiento se registró mientras el socio privado de la empresa mixta recibía dividendos", especifica.

"La remunicipalización de la que hasta ahora era una sociedad mixta supone una ventaja económica clara", dicen desde Ahora Madrid. Y garantizan que la nueva empresa no tendrá que recurrir en ningún caso a endeudamiento financiero. "Cumpliría con el objetivo de estabilidad presupuestaria al generar beneficios todos los años. El margen de caída de ingresos asumible por la empresa para no entrar en pérdidas sería de un 11% en 2017, un porcentaje que en ningún caso se alcanzaría por lo que la rentabilidad está garantizada", aseguran.

Reticencias a la desprivaticación

Algo que no ven garantizado otros grupos y fuentes que integran el sector. Si bien desde Funespaña -reticentes a la desprivatización- no han querido hacer por el momento ninguna declaración pública en relación a la Empresa Mixta, desde el PP de Madrid lamentan la falta de información por parte del Ayuntamiento. "No sabemos cuánto va a costar en total la remunicipalización porque el Ayuntamiento no ha facilitado esa información, su iniciativa tendrá que estar sustentada en algún estudio, pero no lo comparten con el resto de grupos", dicen fuentes del grupo popular.

"Quizá deja de dar beneficios y empieza a costar dinero a los madrileños", dice el PP de Madrid

"La Empresa Mixta, además de no suponer un coste a los madrileños, genera beneficios de más de dos millones de euros al año, por lo que intervenir en cosas que están funcionando, no parece muy acertado", consideran.

"Además, esta empresa que se va a convertir en pública va a tener que competir en un sector liberalizado en el que hay otras empresas privadas, por lo que a lo mejor no puede competir de igual a igual y los beneficios que hoy está dando, deja de darlos en el futuro y sí que empieza a costar dinero a los madrileños", consideran fuentes el PP de Madrid que, insisten, en que no se les han facilitado los datos y cifras de esta desprivatización.

"Los ayuntamientos no tienen la misión de competir ni generar beneficios en torno a los servicios municipales, aunque la explotación de estos en concreto los puedan dar, pero por lo menos que no implique pérdidas", aclara un empresario del sector. "El Ayuntamiento de aquella época [1992] vendió la concesion de la explotación de los servicios funerarios municipales a la empresa Funespaña por 100 pesetas, una cantidad simbólica como se hace ahora con las absorciones de los bancos por un euro. Son cantidades simbólicas porque les tienen que poner un valor, por ínfimo que sea", recuerda. "Funespaña tuvo que invertir, emplear gente y han llegado a sacar beneficios por casi 3 millones de euros el año pasado, pero Carmena está convencida de que una gestión bien hecha desde el Ayuntamiento no tiene por qué ser deficitaria, argumento esgrimido en su momento para justificar la venta del 49% a Funespaña", explica.

Sin entrar en valoraciones políticas, desde la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), que cuenta con Funespaña como socio, se limitan a reconocer que actualmente la empresa "hace su trabajo de una forma muy digna y el servicio que ofrece es de máxima calidad". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba