Empresas

Botella aprueba el convenio que permite el ‘pelotazo’ de Dragados en Tetuán a diez días de las elecciones

La junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid da luz verde este jueves al documento que ratifica el rescate de la concesión adjudicada en 2007 a Dragados para urbanizar un extremo del distrito de Tetuán, obra que acumula dos años de retraso.

Ana Botella, alcaldesa de Madrid, y Florentino Pérez, presidente de ACS
Ana Botella, alcaldesa de Madrid, y Florentino Pérez, presidente de ACS GTres

Justo a tiempo, a escasos diez días de las elecciones autonómicas y municipales, el Ayuntamiento de Madrid da este jueves su visto bueno al convenio acordado con Dragados que establece las nuevas condiciones de la concesión para urbanizar la zona rodeada por el Paseo de la Dirección, uno de los extremos del populoso distrito de Tetuán. Se trata del último paso administrativo para consumar un rescate en toda regla de una concesión adjudicada en 2007 y cuyas condiciones se han modificado para que a la compañía le salieran los números. En medio de la crisis, la constructora paralizó las obras en busca de un reequilibrio de la concesión que, finalmente, ha llegado aunque con graves consecuencias tanto para los vecinos de la zona como para las arcas municipales.

El rescate efectivo de la concesión ha necesitado también una modificación parcial del plan urbanístico, que el Ayuntamiento aprobó de forma definitiva a comienzos del presente año. Tras este trámite tan sólo restaba la firma de una nuevo convenio que sustituyera al que el Consistorio y Dragados acordaron en 2007, cuando se hizo efectiva la concesión.

El proyecto de Dragados tendría que haber finalizado en 2013

Por entonces, Dragados, cabecera de construcción de ACS, recibiría algo más de 75.000 metros cuadrados de suelo para la promoción de vivienda libre en la zona a urbanizar, colindante con el Parque Rodríguez Sahagún, como contraprestación de las obras a realizar y de las correspondientes expropiaciones. El proyecto tendría que haber finalizado en 2013.

Sin embargo, la llegada de la crisis trastocó los planes de Dragados y convirtió una operación que parecía diseñada a medida de la compañía en una pesada trampa. El desplome de los precios de la vivienda y de la valoración de los terrenos hacía que los números no salieran por ningún lado.

La compañía decidió renegociar los términos de la concesión con el Ayuntamiento de Madrid a mediados de 2011, y las obras quedaron prácticamente paralizadas, así como los trámites para las expropiaciones.

Suelo libre por suelo protegido

Mientras, la filial constructora de ACS no fue penalizada con la correspondiente ejecución de los avales debido a los retrasos que acumulaba ni al incumplimiento de los plazos de entrega de las obras. La situación derivó en un escenario de abandono absoluto de la zona, que vienen padeciendo los vecinos mientras en los despachos se cocinaba la modificación de la concesión.

El nuevo convenio otorga a Dragados unos 100.000 metros cuadrados de suelo

Las líneas fundamentales del nuevo convenio establecen que Dragados pasará a recibir una mayor cantidad de suelo, en torno a los 100.000 metros cuadrados y, además, para promover vivienda protegida. Con estas características será mucho más sencillo que la concesión resulte rentable para la compañía.

Las negociaciones entre las partes se extendieron hasta finales del pasado ejercicio, cuando ambas partes pactaron el contenido del convenio que será una realidad a partir de este jueves. Sin embargo, antes de proceder a su firma quedaban pendientes una serie de trámites que se han llevado a cabo con la mayor celeridad posible.

Más de dos años

“Tanto el Ayuntamiento como Dragados querían que el convenio quedara firmado antes de que se celebraran las elecciones; especialmente, la compañía no quería que después de todo el proceso de negociación todo quedara pendiente de una firma que pudiera echar atrás un nuevo equipo de Gobierno”, apunta una fuente próxima a las negociaciones.

A partir de la firma del convenio deberán iniciarse los trámites para los estudios de las modificaciones que incluye el documento, en las que se incluirán algunas de las demandas realizadas por los vecinos a Dragados.

También tendrán que reiniciarse los procesos expropiaciones. “Entre unas cosas y otras, la finalización de los trabajos se irá a más de dos años, en el mejor de los casos”, apuntan las fuentes. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba