Empresas

Madrid tardará 60 años en recuperar los 120 millones que enterró en las Cuatro Torres

Botella saca a concurso el derecho de uso de los terrenos que iban a albergar el Centro Internacional de Convenciones junto a las Cuatro Torres. El canon que pagará el adjudicatario permitirá al Ayuntamiento recuperar la inversión en unos 60 años.

"El agujero", los terrenos destinados a albergar el Centro Internacional de Convenciones que quedó en el limbo
"El agujero", los terrenos destinados a albergar el Centro Internacional de Convenciones que quedó en el limbo

Frenética actividad urbanística en Madrid poco antes de las elecciones municipales y autonómicas. El último plan, por ahora, del Ayuntamiento de la capital tiene por objeto el desarrollo del suelo ubicado junto a las cuatro torres de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid y destinado en principio a la construcción de un gran centro de convenciones que nunca llegó a terminarse. Eso sí, el Consistorio madrileño se dejó en el intento algo más de 120 millones de euros, una cantidad que tardará unos 60 años en recuperar con el plan diseñado por el equipo que comanda la alcaldesa, Ana Botella.

En concreto, el Ayuntamiento aprobó este lunes un Plan Especial para poder sacar a concurso el derecho de uso de este suelo, con una extensión de unos 33.000 metros cuadrados y un máximo de edificabilidad de 70.000.

La sociedad que se haga con la adjudicación podrá desarrollar la parcela y explotarla, aunque seguirá siendo de titularidad pública, durante 75 años mediante el pago de un canon valorado en 1,9 millones de euros por cada ejercicio.

De esta forma, el Consistorio podrá reparar el gasto realizado en su día para comenzar a desarrollar el proyecto del Centro Internacional de Convenciones de la Ciudad de Madrid (CICM), que pretendía convertirse en un referente para la celebración de eventos en la capital (vendido como un complemento ideal para el complejo Cuatro Torres) y que se quedó a medias a consecuencia de los efectos de la crisis. Eso sí, la reparación se hará un poco larga.

El futuro del "agujero"

Abandonada hace más de cuatro años, la obra del CICM es comúnmente conocida como “el agujero”. Y eso debido tanto al aspecto de un gigantesco socavón que presenta, toda vez que tan sólo se removió la tierra y comenzaron a construirse los cimientos de la edificación, como también al hecho de que la inversión realizada por la Administración quedó enterrada en un proyecto que posteriormente no vio la luz.

El suelo que quedará desbloqueado podrá contar con diversos usos, entre los que se incluyen el de Administración Pública, educativo, cultural, religioso, de salud y bienestar social, además de usos complementarios como el recreativo y de ocio y también cultural.

En su día, técnicos del Ayuntamiento de Madrid apuntaron la imposibilidad de llevar a cabo el centro de convenciones e instaron al Consistorio en articular otro plan para dar uso a unos terrenos situados en una zona para la que se preveía un mayor desarrollo del que en realidad ha habido.

Otra joya de Madrid Espacios y Congresos

A pesar que los trabajos se paralizaron en 2010, el equipo de Gobierno municipal no ha dado una respuesta hasta la recta final de la legislatura, con un proceso que podría prolongarse hasta el final de la próxima legislatura, siempre y cuando todo se desarrolle sin incidencias ni retrasos imprevistos.

El CICM estaba destinado a ser una de las joyas de la empresa pública Madrid Espacios y Congresos, que también gestionaba la Caja Mágica, otro de los más notables despilfarros municipales, levantado en su día para el proyecto olímpico de la capital de España, con un coste descomunal superior a los 300 millones de euros y que, en la actualidad, apenas tiene más uso que albergar el Master de tenis de Madrid durante diez días. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba