Empresas

Botella dejará una herencia envenenada: un contrato de basuras que abre la puerta a una huelga salvaje

La baja efectiva del 16% con la que se adjudicará el contrato a la UTE Urbaser-Cespa amenaza con reproducir el escenario ya vivido en la capital con la limpieza vial. Florentino Pérez logra ganar posiciones con vistas al gran contrato del próximo año.

Ana Botella, alcaldesa de Madrid, y Florentino Pérez, presidente de ACS
Ana Botella, alcaldesa de Madrid, y Florentino Pérez, presidente de ACS

Ana Botella parece empeñada en no dejar las cosas fáciles a la persona que la sustituya al frente de la alcaldía de Madrid. La más que probable adjudicación del contrato de recogida de basuras que afecta a la periferia de la ciudad a la UTE de Urbaser (ACS) y Cespa (Ferrovial) con una significativa baja amenaza con tener consecuencias negativas para los trabajadores y derivar hacia una de esas huelgas especialmente incómodas. Algo parecido a lo que la propia Botella tuvo que vivir en los pasados meses, en este caso con el contrato para la limpieza viaria y de los jardines.

En aquel caso, lo ajustado de los contratos en cuanto a la parcela económica llevó a las adjudicatarias a trasladar esta situación a su plantilla, dado que el pliego de condiciones no establecía la obligación de mantener los puestos de trabajo. La situación derivó en una huelga que convirtió las calles de Madrid en gigantescos vertederos durante semanas y la imagen de la alcaldesa apoyando en plena noche a los trabajadores de los servicios mínimos.

Sin embargo, el escenario ahora es diferente, en tanto en cuanto Ana Botella dejará el bastón de mando tras las próximas elecciones municipales, a celebrar la próxima primavera. Fuentes conocedoras de la situación han señalado a Vozpópuli que el anuncio realizado por Botella de que no sería candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid ha tenido que ver con el hecho de que la oferta presentada por Urbaser y Cespa no vaya a contar con problemas para alzarse con la victoria, pese a la baja efectiva del 16% que incluye.

FCC es la actual adjudicataria del contrato de recogida de basuras de la periferia, con lo que contaba con un cierto favoritismo para renovarlo. La compañía presentó una oferta ajustada a lo contemplado en el pliego de condiciones, con una baja de apenas el 0,7%. Mientras, Valoriza, filial de Sacyr, aún apuró más, con un 0,36%.

“Las cuentas no salen por ninguna parte, no hay forma de hacer rentable ese contrato sin que repercuta de alguna manera en las condiciones de los trabajadores”, apuntan fuentes sindicales, que se mostraban preocupadas por la deriva de esta situación. De los más de 1.500 empleados que actualmente desempeñan estas funciones, cerca de 900 deberán ser trasladados de centro de trabajo.

En este caso, el pliego de condiciones sí obliga a mantener los puestos de trabajo pero, sin embargo, no impide despedir y posteriormente contratar con sueldos más reducidos, otra de las prácticas que los sindicatos temen para el futuro inmediato.

El precedente de Lugo

En el entorno sindical comienza a cobrar fuerza la idea de las movilizaciones que, además, tan buen resultado dieron en el caso de los contratos de limpieza viaria. En el recuerdo aún permanece el ejemplo de la ciudad de Lugo, donde la huelga de limpieza se prolongó por espacio de dos meses, poco antes del verano.

Por cierto, la contratista en este caso era casualmente Urbaser.

En este sentido, el escenario de las movilizaciones sería uno tan incómodo como la proximidad de una campaña electoral de tanto calado local como corresponde a unos comicios autonómicos y municipales. En este ámbito debería moverse quein fuera designado por el PP para aspirar a la sucesión de Ana Botella mientras la oposición que, por cierto, apenas se ha pronunciado sobre este asunto, comprueba cómo se le allana el terreno sin necesidad de realizar movimiento alguno.

ACS gana terreno para el gran contrato

Otra derivada de este proceso es el papel de ACS. El grupo presidido por Florentino Pérez no logró ninguno de los seis lotes del concurso de limpieza viaria y de jardines del Ayuntamiento y no ocultó su indignación por ello, hasta el punto de que amenazó con impugnarlo.

Por entonces, los mentideros hablaban de un Florentino desafiante con el Ayuntamiento que prometió no hacer ruido por haberse quedado sin este trozo de pastel a cambio de que se le tuviera más en cuenta en próximos procesos.

Por ejemplo, el de la recogida de basuras, que ahora cuenta con una importancia relativa, toda vez que se trata de un contrato de apenas 13 meses, pero que dentro de poco más de un año adquirirá una relevancia especial cuando se licite el contrato integral, que incluirá tanto la periferia como la zona centro, y un plazo de concesión mucho mayor.

Para entonces, ACS contará con la circunstancia favorable de haberse hecho ya con el de la periferia gracias a la oferta de derribo que ha realizado junto a Ferrovial. Sus perspectivas mejorarán de forma considerable. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba