Empresas

Los fabricantes de coches piden control total de las ayudas a la formación para ganar competitividad

El lobby Anfac, que preside Mario Armero, pide pleno protagonismo de las empresas en la organización, gestión de los fondos e impartición de los cursos de formación. Propone el “Cheque Formación”, que de utilizarse, los beneficiarios deben ser las empresas, a coste real.

En el actual debate entre Gobierno, empresarios y sindicatos para acabar con el sistema de gestión de los fondos de formación a raíz de los últimos escándalos y crear un modelo que garantice la adecuación de la formación a las necesidades del mercado laboral y el uso eficiente de los recursos publicos, la postura del principal lobby de los fabricantes de coches en España Anfac pasa por el control total de las ayudas a la formación por parte de las empresas, sin intermediarios de ningún tipo (sindicatos, patronales...). Hasta ahora, el sistema permitía a la patronal y sindicatos quedarse con el 20% de las ayudas en concepto de gastos asociados.

El objetivo de este control es ganar competitividad de las fábricas de automóviles (Renault en Valladolid, Palencia y Sevilla; Ford en Valencia; Mercedes en Vitoria, Seat en Barcelona, Opel en Zaragoza...), un hecho que está permitiendo atraer inversión extranjera en los últimos meses, lo que garantiza el futuro de las mismas y la continuidad de miles de puestos de trabajo. El plan de Anfac en la refoma de la formación se contextualiza dentro de su conocido Plan Tres Millones, con el que se pretende que en los próximos años las fábricas estén a pleno rendimiento, como ocurría en los años de boom del mercado automovilístico. 

"Con un nuevo modelo de formación, se podría incrementar la competitividad de nuestras factorías, permitiendo continuar el camino para alcanzar el objetivo de reindustrializar nuestro país y alcanzar los 3 millones de vehículos fabricados (pleno rendimiento de las plantas). Además, las empresas con sus expertos podrían incrementar su “Rol Social”, formando a otras empresas y desempleados", explican.

Un dato: "Las inversiones del sector del automóvil en formación alcanzan casi los 60 millones de euros al año, pero su retorno es de apenas seis millones de euros", se quejan. Un estudiante de FP en España termina sus estudias y está preparado para iniciar la formación específica en la empresa. Es países de la UE, un estudiante de FP finaliza sus estudios y está capacitado para empezar a trabajar directamente. "Para incrementar la competitividad, hay que tender hacia este segundo modelo", añaden.

Ejes del plan de Formación

1-. Desintermediar la Formación: Pleno protagonismo de las empresas en la organización, gestión de los fondos e impartición de los cursos de formación. 

2-. Autonomía en el diseño de los cursos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba