Empresas

Atlantica Yield se desprende del lastre de Abengoa e inicia su camino en solitario

En las cuentas consolidadas que acaba de presentar la firma de energía andaluza ya no figura su antigua filial, de la que solo posee en la actualidad un 41,66%, porcentaje que no le permite ejercer ningún tipo de control sobre su gestión.

Santiago Seage, responsable de Atlantica Yield.
Santiago Seage, responsable de Atlantica Yield. Cedida.

Atlantica Yield ha comenzado una nueva etapa quitándose el lastre que suponía seguir perteneciendo a un grupo, Abengoa, sobre el que pesan grandes dudas sobre su viabilidad. La antigua Abengoa Yield ya no figura en las cuentas consolidadas de 2015 que acaba de presentar la firma sevillana. Su participación ha descendido hasta el 41,68%, posición desde la que no puede ejercer ya control alguno. Su participación queda, de esta manera, como inversión financiera y así lo ha indicado al regulador.

Atlantica Yield nació en 2014 de la mano de Abengoa con el nombre de Abengoa Yield, cotizando en el Nasdaq norteamericano. En ese momento el grupo sevillano controlaba el 64% del capital. Esa participación ha ido disminuyendo hasta el actual 41,68%  y grupos financieros institucionales como Jennison Associates, MFS Investment Management, Waddell&Reed, Guggenheim Funds Investment Advisor, TCI Fund Management o Appaloosa Management, controlan ya cerca del 30% del capital de Atlantica Yield.

Atlantica Yield ha ido creando una estructura corporativa que acentuaba la autonomía de gestión de la que había sido su sociedad creadora; esencialmente un Consejo de Administración formado por ocho miembros de los que cinco son independiente.

De forma paralela a esta disminución de la participación de Abengoa, Atlantica Yield ha ido creando una estructura corporativa que acentuaba la autonomía de gestión de la que había sido su sociedad creadora; esencialmente un Consejo de Administración formado por ocho miembros de los que cinco son independientes y un protocolo operativo que establecía con mucha precisión las relaciones de negocio entre ambas compañías y que ha asegurado que Atlantica se gestione de forma independiente.

La visualización más llamativa de ese proceso de autonomía fue el cambio de nombre. En enero, Abengoa Yield pasó a denominarse Atlantica Yield. La sociedad tiene su sede en Londres, está sometida a la regulación británica y mantiene desde su salida al mercado una presencia continuada en el Nasdaq norteamericano.

Frente a los malos resultados de Abengoa, Atlantica Yield ha cerrado 2015 duplicando su tamaño, al alcanzar una facturación de 790,88 millones dólares, un 118% más que el año anterior. El Ebitda generado ha sido de 636,51 millones de dólares, cifra que igualmente duplica a la registrada en 2014. Y la generación de caja neta disponible para distribuir entre sus accionistas se situó al final de año en 178,49 millones de dólares, frente a los 56,52 millones de dólares del año anterior.

Atlantica Yield explota actualmente veinte activos en producción en todo el mundo entre plantas de energía renovable, plantas de producción, líneas de transporte de electricidad y plantas desalinizadoras para el abastecimiento de agua potable. En Estados Unidos opera dos de las más complejas y avanzadas plantas de generación de energía termo-solar del mundo, en Mojave y Solana, con contratos de suministro a largo plazo.

En España gestiona siete plataformas termo-solares y otra en Sudáfrica. En Uruguay tienen dos instalaciones de generadores eólicos. En México gestiona una planta de cogeneración eléctrica en Tabasco. Las actividades de transporte de energía eléctrica se concentran en Perú y Chile, a través de cinco líneas de distribución. En total, 1.441 MW de energía renovable; 300 MW de energía convencional y 1.099 millas de líneas de distribución eléctrica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba