Empresas

La Justicia condena a las grandes aseguradoras a pagar 3,5 millones de euros por actuar como un cártel

El fallo considera que Caser, Scor y Asefa realizaron "actos de boicot y retorsión” a empresas que amenazaban con ofrecer tarifas más bajas que las pactadas. Las grandes aseguradoras se comportaron como un cártel según un fallo que las condena al pago de 3.550.615,7 euros. 

La Justicia condena a las grandes aseguradoras por actuar como cártel
La Justicia condena a las grandes aseguradoras por actuar como cártel Flickr/ Ricardo Ricote Rodriguez

El sector del seguro decenal operaba como un cártel. Es lo que dicta la última sentencia del Juzgado 12 de lo Mercantil de Madrid que condena a pagar 3,5 millones de euros a nombres como Caser, Scor y Asefa por prácticas para evitar la competencia y mantener precios artificialmente elevados.

Según el fallo al que ha tenido acceso Vozpópuli, la Justicia considera probado que las grandes aseguradoras “realizaron actos de presión” a empresas que amenazaban con ofrecer tarifas más bajas que las pactadas. Esas grandes compañías cruzaron e-mails en los que afirmaban que se corría el riesgo de “suprimir toda guía de tarificación, lo que marcaría el fin de la disciplina de mercado”. “Creo que tenemos que comunicar esa información y sugerir a las cedentes que hagan presión sobre Hannover para evitar eso”, llegaba a decir la aseguradora suiza Scor en un intercambio de correos electrónicos.

"Paco, es fundamental que no aceptes ni una sola operación”, se ordenaba a un asociado para evitar la entrada de nuevos competidores

Los hechos se remontan al año 2000 cuando un cambio en la Ley de Ordenación de Edificación obligó a asegurar la construcción de viviendas nuevas. La nueva legislación obligaba a constructores o promotores a firmar seguros de al menos una década de duración en un sector que controlaban Mapfre, Asefa, Caser y la francesa Scor para cubrir posibles desperfectos en los edificios nuevos destinados a viviendas. A ese sector intentó incorporarse en el año 2007 la Mutua de Seguros a Prima Fija (MUSSAT) que pretendía vender seguros más baratos. Ese intento requería del “reaseguro”, una práctica por la que las grandes aseguradoras crean paquetes con sus pólizas y las colocan entre otros actores con el fin de diversificar su riesgo.

Según declara la sentencia, ese intento de entrada en el mercado fue objeto de “boicot y retorsión” por parte de Asefa, Scor y Caser. La sentencia apunta que esas compañías intentaron mantener “el establecimiento de precios mínimos, con la consecuente desventaja competitiva”.

Presiones y reuniones

La Justicia considera, además, probado que hubo “encuentros personales en que se trataron las mismas cuestiones” en las que estuvieron presentes representantes de Caser, Mapfre, Suiza, Munich Re y Asefa, entre otros. “Caser, Munich y Suiza fueron firmes en su decisión de seguirnos en no rebajar ni un ápice las condiciones de suscripción. Al que no vi muy convencido fue a Arnaldo (representante de Mapfre), Mapfre no hará nada” –revela un e-mail intercambiado entre las aseguradora.

Entre las evidencias que valora el fallo se incluye un e-mail para evitar que las llamadas “reaseguradoras” dieran cobertura a la empresa que intentaba entrar en el mercado. “Paco, es fundamental que no aceptes ni una sola operación”, se decía en uno de esos correos. El resultado, concluye la sentencia, fue que nadie quiso dar cobertura al nuevo entrante y sólo consiguió aseguramiento con la condición de “mantener el anonimato” de quienes le prestaron apoyo.

“Los hechos de los que se parte como acreditados (...) no se limitan a intercambios de información sino a concretos actos de presión a terceras personas, reaseguradores, a fin de que no procedieran a conferir el reaseguro” a MUSSAT, concluye la sentencia.

El tribunal considera que hay un “entendimiento entre las empresas condenadas para dar lugar a la eliminación o restricción de la competencia”

Vozpópuli intentó hablar ayer por la tarde con representantes de las tres empresas. Ninguna de ellas respondió a las llamadas o correos electrónicos de este medio. Previsiblemente, las tres compañías recurrirán la sentencia. Será su segundo recurso, ya que el Tribunal Supremo debe revisar en casación la multa de 120 millones de euros que la CNC impuso a esas empresas por pactar precios en el año 2009.

Violación de la ley española y europea

La demanda asegura que no se han violado sólo las reglas de competencia nacionales sino que la participación de grandes empresas extranjeras puede reflejar falta de competencia también en el ámbito comunitario. En concreto el tribunal explica que la participación en las prácticas monopolísticas de una empresa francesa "puede afectar al comercio entre Estados (...) por el riesgo que supone compartimentar el mercado común".

El tribunal considera, en conclusión, que hay un “entendimiento entre las empresas condenadas para dar lugar a la eliminación o restricción de la competencia”.

La relevancia de la sentencia ha sido valorada por expertos como Francisco Marcos, profesor de IE Law School, que considera: "se trata de un caso muy interesante, porque no es la reclamación de daños típica que cabía esperar a raíz del cártel del seguro decenal, porque el reclamante (MUSAAT) sufrió los efectos indirectos del cártel a través de un boicot". Además, apunta, "es inevitable relacionar este pronunciamiento con las sentencias de la Audiencia Nacional que anularon la resolución de la CNC que sancionaba el cártel y que han sido recurridas en casación ante el Tribunal Supremo al entender que el cártel no era tal, porque aunque la jueza condena un boicot, en el fondo ese boicot no tiene sentido si no hubiera existido el cártel".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba