Empresas

La investigación del caso Plaza salpica también al constructor Agapito Iglesias, dueño del Zaragoza

La Plataforma Logística (Plaza) asumió fuertes pérdidas en operaciones con Iglesias: no le exigían ni garantías de pago ni devengo de intereses y llegaron a aceptarle una dación en pago de un activo por un precio 4,1 millones inferior a su coste.

Un aficionado del Real Zaragoza muestra su malestar con su dueño y presidente, Agapito Iglesias.
Un aficionado del Real Zaragoza muestra su malestar con su dueño y presidente, Agapito Iglesias. EFE

Las investigaciones avanzan en el caso Plaza, el entramado que presuntamente desvió fondos públicos desde la Plataforma Logística Zaragoza (Plaza), un escándalo cifrado en más de 50 millones de euros que instruye el Juzgado Número 1 de Zaragoza y ya cuenta con cinco imputados.

Las nuevas pesquisas de la Fiscalía de Anticorrupción y la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) apuntan ahora a uno de los empresarios más conocidos de Aragón, Agapito Iglesias, dueño y presidente del Real Zaragoza.

A raíz de las investigaciones, la Cámara de Cuentas de Aragón ha elaborado un informe en el que aparecen varias operaciones de Plaza con empresas del grupo constructor de Iglesias que provocaron fuertes pérdidas a la sociedad pública controlada por el Gobierno autonómico.

En enero de 2012, el Gobierno de Aragón denunció ante la Fiscalía al exgerente de Plaza por un presunto delito de administración desleal en la compra de dos edificios al constructor

Iglesias irrumpe así en la supuesta trama corrupta destapada en agosto pasado, después de que en enero de 2012 fuesen precisamente las sospechas sobre la compra por parte de Plaza de dos edificios a Zaragoza Plaza Center, propiedad del constructor, las que disparan las alarmas.

Detrás de estas dos operaciones, cerradas entre 2006 y 2007, está el exgerente de Plaza, Ricardo García Becerril, principal imputado en el caso. Ante las evidencias sobre un posible delito de administración desleal, en enero de 2012 el consejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón, Rafael Fernández de Alarcón, denunció ante la Fiscalía al exgerente.

Ahora, un año y nueve meses después, una de las líneas de investigación trata de desenmarañar qué conexiones tenía Iglesias con la trama montada por García Becerril, el exdirector técnico de Plaza, Miguel Ángel Pérez, el ingeniero de la consultora Intecsa-Inarsa, Nico Groeneveld, y los dos directivos de Acciona, José María Jordán y Miguel Ángel Bretón, que dirigieron la UTE que desarrolló las urbanizaciones del complejo logístico. Los cinco están ahora imputados.

Según detalla la Cámara de Cuentas, Plaza incurrió en fuertes pérdidas en extrañas operaciones con el dueño del Zaragoza. Según publicó ayer el Periódico de Aragón, en 2010, Plaza perdió 2,9 millones de euros con operaciones de venta. Una de las operaciones más sorprendentes recogida en el informe de la Cámara de Cuentas es la aceptación por parte de Plaza de la dación en pago de un activo por un precio 4,1 millones inferior a su coste.

Sorprenden también dos operaciones con Multinversiones 2010 (sociedad domiciliada en la misma sede de Codesport, el gigante constructor de Agapito Iglesias), fijando en una de ellas todo tipo de facilidades (pago aplazado y sin devengo de intereses) para la empresa de Iglesias.

El exgerente García Becerril, principal imputado, no pidió garantía alguna al dueño del Zaragoza para el cobro de 6,68 millones de euros y le eximió del pago de intereses

En la otra, el informe destaca que Plaza no constituyó “garantía alguna, ni por otro lado se ha pactado el pago de intereses por cobro aplazado” para asegurarse “el cobro de 6,68 millones de euros el 30 de julio de 2014” con otra empresa del grupo del constructor, informa este diario.

Estas no son las únicas operaciones bajo sospecha. Ya en enero de 2012, el consejero Fernández de Alarcón denunció públicamente que la Intervención General del Gobierno de Aragón iba a revisar las contrataciones de la segunda fase de la urbanización de Plaza desde 2003, por los abultados desvíos presupuestarios.

Unas obras de la UTE que dirigía Acciona se presupuestaron en 46 millones de euros, pero su coste se disparó hasta los 179 millones

El presupuesto inicial era de 46 millones de euros y la liquidación y recepción de las obras realizadas por la UTE liderada por Acciona, en febrero de 2011, desvela un coste de 179 millones más IVA.

También se descubrió entonces que Plaza compró varios edificios a Agapito Iglesias a precios muy superiores a los que se recogían en los contratos anteriores.

Ahora, la pelota está en el tejado de la Fiscalía, que tendrá que decidir si con las nuevas revelaciones cabe interponer algún tipo de actuación contra Agapito Iglesias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba