Empresas

Alcampo apuesta por las renovables en plena moratoria a las primas

La filial española del grupo francés amplía su objeto social a la producción de electricidad a partir de fuentes de energía limpia. Podría seguir la estela de Ikea, que tiene un ambicioso plan a escala mundial para ser "independiente" en materia energética en 2020.

Un centro de Alcampo.
Un centro de Alcampo.

En plena moratoria a las primas renovables, tras la suspensión a los incentivos para las nuevas plantas que lleva en vigor ya un año, Alcampo consolida su apuesta por este negocio en España. El grupo de distribución francés, que es la sexta cadena del sector por facturación en España, acaba de ampliar su objeto social para incluir “la producción, desarrollo y explotación de energía eléctrica a través de fuentes renovables”.

El cambio, que se inscribió en el Registro Mercantil el 2 de febrero y se publicó el pasado jueves, podría responder a la obligación que establece el Código Técnico de la Edificación (CTE) de instalar plantas fotovoltaicas en todos los hipermercados de nueva construcción con más de 5.000 metros cuadrados de superficie.

El año pasado, Alcampo, que cuenta en España con 55 hipermercados, 30 gasolineras y unos 15.000 empleados, abrió dos nuevos centros (uno en Majadahonda, Madrid, y otro en Orihuela, Alicante) dotados con paneles fotovoltaicos y placas solares térmicas para el abastecimiento de agua caliente sanitaria.

La especificación del CTE para la fotovoltaica, que según fuentes del sector energético en la práctica acaba incumpliéndose en muchas ocasiones, puede “disminuirse o suprimirse justificadamente”, de acuerdo con esa normativa, en una serie de supuestos, como la sustitución de esa producción con otras fuentes renovables, o que el emplazamiento en cuestión no cuente con suficiente acceso al recurso solar.

La filial española del grupo galo, que pese a los múltiples intentos por parte de Vozpópuli, no ha querido atender ninguna de las preguntas de este medio sobre el asunto, podría seguir con esta modificación la estela de otros grupos del sector como la sueca Ikea, cuya apuesta por las renovables es bien conocida.

Ikea anunció en octubre pasado una inversión de 1.500 millones en energía eólica y solar en todo el mundo hasta 2020

El gigante mundial del mobiliario y la decoración low cost anunció en octubre pasado un plan a escala mundial para lograr que la cadena sea “independiente” en materia energética en 2020. Para ello, invertirá 1.500 millones en energía eólica y solar hasta esa fecha.

El mes pasado, el grupo sueco completó su quinta planta de producción fotovoltaica en España, ubicada sobre la cubierta de su centro en Jerez de la Frontera (Cádiz) y sobre marquesinas del parking exterior. Esa planta se sumó a las que ya tenía en Castilleja de la cuesta (Sevilla), A Coruña, Sabadell y a la de su centro de distribución de Valls (Tarragona).

A la espera de que el Gobierno clarifique el marco legal del autoconsumo de energía mediante la publicación del Real Decreto sobre Balance neto (se retrasa desde hace un año), los cinco centros de Ikea con instalaciones fotovoltaicas vierten su producción directamente a la red.

En un plano más modesto, la filial española de Alcampo, que está presente en España desde 1981, puso en marcha en 2009 un programa de reducción del consumo de energía que permitió recortarlo “más de un 3,2%” en 2011, según la memoria de sostenibilidad de ese ejercicio. Ese año (último ejercicio disponible), el beneficio de la filial se redujo en un 55%, hasta 37,7 millones de euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba