Empresas

El fantasma del cierre sobrevuela el aeropuerto de Burgos: nadie quiere operar por 600.000 euros al año

El aeródromo burgalés continúa en caída libre. Ninguna compañía aérea ha presentado ofertas para volar desde Villafría. Ayuntamiento y Diputación tratan de mantener viva una infraestructura que no cuenta con el apoyo de la Junta de Castilla y León. Es el quinto aeropuerto con menos tráfico de viajeros de España. 

Imagen del aeropuerto burgalés de Villafría
Imagen del aeropuerto burgalés de Villafría VOZPÓPULI

Nadie quiere operar desde el aeropuerto de Burgos. Este martes se cumplían los peores pronósticos y ninguna compañía aérea se presentó al concurso para contratar una nueva operativa de vuelos en Villafría. El pliego se cerraba en blanco avivando los temores de cierre en una infraestructura que, sin vuelos comerciales desde el pasado verano, apenas superó los 100 pasajeros.

Se buscaba una compañía que ofertara una ruta regular a Barcelona, con al menos cinco vuelos a la semana, con salida a primera hora de la mañana y regreso a última de la tarde. Además, el Consorcio de Promoción del aeropuerto contemplaba la opción de una operativa especial de verano. El concurso salía por dos años y una aportación de 600.000 euros anuales, fruto de las cantidades aportadas al alimón por el Ayuntamiento y la Diputación de Burgos, que darían 150.000 euros al año cada uno, más los remanentes que se habían quedado sin gastar en ejercicios anteriores. "Era un poco de trampa", asegura Javier Gil, concejal de Imagina Burgos, la candidatura popular integrada por Izquierda Unida y Equo fundamentalmente, partidaria de no subvencionar vuelos comerciales con dinero público. "Supone una respiración artificial. Era evidente que no iba a ser rentable. Llegabas a mayo, que es cuando empezaba el operativo de verano y tenías el dinero de la anterior campaña y el de la presente. Al final te quedabas sin un duro", agrega.

"Si no hay colaboración autonómica, es difícil mantener cualquier tipo de operativo en marcha", dice el alcalde

El desinterés total por volar desde Villafría era un secreto a voces. Ya lo avisó el alcalde burgalés, Javier Lacalle, hace unas semanas. "Dudo mucho que se pueda presentar alguien", dijo. "Lo que no se puede pretender es que con el dinero estrictamente local (Diputación y Ayuntamiento) se consigan los mismos objetivos", agregó en alusión a la nula aportación de la Junta de Castilla y León, que hasta mayo del año pasado aportaba más de dos millones de euros para que volara Air Nostrum. "Suplir la retirada del dinero regional es prácticamente imposible", lamentó el regidor 'popular' insistiendo en que esta decisión marcó "un antes y un después".

Ante la falta de colaboración autonómica, la compañía suspendió la ruta a Barcelona y abandonó la región. "Si no hay colaboración autonómica, es difícil mantener cualquier tipo de operativo en marcha", remató Lacalle al respecto. Prueba de que los 600.000 euros anuales del pliego son insuficientes, es que el último operativo contratado en León partía de un presupuesto superior al millón de euros.

Es la quinta instalación con menos tráfico

Ahora, el organismo de promoción en el que participan tanto el Ayuntamiento burgalés como la Diputación ha decidido iniciar negociaciones particulares con las aerolíneas para recuperar los vuelos regulares, fundamentalmente la conexión con Barcelona, tal y como adelanta el Diario de Burgos. Descartan, por el momento, disolver el Consorcio.  

El aeródromo burgalés continúa en caída libre. Según los últimos datos facilitados por el gestor aeroportuario, apenas 110 pasajeros utilizaron las instalaciones burgalesas, lo que supone una reducción del 85,1% respecto a los datos de enero de 2015. Villafría, cuyo coste rondó los 45 millones de euros, se sitúa como la quinta instalación aeroportuaria con menos tráfico de viajeros de España, tan sólo superado por el helipuerto de Ceuta, el helipuerto de Algeciras, Son Bonet (Mallorca) y Huesca-Pirineos. Y del tráfico de mercancías, mejor no hablar. Ni una sola operación en enero.

"Tenemos Vitoria a una hora y ellos lo han hecho muy bien, no podemos competir", asegura Gil, al tiempo que destaca la escasa tradición de volar desde Burgos. "Sólo lo hacen los que se lo pueden permitir. El resto se va a Madrid o Bilbao". Al margen de Vitoria, apenas 119 kilómetros separan al aeropuerto de Burgos de Bilbao, 107 de Logroño, 120 de Santander o 125 de Valladolid. Para más inri, el aeropuerto burgalés, que desde septiembre de 2014 puede recibir o ser salida de vuelos a países fuera del espacio Schengen, tiene una limitación en cuanto al peso de los aviones que pueden aterrizar y despegar porque su pista es de 1.500 metros de longitud.

Apenas 110 pasajeros utilizaron las instalacione, lo que supone una reducción del 85,1% respecto a los datos de enero de 2015

"A medio plazo, se cerrará"

La guerra también se libra en el plano político. Lacalle, que sustituyó al que fuera ministro de Trabajo Juan Carlos Aparicio al frente del consistorio en 2011, no dudó en criticar al PSOE por haberse opuesto "siempre a dedicar un solo euro al aeropuerto y ahora viene diciendo que le parece poco" lo que ponen las administraciones. Desde las filas socialistas apuestan por un mayor esfuerzo económico y supeditan su apoyo a lo que pase en la reunión de este viernes. "Si no, a medio plazo Villafría se cerrará", zanjó el concejal Daniel de la Rosa. Ciudadanos, en coalición con el PP, es partidario de mantener las cantidades actuales "estando abiertos al menos durante todo 2016 para ver si llega algún interés del sector".

Por si fuera poco, a esta situación se suma el fiasco de León Air, que el verano pasado canceló todos los vuelos con destino Málaga, Alicante, Palma de Mallorca y Mahón. La compañía aún adeuda 30.000 euros por sus vuelos fallidos, según publicó Diario de León el miércoles. Además, la Junta Arbitral de Consumo ha emitido 47 laudos en los que obliga a la empresa a pagar a los 108 afectados un total de 50.977 euros. 

En el capítulo de desastres se incluye también el episodio protagonizado por la empresa burgalesa Good Fly, que en el verano de 2013 obtuvo 200.000 euros del consorcio para organizar vuelos chárter en la época estival. Good Fly, que no es una compañía aérea sino un intermediario, recurrió a aviones de compañías polacas o eslovacas para los vuelos que salían desde Villafría con destino Menorca o Ibiza. Según informó eldiario.es, "ante los impagos de Good Fly, las aerolíneas se negaron a seguir volando y algo más de un centenar de personas se quedaron sin posibilidad de regresar a Burgos desde Baleares". ¿Solución? Un rescate de 45.000 euros desde el Consorcio.

Aena no se plantea el cierre de Villafría: "Las pérdidas se mantienen dentro de unos márgenes razonables"

"Las pérdidas se mantienen dentro de unos márgenes razonables"

Aena, por su parte, defiende que el aeropuerto cuenta con "un plan de eficacia que permite su viabilidad". "El coste de explotación y las pérdidas económicas se mantienen dentro de unos márgenes razonables", asegura. Asimismo, dicen que además de los vuelos comerciales, el aeródromo cuenta con vuelos de emergencia, de escuela, aerotaxis, privados, de mantenimiento y de hospital. Este jueves, la presencia humana se limitaba a un guardia de seguridad y agentes de la Guardia Civil. "Ahora sólo hay vuelos privados", aseguró uno de ellos. 

Además, el gestor aeroportuario adelanta que Villafría será el primer aeropuerto de la red que funcionará durante determinados periodos como aérodromo de uso restringido. "Podrá sguir teniendo actividades como el mantenimiento de aeronaves, bases de escuelas de vuelo para pilotos o vuelos turísticos (aquellos que tienen un máximo de seis plazas)", rematan sobre un aeropuerto que aunque preveía superar los 100.000 pasajeros desde el primer año de funcionamiento, nunca superó los 35.000. "Mala pinta tiene", concluyen desde Imagina Burgos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba