Empresas

La Generalitat se da por vencida y estudia cómo revocar la concesión de ATLL a Acciona

El Gobierno catalán convocará la semana que viene a la mesa de contratación para analizar los efectos de la sentencia del Tribunal Supremo, que desestimaba la paralización cautelar de la revocación del contrato por parte del OARCC.

Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña
Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña

La Generalitat de Cataluña parece haber tomado la decisión de tirar la toalla en el asunto de la polémica adjudicación del contrato de gestión de Aguas del Ter Llobregat (ATLL) a un consorcio liderado por Acciona y el banco brasileño BTG Pactual. En un comunicado emitido este sábado, el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Santi Vila, anunció que el próximo lunes se constituirá la mesa de contratación con el objeto de que analice los pasos a seguir para cumplir con la resolución dictada en su día por el Organismo Administrativo de Recursos Contractuales de Cataluña (OARCC), que revocaba la resolución del Gobierno autonómico de otorgar la gestión de ATLL por un plazo de 50 años al consorcio de Acciona.

La decisión de la Generalitat llega después de que el Tribunal Supremo dictara una sentencia firme que desestimaba las medidas cautelares que solicitó el Gobierno autonómico contra la decisión del OARCC. El Alto Tribunal hizo lo propio con la solicitud del consorcio de Acciona, que iba en la misma dirección.

Aunque la resolución del Supremo, que ratifica una anterior sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), no entra en el fondo de la cuestión, es decir, en si la adjudicación es correcta o no (cuestión que aún se dirime en el TSJC en un procedimiento aparte), lo cierto es que la Generalitat parece haberse cansado de una historia que está a punto de cumplir su segundo año y ha decidido poner un final, aunque los jueces no hayan terminado de pronunciarse.

Así pues, a partir del lunes, la mesa de contratación se encargará de “estudiar la mejor vía para dar cumplimiento inmediato a la resolución del Organismo Administrativo de Recursos Contractuales de Cataluña sobre el concurso” por el que la gestión de ATLL fue adjudicada al consorcio de Acciona, según reza el citado comunicado.

Dicha adjudicación fue recurrida por Aguas de Barcelona, que competía por el contrato, al considerar que el grupo ganador no cumplía con los requisitos especificados en el pliego del contrato, especialmente en lo que se refiere al calendario de obras que debían ejecutarse en ATLL.

Acciona: el contrato debe cumplirse

La decisión del OARCC, que estimó a comienzos de 2013 el recurso de Agbar desencadenó un proceso judicial que, en realidad, continúa en marcha pero que podría ser innecesario si finalmente el Gobierno autonómico alcanza un acuerdo con la adjudicataria para resolver el contrato.

Por su parte, el consorcio liderado por Acciona emitió un comunicado en el que señaló que “espera y confía en que la Generalitat, como contraparte del contrato, adopte las decisiones que correspondan respecto de la continuidad de la relación contractual”. Al mismo tiempo, considera que las medidas que tome el Gobierno autonómico deben ir encaminadas a asegurar la continuidad del servicio, a la espera de que “los tribunales competentes resuelvan definitivamente sobre el fondo del asunto”.

Para el consorcio adjudicatario, la constitución de la mesa de contratación servirá para determinar la validez de su oferta y, por el contrario, “los defectos formales y materiales en que incurre la propuesta planteada por el otro consorcio licitador”. El comunicado concluye con la advertencia del consorcio de que se reserva el derecho a acudir a los tribunales en defensa de sus intereses.

El consorcio liderado por Acciona ha manifestado en numerosas oportunidades que si el contrato llegara a revocarse solicitaría de inmediato una indemnización consistente en los cerca de 300 millones de euros entregados por el consorcio a la firma del contrato (del total de 1.000 millones que figuraba como precio de la oferta), a lo que habría que sumar las inversiones y gastos derivados de los dos años de explotación de ATLL que, de momento, han corrido a cargo del actual adjudicatario.

Agbar cree que debe adjudicarse el contrato

Precisamente, son estos los extremos que, entre otros (por ejemplo, si se convoca un nuevo concurso o si vuelven a evaluarse las ofertas), deberá estudiar la mesa de contratación a partir de la próxima semana.

Por su parte, fuentes de Aguas de Barcelona señalan que la única decisión válida que puede tomar la Generalitat es adjudicarles el contrato, toda vez que una reevaluación de las ofertas no sería de recibo al suponer una actuación contra los propios actos del Gobierno.

La compañía también considera impropio que se permita al consorcio de Acciona permanecer como operador interino de ATLL ya que podría ser catalogado de fraude procesal. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba