Empresas

Abertis se reconcilia con la francesa Eutelsat para apaciguar la guerra interna en Hispasat

La española y Eutelsat alcanzan una 'entente cordiale' para revitalizar el pacto de accionistas en Hispasat, después de que la francesa haya hecho la guerra por su cuenta en el último año. A punto ha estado de saltar por los aires el acuerdo entre ambas, después de que Eutelsat haya aprovechado su posición de privilegio para arrebatar al operador de satélites español importantes operaciones internacionales.

Salvador Alemany, presidente de Abertis.
Salvador Alemany, presidente de Abertis. EFE

La cohabitación de Abertis y Eutelsat en el seno de Hispasat se estaba haciendo insufrible y los dos accionistas de referencia se han sentado, de una vez, para reconducir la situación y no lastrar con su guerra de guerrillas el futuro del emblemático operador de satélites español.

La compañía participada por La Caixa tiene el control del ex grupo público desde el verano pasado, pero su compañero de viaje, el grupo francés, le estaba haciendo la vida imposible jugando a dos bandas.

De un lado, Eutelsat, con un 33,7% del capital y cinco consejeros, maneja toda la información estratégica del grupo satelital español, pero a su vez compite sin pudor con su participada en las grandes operaciones internacionales de venta de compañías del sector y adjudicaciones de posiciones orbitales.

El gigante galo le robó por la mano a su propio socio la estratégica compra de Satélites Mexicanos (Satmex). También ha hecho la guerra por su cuenta en el concurso de adjudicación de posiciones orbitales en Brasil y en el proceso de colocación de la israelí SpaceCom, ahora en 'stand by'.

La situación en Hispasat se estaba convirtiendo en insostenible entre Abertis y Eutelsat. A punto ha estado de saltar por los aires el pacto de accionistas firmado por ambos el año pasado, cuando la primera tomó el control del grupo, con un 57%, en detrimento del Estado, que redujo su participación al 9,2%. Eutelsat no movió un dedo, ni compró ni vendió, pero consiguió dos consejeros más y selló el pacto de accionistas.

"Hispasat tiene que estar al margen de las rencillas entre sus accionistas. Lo importante es el proyecto conjunto", defiende una fuente

Pero ahora las cosas han cambiado, confirman fuentes cercanas a ambas compañías. "Las dos partes entienden que el proyecto de Hispasat debe estar al margen de las rencillas entre sus accionistas. Lo importante es no perjudicar a este proyecto conjunto, que está en plena expansión y es lo que hay que poner en valor, independientemente de que Eutelsat es libre de buscar sus oportunidades de negocio por su cuenta", señala una fuente cercana al grupo de infraestructuras catalán.

Abertis y Eutelsat se han comprometido a cumplir el pacto de accionistas vigente, para "convertir a Hispasat en un player mundial del mercado de satélites", señalan estas fuentes.

"Hemos alcanzado una 'entente cordiale' para que no haya más sorpresas en el futuro", destacan, en una clara alusión al mazazo que supuso para Hispasat que su socio histórico le quitase en el último momento Satmex, compañía en la que la española había puesto sus esperanzas de crecimiento en Latinoamérica.

El Gobierno español, que entonces poseía un 26% de Hispasat, criticó el movimiento por la espalda protagonizado por Eutelsat, que calificó de desleal porque la empresa gala conocía al detalle las intenciones de la española y preparó una oferta mejor para quedarse con Satmex.

Así fue y tanto Abertis como el Gobierno español montaron en cólera. Pese a que los consejeros de Eutelsat están obligados a salir de las reuniones del máximo órgano de decisión de Hispasat cuando se tratan operaciones estratégicas en las que puedan competir, siempre que hay un concurso internacional las dudas sobre su socio y competidor asaltan al operador que preside Elena Pisonero.

El Gobierno español acusó a Eutelsat de "desleal" al arrebatar en el último momento la compra de Satmex, que era vital para el futuro de Hispasat en Latinoamérica

Así ocurrió cuando Hispasat puso en su objetivo a SpaceCom, compañía israelí con la que, en paralelo, Eutelsat negociaba un acuerdo comercial. Hubo suspicacias entre ambos, si bien la operación de venta de esta compañía está ahora en 'stand by'.

También se miraron de reojo en el concurso de Brasil, aunque en este caso hubo reparto de derechos para explotar las cuatro posiciones orbitales en liza. La Agencia Nacional de Telecomunicaciones del país (Anatel) adjudicó una licencia a Hispasat, otra a Eutelsat y las dos restantes al grupo luxemburgués SES.

En estos momentos, no hay operación alguna en el corto y medio plazo en la que Hispasat y Eutelsat pueden chocar. Así que los accionistas de la española han aprovechado para resetear su relación y sentar las bases para una mayor colaboración en el futuro.

Además, Abertis ha formalizado su salida definitiva del capital de Eutelsat, con la venta del 5% que aún mantenía. Llegó a poseer el 32% del capital de la francesa en 2012 e intentó, sin éxito, tomar el control. Descartada la francesa, Abertis focalizó toda su apuesta satelital en Hispasat e inició su salida ordenada del capital de aquélla.

La venta del último paquete también ha clarificado algunas de las incertidumbres que se cernían sobre Eutelsat, porque algunos analistas habían especulado con que Abertis podría haber intentado canjear el 5% de la francesa por la participación que ésta tiene en Hispasat, cuyo valor de mercado es similar.

No ha sido así y Eutelsat seguirá en el operador español, por el que mantiene su clara apuesta de futuro y respeto al pacto de accionistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba