Empresas

Los inversores censuran la manipulación contable de Abengoa para maquillar su deuda real

La huida masiva de inversores de Abengoa, que ha volatilizado en sólo dos días la mitad de su valor en Bolsa, se debe, según los analistas, a las dudas que genera su situación financiera presente y futura tras la triquiñuela contable de 'colar' sus bonos verdes como deuda sin recurso, para reducir artificialmente su endeudamiento global.

Javier y Felipe Benjumea, accionistas de control de Abengoa.
Javier y Felipe Benjumea, accionistas de control de Abengoa. EFE

Los informes de los analistas e inversores sobre el hundimiento en Bolsa de Abengoa no se han hecho esperar. El intento de la compañía controlada por la familia Benjumea de minorar su deuda maquillando las cuentas del tercer trimestre, las dudas sobre su capacidad de financiación futura, la fuerte corrección a la baja de su previsión de ingresos en 2014 y el temor a que se vea obligada a afrontar ampliaciones de capital para salir adelante han volatilizado, en sólo dos jornadas, la mitad de su valor en Bolsa.

Las acciones de Abengoa han retrocedido un 48,17% desde que el jueves se abriera la sesión (sólo ayer, día fatídico, los títulos se hundieron un 36% al cierre, aunque llegaron a caer más de un 60%) hasta 1,5 euros, casi la mitad de lo que valían hace dos días.

Los inversores no se creen las triquiñuelas contables de los Benjumea y su equipo. Fitch acaba de emitir una nota en la que señala que "vigilará de cerca" tanto la respuesta de los directivos de Abengoa a las "actuales turbulencias" bursátiles como el acceso de la compañía a los mercados crediticios en los próximos días, y en función de lo que observe decidirá sobre una posible degradación de su rating.

La agencia no se corta en su nota: el apalancamiento de Abengoa es el doble de lo que han anunciado sus gestores, hasta el punto de que el ratio entre deuda y capacidad de generación de recursos es de 4 veces, frente a las 2,1 que dice la empresa.

Fitch y Bank of America no se creen el boceto financiero presentado por Abengoa, a la que acusan de publicar una endeudamiento que es ficticio: su deuda real es del doble

Fitch recoge en su nota las "preocupaciones" sobre la reciente emisión de bonos de Abengoa. La compañía andaluza ha explicado que sus bonos verdes no habían sido incorporados a la cifra de endeudamiento de la empresa por formar parte de una línea de “deuda sin recurso", lo que le permite reducir artificialmente su apalancamiento corporativo, y ha asegurado que las emisiones se encuentran garantizadas por la propia corporación.

Pero esta última consideración no la comparte Fitch, que sí incluye las emisiones en el epígrafe de deuda al estar precisamente "conjunta, severa e irrevocablemente" garantizadas por la corporación.

Además del maquillaje contable de los bonos como causa directa del batacazo bursátil, Fitch considera que otros elementos como la revisión a la baja de sus previsiones de ingresos para el año y la caída en el precio del petróleo que eleva el atractivo de los hidrocarburos como energía barata frente a las renovables también fueron determinantes.

Otras fuentes financieras consultadas por Vozpópuli señalaron que Abengoa rebajó sus expectativas de ingresos en 500 millones de euros, pero que el verdadero problema que tiene la empresa es que “ha intentado colársela a los inversores” al afirmar que los bonos verdes emitidos por su filial Abengoa Greenfield eran clasificados como deuda sin recurso. “Si bien esto ya se indicó en el folleto de los bonos, los inversores  parece que no están de acuerdo con este tratamiento, que además permite que Abengoa muestre una cifra proforma de deuda neta corporativa (excluye deuda sin recurso) sobre Ebitda de 2,1. Además, la deuda neta corporativa con recurso que muestra la empresa es de 2.125 millones de euros, que excluye los 250 millones de caja por la venta pendiente de activos a la yieldco y que todavía no se ha producido”, señalan. 

Crecen las sospechas sobre las prácticas contables del grupo y el temor a que la compañía tenga que ampliar capital para sortear sus problemas financieros

El sentimiento de los inversores ya estaba de por sí deteriorado tras la cancelación y reconfiguración de la emisión de bonos que ha hecho recientemente su filial cotizada en USA, Abengoa Yield. La agencia de rating Fitch rebajó recientemente la perspectiva de su rating crediticio de estable a negativo”, añadieron las fuentes.

Así las cosas, “todas estas incertidumbres sobre la deuda de Abengoa, su transparencia, las prácticas contables... han empezado a levantar sospechas sobre su capacidad de financiarse a futuro o al coste al que podrá acceder a los mercados, lo que aviva los rumores sobre la necesidad de posibles ampliaciones de capital”, concluyeron estas fuentes financieras.

Un informe de Bank of America va más allá y señala que “la decisión de la empresa de no publicar un estado de flujos de efectivo consolidado y la cuantía de la deuda neta en el tercer trimestre parece extraño. Y la confusión sobre si los bonos verdes son con recurso o sin recurso es también preocupante”.

El informe del banco estadounidense apunta ya a qué activos de Abengoa podrían ser “monetizables” en el caso de que la compañía lo necesite, dada su difícil situación financiera.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba