Empresas

El Gobierno saudí expulsa a empresas españolas de las obras del AVE a La Meca por los retrasos

Tras las críticas y el ultimátum del ministro de Transportes local, el consorcio Al-Shoula decidió rescindir el contrato al grupo de empresas que construía los talleres en la ciudad de Medina, del que formaban parte las españolas Rover Alcisa y Torrescamara.

El tren que circulará en la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina.
El tren que circulará en la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina. EFE

La paciencia de las autoridades saudíes con las obras del AVE a La Meca, cuyo principal contrato ejecuta un consorcio español, se agota a pasos agigantados debido a los retrasos que acumulan los trabajos. En las últimas horas, Al-Shoula, el grupo de empresas liderado por Renfe, Adif y Talgo, entre otras, se ha visto obligado a rescindir el contrato que otorgó a una UTE (en la que se encontraban las empresas españolas Rover Alcisa y Torrescamara) para la construcción de los talleres para el mantenimiento de los trenes en la ciudad santa de Medina.

La presión del Gobierno saudí, manifestada en primera persona el pasado sábado por el ministro de Transportes, Muhhamed Al-Muqbel, en el transcurso de una visita que realizó a la obra del trazado ha derivado en consecuencias para las compañías que intervienen en los trabajos por primera vez. Hasta ahora, el enfado de las autoridades locales se había plasmado en relevos de figuras importantes del consorcio, como fue el caso del anterior consejero delegado Rafael Valero

Por el momento, las amenazas de rescisiones de contrato se habían quedado en palabras; sin embargo, el Gobierno saudí ha decidido pasar a los hechos. En su visita del pasado sábado, el ministro Al-Muqbel dejó claro a los responsables del consorcio que la línea tiene que estar operativa a finales de 2015, al menos en el tramo entre Medina y la Ciudad Rey Abdalá, que supone algo más de tres cuartas partes del recorrido. Para eso será necesario acelerar en gran medida los trabajos, algo que ya ha sido encargado al nuevo contratista de los talleres de Medina, cuyo nombre se desconoce por ahora.

Cambio de proveedor

No obstante, también por orden de la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO, por sus siglas en inglés), el consorcio español ya tenía listo el relevo ante la posibilidad de que a las autoridades locales no les convenciera el plan que pidieron con urgencia a la UTE encargada de los talleres de Medina para acelerar las obras y terminarlas en plazo.

La actualización de los planes no fue del agrado de la SRO, que instó a continuación al consorcio español a cambiar de proveedor de forma inmediata. El contrato está valorado en unos 60 millones de euros.

A finales del pasado año, el ministro Al-Muqbel, que por entonces estaba recién llegado al Departamento de Transportes tras ser alcalde de Riad, la capital del país, amenazó con la rescisión del contrato a Al-Shoula debido a los retrasos que detectó en una visita que realizó a las obras por sorpresa.

Desde entonces, el consorcio español ha acelerado los trabajos y las relaciones con el cliente mejoraron tras el nombramiento de Santiago Ruiz como nuevo consejero delegado de Al-Shoula. Sin embargo, el calendario sigue obsesionando a los saudíes, que también están comprobando cómo el presupuesto inicial de todo el proyecto está empezando a desviarse demasiado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba