Empresas

El ministro saudí, al nuevo CEO del AVE a La Meca: “Quiero soluciones, no hablar con políticos”

Santiago Ruiz, quien será consejero delegado del consorcio que construye el AVE a La Meca, ha tenido ya encuentros informales con el ministro saudí de Transportes, en los que ha constatado el enorme enfado de las autoridades locales por el retraso en la obra.

Los primeros trenes de Talgo para el AVE a La Meca embarcaron rumbo Arabia Saudí
Los primeros trenes de Talgo para el AVE a La Meca embarcaron rumbo Arabia Saudí Europa Press

Aún no ha sido designado oficialmente como nuevo consejero delegado del consorcio Al-Shoula, encargado de construir la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina, pero Santiago Ruizha empezado prácticamente a ejercer como tal. Le ha obligado a ello la la urgencia de apagar fuegos tanto en el grupo de empresas, la mayoría de ellas españolas, como en la relación con el cliente, el Gobierno de Arabia Saudí. Por ello, Ruiz mantuvo, antes de fin de año, al menos dos encuentros informales en Riad, la capital del país, con el ministro saudí de Transportes, Abdullah bin Abdulrahman Al-Muqrib, que fue el encargado de expresar en la semana de Navidad el malestar de su Gobierno con el retraso de las obras por parte del consorcio, y que además deslizó la amenaza de sanciones e incluso la revocación del contrato.

Fuentes conocedoras de las reuniones señalan a Vozpópuli que Ruiz ha podido constatar de primera mano el monumental enfado de Al-Muqrib con los retrasos que se están produciendo en los trabajos de la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina, un contrato valorado en más de 6.000 millones de euros. Salvo contadísimas excepciones, la irritación se extiende al comportamiento individual de las empresas que componen el consorcio.

El Gobierno español tampoco escapa de la indignación del responsable saudí de Transportes, toda vez que una parte importante del consorcio está compuesto por compañías públicas: Renfe, Adif e Ineco. Esta última, por cierto, figura en el ojo del huracán de todas las críticas hacia el trabajo de las compañías españolas.

"No quiero hablar más con políticos, quiero soluciones", ha sido el mensaje que Al-Muqrib ha trasladado al que será nuevo consejero delegado del consorcio, en clara referencia a los viajes realizados por la ministra de Fomento, Ana Pastor, a Riad para tratar de tranquilizar al cliente de la obra, la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO, por sus siglas en inglés), ante los retrasos que llevan tiempo generándose, e incluso para negociar alguna extensión de plazos para finalizar la construcción.

Los responsables de la SRO han llevado a cabo viajes a Madrid con mayor frecuencia para manifestar su enfado con los retrasos en las obras y las discrepancias internas en el consorcio. El mensaje de Al-Muqrib también alude a los dirigentes de las empresas públicas del consorcio, cuya labor, hasta ahora, ha sido mucho más política que ejecutiva.

Primeros pasos de una nueva etapa

Además de la presencia de empresas públicas, el Ejecutivo también ha tratado de poner paños calientes a la situación, porque una hipotética revocación del contrato sería un golpe mortal para la 'marca España'. No obstante, parece que a partir de ahora la mediación política quedará definitivamente aparcada. 

Sin embargo, no todo son malas noticias para el AVE de La Meca. Las citadas fuentes indican que los encuentros mantenidos entre el ministro saudí y Santiago Ruiz se han desarrollado en un clima de relativa cordialidad, toda vez que ambos se conocen de la etapa de Ruiz en FCC, en la que estuvo al frente del proyecto de la construcción de tres líneas del metro de Riad, precisamente cuando Al-Muqrib fue alcalde de la capital saudí.

Las quejas manifestadas por Al-Muqrib provocaron una reacción inmediata en el consorcio, que esa misma semana convocó un consejo extraordinario para proponer a Ruiz como consejero delegado y tratar de aunar voluntades y dejar atrás viejos enfrentamientos para completar cuanto antes los trabajos.

En el seno del consorcio el clima es de preocupación, aunque esperan que el cliente recoja de modo positivo los movimientos de Al-Shoula para profesionalizar la gestión. "El enfado es real, no se trata de ninguna pose. Si no reaccionamos pronto, el contrato correría serio peligro", señalan desde uno de los componentes del consorcio.

Para Al-Shoula ya trabaja también su nuevo director general, Álvaro Senador-Gómez, que será mano derecha de Ruiz, con quien ya trabajó durante un buen número de años en FCC tanto en proyectos nacionales como internacionales, entre estos últimos el citado contrato del metro de Riad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba