Empresas

AVE La Meca: el ministro que amenaza al consorcio español era partidario de adjudicar el contrato a Francia

Abdullah bin Abdulrahman Al-Muqrib, que por entonces era un alto cargo del Ministerio de Transportes, fue uno de los principales apoyos del consorcio galo para llevarse el contrato. Ahora parece dispuesto a incrementar la presión sobre los españoles.

El proyecto del AVE La Meca-Medina, amenazado por supuestos incumplimientos de plazos
El proyecto del AVE La Meca-Medina, amenazado por supuestos incumplimientos de plazos

El consorcio que está construyendo la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina, compuesto mayoritariamente por empresas españolas, no lo va a tener fácil con el nuevo ministro de Transportes de Arabia Saudí. En su día, Abdullah bin Abdulrahman Al-Muqrib fue uno de los apoyos del consorcio francés que llegó a la última etapa del proceso por el contrato, valorado en más de 6.000 millones de euros, y que luchó a brazo partido con el español para llevárselo. Tres años después, parece dispuesto a cobrarse cuentas pendientes al amenazar al consorcio Al-Shoula con rescindirle el contrato si no se cumplen los plazos previstos.

Aunque el funcionamiento del consorcio no es precisamente ideal, la cuestión de los retrasos está estrechamente relacionada con el trabajo previo de diseño realizado por un grupo de empresas chinas y saudíes, cuyo resultado no ha beneficiado en nada el trabajo posterior de Al-Shoula.

El consorcio español ha defendido desde siempre que su trabajo se está adaptando escrupulosamente a los calendarios previstos por el cliente, la Organización Saudí de Ferrocarriles y ha achacado los retrasos a los que han acumulado las compañías encargadas de preparar el terreno.

Sin embargo, las posibilidades de que cuenten con la comprensión del nuevo ministro de Transportes es muy reducida, por no decir nula. Al-Muqrib nunca quiso que el contrato fuera adjudicado a Al-Shoula y sí a la opción francesa, encabezada por el fabricante Alstom y el operador público SNCF, equivalente a la Renfe española.

El 'lobby' francés y el papel del rey

En aquel 2011 decisivo para la adjudicación del contrato, en el que se sucedieron los viajes a Arabia Saudí para tratar de convencer al Gobierno local de las bondades de cada uno de los proyectos, Al-Muqrib formaba parte ya del Ministerio de Transportes, como responsable del área de carreteras.

Por su formación como ingeniero, estuvo presente en el proceso de adjudicación del contrato del denominado “AVE de los peregrinos” o “AVE del desierto” y formó parte de los comités de bienvenida a las distintas delegaciones del Gobierno francés que acudieron a Arabia Saudí para tratar de que el contrato fuera a parar a manos galas.

Al-Muqrib era uno de los apoyos más destacados que la delegación francesa tenía en territorio saudí. Sin embargo, Francia no contaba con el factor diferencial que aportó para la oferta española el rey Juan Carlos I, que ha mantenido durante mucho tiempo relaciones fraternales con la familia real saudí.

Un viejo conocido

Pese a que el consorcio francés fue considerado durante gran parte del proceso como favorito, finalmente fue el español el que se llevó el gato al agua. Apenas dos semanas después de ser nombrado nuevo ministro de Transportes, Al-Muqrib desenterró el hacha de guerra y amenazó con rescindir el contrato que, en su día, pretendió para la oferta francesa, a causa de los retrasos en los trabajos que acumulan las empresas del consorcio español.

Ante lo elevado de las tensiones, Al-Shoula decidió reunir a su consejo de administración en sesión extraordinaria el pasado viernes, en el que se trasladó el mensaje de que el grupo hará todo lo posible por adelantar los trabajos para satisfacer al cliente.

No obstante, al margen de las diferencias que han surgido entre los componentes del consorcio, la mayoría considera que el ministro saudí está presionando de manera injustificada a las empresas. Algunas de ellas ya le conocen por su participación en el proceso de selección de las ofertas para la adjudicación del contrato.

Un CEO para mediar

En la citada reunión del consejo de administración de Al-Shoula también se acordó el nombramiento de Santiago Díaz como nuevo consejero delegado del consorcio, un fichaje que podría contribuir precisamente a mejorar las relaciones con el ministro de Transportes saudí.

Díaz procede de FCC, donde fue uno de los principales artífices de que el grupo de construcción y servicios se hiciera con un contrato para el diseño y construcción de tres líneas del metro de Riad, la capital de Arabia Saudí. Precisamente, Al-Muqrib fue alcalde de la ciudad durante dos años y medio, justo antes de ser nombrado ministro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba