Empresas

Las salas de autoridades de los aeropuertos, un coto de privilegios sin control

Trabajadores y sindicatos denuncian que AENA no pone ningún límite a estas salas por donde pasan un sinfín de personalidades, no siempre consideradas autoridades, que gozan de una serie de beneficios que escapan al común de los viajeros. Aena dice no tener competencia. 

El simple hecho de esperar para coger un avión puede servir para privilegiar unos estamentos sociales sobre otros. Los aeropuertos españoles mantienen unas dependencias llamadas salas de autoridades donde aguardan para coger su avión las personas importantes de la vida pública española. Sindicatos y trabajadores llevan tiempo denunciando la absoluta falta de control por parte de AENA hacia este tipo de salas, donde en primer lugar, no está delimitado ni siquiera quién tiene acceso a ellas y quién no, dando lugar a lo que describen como un "auténtico cachondeo"

En primer lugar convendría diferenciar lo que es una sala vip de una sala de autoridades, ya que a la segunda sólo deberían tener acceso aquellas personas de relevancia política, algo que ni siquiera está establecido y que los propios sindicatos denuncian. "Nos llegaron rumores y empezamos a preguntar a los compañeros que trabajaban allí, y nos dijeron que aquello era un cachondeo, que por estas salas pasa todo el mundo. Se ha visto a empresarios, a futbolistas de los dos grandes equipos madrileños en viaje privado, a gente famosilla e incluso a cantantes como Isabel Pantoja o Julio Iglesias. ¿Me pueden decir qué tienen estos señores de autoridades? Esos lugares los estamos pagando entre todos y si eres alguien importante pues perfecto, pero si no lo eres, tienes tu sala vip a tu disposición. Nos parece un poco impresentable que por ahí esté pasando cualquiera sin control", se quejan desde CSIF-AENA. 

Los sindicatos piden que se controle quién puede acceder a estas salas, por donde pasan personajes de todo tipo que además no se someten a las mismas medidas de seguridad que el resto de viajeros

El sindicato reclama que haya una diferenciación clara entre quién tiene condición de autoridad y quién no, y explica que para los que no lo son ya existen las salas vip, a las que se accede tras adquirir un billete en primera clase o, más fácil aún, comprando una especie de entrada por unos 25 euros. Sin embargo, y aunque las salas de autoridades deberían ser para gente muy contada, desde el sindicato explican a Vozpópuli que un viernes a las 15.00 horas estas dependencias de los grandes aeropuertos son un hervidero. "Algunos futbolistas han mandado luego entradas de invitación al palco como atención a la gente de estas salas, lo que parece una forma clara de comprar el paso por allí. Eso cuesta dinero, se trata de salones con un catering que pagamos todos, y no está para eso", dicen desde CSIF-AENA. 

Según los trabajadores, se trata se dependencias similares a las salas vip, con sofás, sillones, la prensa, café, servicio de catering, etc. Sin embargo, para acceder allí el usuario apenas pone un pie en el aeropuerto como tal, ya que puede llegar con el coche, dirigirse a estas salas y desde allí ser trasladado directamente al avión, algo que también inquieta a los trabajadores. "Esas salas disponen de atenciones protocolarias y originan un gasto que asume AENA y que no sabemos si se refactura. Además, no tenemos constancia de que se aplique el mismo protocolo de seguridad que para cualquier otro viajero en lo que se refiere al Programa Nacional de Seguridad para la Aviación Civil", señalan a Vozpópuli

En lo referente al protocolo de seguridad estas fuentes consultadas explican que los trámites que deben pasar los viajeros normales y su equipaje y los que pasan los que acceden a estas salas son bastante diferentes. Desde una entrada directa a la puerta de la sala, custodiada por Guardia Civil, hasta la gestión de la documentación necesaria para adquirir la tarjeta de embarque o facturar el equipaje, pasando por un servicio de furgoneta con cristales tintados que les recoge y les lleva hasta la misma aeronave. En resumen: no se controla ni su equipaje de mano ni lo que lleve puesto, no pasarán por ningún arco de seguridad o escáner, y de ahí la queja del sindicato. 

¿De quién depende? 

Por su parte AENA ha explicado a Vozpópuli que no puede facilitar más información sobre estas salas que la que se está tramitando en preguntas parlamentarias por parte de Ricardo Sixto (IU), Narvay Quintero (CC) o Rafael Simancas (PSOE), aunque sí matiza que no son competencia de AENA, sino que se gestionan desde otras instituciones con más peso. "Las autoridades que van siempre son políticos que tienen un acceso a nivel más elevado, AENA no da permiso ni lo rechaza. Es Moncloa, o es Guardia Civil, o es otra institución, pero no las gestiona AENA", mencionan. 

AENA niega que las salas sean competencia suya, pero en respuesta parlamentaria ha admitido haber entregado 866 tarjetas pagadas para acceder a las salas vip

La polémica ha salpicado también a la capacidad de acceso para las salas vip, para lo cuál, el gestor de aeropuertos habría repartido 866 tarjetas que abrirían estas puertas sin coste para el viajero que las ostenta. El modus operandi se descubrió cuando un portavoz local del Ayuntamiento de Málaga de Izquierda Unida recibió una tarjeta emitida por AENA como atención protocolaria y decidió devolverla, preguntando además por qué motivo le había llegado una. En respuesta parlamentaria el organismo admitió haber repartido más de 300 tarjetas con acceso a las salas vip de todos los aeropuertos y más de 500 sólo para las de aeropuertos locales. "Se habrán dado a empresarios, a la cúpula de AENA, a personalidades, pero ¿en calidad de qué? No nos dijeron quiénes son ni por qué tienen acceso pagado", critican en CSIF. 

Toda esta polémica que denuncian trabajadores y sindicatos ya fue objeto de mención en los medios hace años. En concreto, en 1978 el diario El País ya hacía referencia a esos "accesos por los que personas muy importantes pueden llegar hasta el avión sin pasar por aduana, o más exactamente, pasando por la única aduana de sus propias conciencias". En aquel entonces estaba estipulado que podían "utilizar la puerta de los vips, además del jefe del Estado y su familia, los ministros, los ex ministros, los subsecretarios y algunos otros altos cargos, los gobernadores civiles en aeropuertos de sus provincias, y los marqueses de Villaverde y sus hijos". Hoy AENA no facilita una lista con los nombres de quiénes pueden acceder o quiénes no y los sindicatos critican que el concepto "autoridad" se haya desvirtuado tanto. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba