Empresas

El tramo del AVE a Alicante en el que se hundió la vía fue adjudicado a ACS con una baja del 25%

Vías y Construcciones, filial del grupo de construcción y servicios que preside Florentino Pérez, fue la ejecutora del tramo que el pasado martes registró el hundimiento parcial de la vía, circunstancia achacada por Adif a la lluvia.

El tren siniestrado el pasado martes en la provincia de Albacete
El tren siniestrado el pasado martes en la provincia de Albacete

El último accidente de AVE en España, registrado el pasado martes en el trazado Madrid-Alicante, a la altura de Albacete, ha vuelto a sembrar las dudas sobre una de las infraestructuras bandera de la denominada ‘marca España’. Las incógnitas sobre por qué la lluvia dejó sin estabilidad a la vía del recorrido deberán resolverlas tanto el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), encargado de su mantenimiento, como la empresa Vías y Construcciones, filial de ACS, que fue la que ejecutó la construcción del tramo donde tuvo lugar el suceso.

Las intensas lluvias que cayeron en la provincia de Albacete, por donde discurría el tren, provocaron la formación de balsas de agua que hacían muy peligrosa la circulación y también ocasionaron el hundimiento de la vía al dejar a la misma sin el balasto que le da estabilidad. La detención del tren evitó males mayores, toda vez que no se registraron daños personales.

A través de Vías y Construcciones, el grupo ACS se adjudicó en día la construcción de la plataforma del tramo Albacete-Variante de Alpera, en el que se ha producido el incidente. La oferta del grupo que preside Florentino Pérez incluyó un precio de 43,95 millones de euros, un descuento del 25% en relación con la cantidad presupuestada en la licitación.

Precisamente, fue escogida por ser la más económica de las presentadas por este tramo. En concreto, se trataba de realizar una nueva plataforma sobre un trazado ya existente por donde circulaban trenes convencionales. La obra incluía la adaptación del ancho de vía ibérico al internacional, por lo que la obra constaba de dos fases.

Posibles defectos de construcción

La primera preveía la construcción de una variante para que el AVE pudiera circular hasta que finalizara el trazado definitivo, que incluye el mencionado ancho internacional. La primera fase del tramo también fue adjudicada con una notable baja, en este caso del 35%, al grupo Assignia Infraestructuras, que presentó una oferta de 43,09 millones de euros.

Fuentes del sector de ingeniería consultadas por Vozpópuli apuntan a un posible defecto en la construcción del trazado como causa para explicar el deterioro que ocasionó la fuerte lluvia caída en la zona. “Circunstancias como ésta deben estar previstas en el proyecto, un buen sistema de drenaje minimiza los efectos del agua en el trazado”, señalan las citadas fuentes.

El AVE Madrid-Alicante ha sido una de los últimos trazados de alta velocidad en ponerse en funcionamiento, apenas hace un año, y no ha tardado en ofrecer preocupantes síntomas de padecer significativos y peligrosos defectos.

Petición de comparecencia en el Congreso

Las miradas se dirigen hacia la constructora del tramo toda vez que Adif ha señalado que realiza cada día un correcto mantenimiento de la vía.

Sin embargo, la entidad pública no se libra de las sospechas, toda vez que el PSOE ha solicitado la comparecencia en el Congreso de la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de Adif, Gonzalo Ferre, para aclarar las circunstancias del suceso.

En un comunicado, el portavoz socialista de la Comisión de Fomento, Rafael Simancas, ha considerado "inexplicable que una línea ferroviaria puesta en servicio hace sólo un año con las tecnologías más avanzadas se hunda simplemente porque ha llovido".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba