Empresas

Los Albertos se alejan cada vez más de Florentino: su paquete en ACS ya apenas supera el 6%

Los financieros Alberto Alcocer y Alberto Cortina han vuelto a hacer caja con su participación en el grupo de construcción y servicios, del que llegaron a controlar cerca de un 15%. Como en el caso de los March, su distancia con Florentino se amplía cada vez más. 

A los Albertos apenas les queda un 6% de ACS
A los Albertos apenas les queda un 6% de ACS

Alberto Alcocer y Alberto Cortina prosiguen su camino de salida de ACS. La participación de los financieros en el grupo de construcción y servicios, que hace apenas dos años se aproximaba al 15%, se sitúa en la actualidad ligeramente por encima del 6% tras las ventas que han llevado a cabo en los últimos meses. Un movimiento que vuelve a probar su progresivo alejamiento del presidente de la compañía, Florentino Pérez, que otrora les tenía como uno de sus principales apoyos en ACS.

A finales de 2014, los Albertos ya había reducido el porcentaje del capital de ACS en sus manos por debajo del 7%, de acuerdo con los datos oficiales recogidos en el informe anual de gobierno corporativo del grupo. No obstante, fuentes del mercado señalan que los financieros han seguido colocando acciones en el mercado durante el primer trimestre de 2015, aprovechando el repunte experimentado por las acciones de la compañía.

Desde que se inició el presente ejercicio, ACS ha subido algo más de un 14% en el parqué, un comportamiento ligeramente superior al experimentado por el Ibex-35, que en el mismo periodo se ha revalorizado cerca de un 12%.

Los Albertos han seguido, de este modo, la estrategia de los March, que también han optado por seguir haciendo caja durante los primeros meses de 2015, con sucesivas ventas de acciones de ACS que han sumado cerca de un 2% del capital de la compañía y por la que Corporación Financiera Alba ha ingresado unos 150 millones de euros.

Los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recogen que la participación de los Albertos se sitúa en el 9%, ya que los accionistas de referencia tan sólo están obligados a comunicar el paso hacia arriba o hacia abajo de los umbrales que sean múltiplos cinco o bien el del 3%, el límite para considerar una participación como relevante.

Tensiones entre accionistas

El desencuentro de Alcocer y Cortina con Florentino Pérez viene del pasado 2012, cuando las pérdidas registradas por ACS debido al agujero generado por la ruinosa desinversión en Iberdrola hicieron que la compañía tuviera que renunciar al dividendo a cuenta de resultados que el grupo solía repartir entre los accionistas.

La suspensión de la retribución al accionista, recuperada al año siguiente, provocó tensiones de tesorería en los Albertos, que vieron como algunas entidades financieras ejecutaban parte de su participación en ACS, adquirida en su día a crédito y a precios muy elevados (por encima de los 40 euros por acción), mientras que los títulos de ACS llegaron a cotizar en el entorno de 10 euros.

Desde entonces, la relación entre los Albertos y Pérez, en tiempos inmejorable, no ha hecho sino deteriorarse cada día más. Alcocer y Cortina han ido haciendo caja para atender sus obligaciones con la banca y sin plantearse siquiera mantener su peso en la compañía.

Parecido ha sido el caso de Corporación Financiera Alba, la sociedad de cartera controlada por los March y a través de la que canalizan su histórica participación en ACS aunque, a diferencia de Alcocer y Cortina, los banqueros sí han podido controlar la marcha de las operaciones e incluso obtener interesantes plusvalías.

Sin apoyos

De este modo, Florentino Pérez ha ido perdiendo progresivamente sus apoyos en la compañía, hasta el punto de que en la actualidad el principal accionista de ACS es su propio presidente, con una participación del 12,5%. La suma de las participaciones actuales de los March y los Albertos apenas supera el 17% y hace tiempo que los dos grupos están en posición de salida.

Mientras, el grupo turístico Iberostar, con una participación algo superior al 5%, también padeció en sus carnes el desplome accionarial de ACS y la suspensión temporal del dividendo, con lo que tampoco es un apoyo claro para Pérez.

La junta de accionistas de 2015 deberá renovar el nombramiento de la mayoría de los consejeros de la compañía, entre ellos el del propio presidente, cuyo relevo, que parecía cantado hace apenas un año (e incluso anunciado por él mismo) se contempla ahora como una opción lejana. Eso sí, con la progresiva falta de apoyos en el accionariado, no cabe descartar alguna sorpresa. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba