Empresas

ACS perdió 270 millones de euros ‘jugando’ en bolsa con acciones de Hochtief

Las fuertes minusvalías procedentes de la salida del capital de Iberdrola no han sido el único problema que la bolsa le ha dado a ACS. En los últimos meses, el grupo constructor y de servicios presidido por Florentino Pérez ha llevado a cabo operaciones de venta de acciones de su participada Hochtief que han tenido como resultado una pérdida de unos 270 millones de euros. El hecho de que las acciones de la alemana coticen aproximadamente un 50% por debajo del precio al que compró ACS amenaza con convertirse en un nuevo dolor de cabeza para los gestores del grupo español.

ACS perdió 270 millones de euros ‘jugando’ en bolsa con acciones de Hochtief
ACS perdió 270 millones de euros ‘jugando’ en bolsa con acciones de Hochtief

Los problemas de ACS con los mercados bursátiles no han terminado con la venta de la práctica totalidad de su participación en Iberdrola. Una vez finalizado este episodio, que ha durado cerca de cuatro años y se ha traducido en más de 1.200 millones de pérdidas para el grupo que preside Florentino Pérez, la nueva amenaza tiene nombre alemán: Hochtief, la empresa germana de la que ACS posee algo más del 50% del capital y en la que tiene depositadas buena parte de sus esperanzas de futuro. En los últimos meses, la compraventa de acciones del grupo germano ha generado a ACS unas pérdidas superiores a los 270 millones de euros.

Y todo porque la compañía española ha colocado paquetes de acciones de Hochtief a unos precios muy inferiores a los que fueron adquiridos. Con la búsqueda de liquidez por bandera, ACS llevó a cabo algunas de estas operaciones en la segunda mitad del pasado ejercicio, que le permitieron ingresar cerca de 250 millones de euros pero que llevaron aparejadas minusvalías antes de impuestos de 120 millones, según se recoge en el informe anual de la compañía.

En 2011, ACS también ‘jugó’ en bolsa con acciones de Hochtief, en este caso traspasando dos paquetes de títulos de la empresa alemana a sendas sociedades instrumentales del grupo español, denominadas Major Assets y Corporate Statement. Estas maniobras supusieron minusvalías algo superiores a los 150 millones de euros para la matriz, aunque las acciones no salieron del grupo.

Cabe recordar que las últimas operaciones bursátiles que ACS ha realizado incluso con acciones propias no han sido precisamente rentables para el grupo constructor. A comienzos del presente ejercicio, la compañía colocó entre tres entidades financieras la práctica totalidad de su autocartera (algo más de un 6% del capital) por unos 360 millones de euros con una notable minusvalía.

Posible test de deterioro

La propia empresa reconocía en el informe de gobierno corporativo correspondiente a 2012 que durante ese año registró pérdidas de 51 millones de euros en operaciones con acciones propias.

El problema con Hochtief radica en que ACS tiene valorada buena parte de su participación en el grupo alemán a unos 70 euros por acción, el precio al que adquirió el paquete inicial de su inversión (aproximadamente, un 25% del capital).

Aunque los posteriores incrementos de la participación, incluida la OPA lanzada a finales de 2010, fueron realizados a precios inferiores, lo cierto es que en el último año la cotización de Hochtief ha estado en el entorno de los 45 euros en 2012.

De hecho, el comportamiento de las acciones de la compañía alemana ha llevado a los gestores de ACS a plantearse realizar un test de deterioro para determinar si sería necesario llevar a cabo un ajuste a la baja de la valoración de la participación en Hochtief, algo que, al menos por el momento, ha sido descartado por ACS.

Autocrédito de 1.000 millones

Un deterioro en esta participación supondría nuevas provisiones y, por lo tanto, nuevos resultados negativos, una circunstancia que ya en 2012 destapó la caja de los truenos en el grupo español y que podría traer serias consecuencias negativas para Florentino Pérez, cuya gestión está más que nunca bajo la lupa deBanca March, el primer accionista de ACS.

De momento, el grupo ha tenido que inyectar, a través de un préstamo participativo, algo más de 1.000 millones de euros a la instrumental a través de la que ACS controla su participación en Hochtief (denominada Cariátide).

El vencimiento del préstamo se sitúa en el verano de 2015, fecha clave para ACS en la que, como ya sucediera el pasado ejercicio, deberá entablar diversas negociaciones con los bancos para la refinanciación de su deuda. Para entonces, muchas cosas podrían haber cambiado en la compañía.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba