Empresas

El futuro CEO de ACS tendrá que recortar más activos en Australia para llegar al cargo

Marcelino Fernández Verdes ha decidido ampliar el número de activos a la venta de la filial australiana de ACS, que preside. Pese a que Florentino Pérez aseguró que el ajuste estaba casi terminado, la realidad es otra y su incorporación a ACS en 2016 se complica.

El trabajo en Cimic no se termina para Marcelino Fernández Verdes
El trabajo en Cimic no se termina para Marcelino Fernández Verdes

Tras la última junta de ACS, su presidente, Florentino Pérez, confirmó la llegada de Marcelino Fernández Verdes como consejero delegado del grupo en la primavera del próximo año. Previamente, en su alocución a los accionistas, había manifestado que los ajustes de las dos filiales internacionales del grupo, Hochtief y Cimic (ambas dirigidas por Verdes) estaba llegando a su fin. Sin embargo, esta premisa no es del todo correcta y, por lo tanto, condiciona la segunda, es decir, el aterrizaje del ejecutivo asturiano en la cúpula directiva del grupo de construcción y servicios.

Básicamente, el ajuste llevado a cabo por Fernández Verdes en la australiana Cimic ha consistido en la venta de activos para reducir el abultado endeudamiento de la compañía. El último movimiento en este sentido fue la colocación la constructora John Holland, al grupo China Communications Contruction Company, así como el 50% de la filial de servicios al fondo Apollo Global Management. Se entendía como el definitivo para sanear Cimic; sin embargo, el trabajo de Fernández Verdes en los antípodas está aún lejos de haber finalizado.

En las últimas horas ha trascendido que Cimic buscará compradores para otros activos, especialmente para Leighton Offshore, una filial de ingeniería que tiene su principal fuente de ingresos en Oriente Medio y Asia. El equipo de Fernández Verdes ha considerado que Leighton Offshore cuenta con el perfil de activo que debe ponerse a la venta en la estrategia que está siguiendo para adecuar las características de las filiales al grupo. 

En las últimas horas ha trascendido que Cimic buscará compradores para otros activos, especialmente para Leighton Offshore

Se trata de una empresa intensiva en capital que se mueve en un entorno extremadamente competitivo, el tipo de compañías de las que ACS ha decidido deshacerse.

La sombra de la corrupción

Aunque hay algo más. La sombra de la corrupción planea desde hace tiempo sobre Leighton Offshore, concretamente desde 2010, cuando algunos de sus directivos fueron acusados de haber pagado comisiones para adjudicarse un jugoso contrato de ingeniería en Irak valorado en unos 750 millones de dólares.

Además, la compañía no es rentable desde 2013, cuando pasó de unos beneficios próximos a los 175 millones de dólares a pérdidas superiores al millón de dólares. Los movimientos de Cimic podrían no quedarse únicamente en Leighton Offshore, lo que complica los planes de Fernández Verdes de incorporarse a ACS en calidad de consejero delegado durante la primera mitad del próximo año.

Además, el ejecutivo asturiano también es el primer ejecutivo de Hochtief, en la que el ajuste sí parece definitivamente concluido después de haberse deshecho de activos como sus filiales de aeropuertos y del negocio inmobiliario.

No obstante, Fernández Verdes deberá permanecer en el consejo de supervisión de la empresa alemana hasta marzo de 2017 para poder percibir una atractiva retribución extra por su trabajo, en forma de opciones sobre acciones, cuya cuantía podría irse por encima de los 17 millones de euros en función de la cotización de Cimic, filial de la alemana.

Esta circunstancia ha provocado las primeras fricciones con Florentino Pérez, que quiere a Fernández Verdes ya a tiempo completo en ACS para 2016, aunque mantendrá su poder ejecutivo y el sillón presidencial, al menos durante los tres próximos años.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba