Independencia de Cataluña BBVA estima en 12.300 M. el coste para España de una incertumbre prolongada en Cataluña

El departamento de análisis de la entidad financiera rebaja dos décimas sus estimaciones de crecimiento de España para 2017 y en tres décimas para 2018 como consecuencia de la incertidumbre generada por el proceso independentista en Cataluña.

Sede del BBVA, en la zona norte de Madrid
Sede del BBVA, en la zona norte de Madrid Tere García

El desafío soberanista en Cataluña podría tener un elevado coste para el conjunto de la economía española, cuyo crecimiento se vería menguado en algo más de un punto porcentual si la situación persiste a lo largo de 2018. Así lo indican las previsiones de BBVA Research que, por lo pronto y a la espera de los acontecimientos, ha revisado a la baja su pronóstico de crecimiento del PIB para 2017 y 2018.

De este forma, el departamento de análisis del banco estima que la economía española cerrará el presente ejercicio con una evolución de su PIB del 3,1%, dos décimas por debajo de la anterior estimación. Asimismo, el pronóstico para 2018 se sitúa ahora en el 2,5% frente al 2,8% previsto anteriormente por la entidad financiera.

El principal motivo para esta revisión es la situación de incertidumbre generada por la tensión política en torno al proceso soberanista en Cataluña, cuyo impacto en el conjunto de la economía dependerá tanto de la intensidad como de la duración de este escenario. Así el impacto negativo para el PIB de España en 2018 que prevé BBVA se sitúa en una amplia horquilla que va desde el 0,2% hasta el 1,1% en el peor de los casos, que se traduciría en un coste para la economía nacional de algo más de 12.000 millones de euros.

Falta de referentes

No obstante, el responsable de análisis macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech, señala que el escenario que actualmente contempla la entidad, con los últimos datos de que dispone, contempla un impacto negativo de hasta medio punto porcentual. Precisamente, ésta ha sido la premisa para revisión a la baja de previsiones que ha llevado a cabo la entidad.

"El problema es que no hay precedentes de tensiones de este tipo en una comunidad autónoma que, además, es la que más aporta al PIB nacional", explicó Domenech a lo largo de la Presentación ante la prensa del último informe Situación España elaborado por BBVA Research. El indicador construido por el departamento de análisis para medir la incertidumbre en Cataluña alcanzó en octubre, coincidiendo con la celebración del referéndum ilegal de independencia y la fuga masiva de empresas de la región, sus máximos históricos, muy por encima de las cotas registradas en 2016 con la situación de inestabilidad política en España ante la imposibilidad de formar Gobierno.

"El impacto definitivo dependerá de la intensidad y la duración de la incertidumbre, así como de las consecuencias para el resto de España", aseguró Domenech.

Recesión descartada

No obstante, Jorge Sicilia, economista jefe de BBVA y director de BBVA Research, aclaró que, por el momento, no contemplan un escenario de recesión en Cataluña, aunque aún no manejan cifras concretas de impacto para la economía catalana. "Por ahora sólo podemos asegurar que será mayor para la comunidad autónoma que para el conjunto de España".

Las estimaciones del departamento de análisis del BBVA están en línea con las publicadas hace unos días por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que valoraba un impacto negativo para la economía española de entre 4 décimas y 1,2 puntos como consecuencia de la inestabilidad derivada del proceso soberanista en Cataluña.

No obstante, al margen de esta circunstancia, BBVA Research considera que el entorno es muy favorable par el mantenimiento de los ritmos de crecimiento económico. Las estimaciones de crecimiento global se sitúan en entorno del 3,3%, los precios del petróleo están estabilizados y los tipos de interés seguirán bajos durante un tiempo, especialmente en la zona euro. 

Recuperación económica sólida

"La recuperación económica global es bastante sólida y, además, no está dependiendo de una región en concreto", explicó Sicilia, que basó su argumentación en que la sincronización entre economías desarrolladas y emergentes se encuentra actualmente en máximos de los últimos siete años.

"Todos los riesgos globales están bajando. En las actuales circunstancias, incluso los choques que puedan sufrir ciertas economías pueden ser compensados".

En el caso más concreto de la economía española, BBVA Research considera que algunos indicadores han ido perdiendo fuerza a lo largo del año, como las exportaciones de bienes e incluso variables relacionadas con el turismo, que podrían apuntar a una saturación del mercado, especialmente en zonas costeras.

Como aspectos positivos, la entidad señala la moderación del consumo privado, "esperable e incluso bienvenida porque conduce a una situación de normalidad", aseguró Domenech quien, no obstante, auguró que el incremento de esta variable se mantendrá en un entorno del 2,5%, que calificó como "más que saludable".

Además, los factores negativos fueron en parte compensados por la inversión residencial, que se disparó muy por encima de lo  esperado, con incrementos superiores al 7%, que suponen más del doble de lo previsto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba