Nuevo acuerdo fiscal

La banca andorrana desnudará a sus clientes ante Montoro a partir de 2018

Los tiempos del secreto bancario en Andorra llegan a su fin. Las entidades del Principado tienen un año para reunir todo tipo de información sobre sus clientes (tanto individuales como sociedades), que pondrán en conocimiento de Hacienda durante los primeros meses de 2018.

Clientes andorranos hacen cola para sacar dinero en la intervenida BPA, ahora hace un año.
Clientes andorranos hacen cola para sacar dinero en la intervenida BPA, ahora hace un año.

El secreto bancario en Andorra tiene fecha de caducidad: 2018. El Principado aprobó a finales de noviembre una ley por la que se compromete al intercambio de información fiscal de forma automática con todos los países de la Unión Europea. La Agencia Tributaria tendrá a su disposición para el ejercicio fiscal 2017 los datos y saldos que clientes españoles (individuales y sociedades) atesoran en Andorra.

El destape fiscal se realizará en dos fases: primero a los clientes con más de un millón de dólares con cuentas en el Principado, cuyos datos estarán en Hacienda en junio de 2018. Y el resto, cuyos datos fiscales llegará a los dominios de Cristóbal Montoro un año después, a mediados de 2019. Hay excepciones, como aquellas cuentas de menos de 250.000 dólares, en el caso de sociedades, y dinero dedicado a aportaciones para la jubilación y las de menos de 10.000 dólares que se destinen al pago de residencias en Andorra.

Esta medida pondrá fin a todas las prácticas de evasión fiscal que clientes, principalmente españoles y franceses, vienen practicando en Andorra desde hace décadas. En el caso de España, las principales cuentas han sido siempre de las familias catalanas, que por cercanía han usado el Principado como vía para esquivar al fisco español. El caso más famoso es el de los Pujol, que guardaron en cuentas andorranas 30 millones de euros.

Regularizaciones

El fin del secreto bancario andorrano no llega de nuevas a todos los clientes de sus entidades. Andorra lleva dando pasos en este sentido desde hace más de diez años. Conscientes de ello, muchos clientes han ido regularizando su dinero negro en los últimos años. Los que no lo han hecho, ya se han puesto en manos de despachos y se espera una actividad frenética en los próximos días, según La Vanguardia.

El fin del secreto bancario se ha acelerado a raíz de la intervención de Banca Privada d'Andorra (BPA) en 2015, que provocó la liquidación de su filial española, Banco Madrid. Según Esther Puigcercós, directora general de la Asociación de Bancos Andorranos (ABA), la situación ya se ha normalizado: "Tuvimos que realizar un enorme esfuerzo de hablar con nuestros clientes, pero ya ha pasado".

Los bancos andorranos han conseguido captar más recursos y depósitos a pesar de las turbulencias por BPA

Actualmente hay cinco bancos andorranos en activo: Crèdit Andorrà, Morabanc, Bancsabadell D'Andorra (de la entidad catalana), Andbank y Vall Banc, heredero del negocio lícito de BPA. Según datos de ABA, el sector no se ha resentido de las turbulencias sufridas en el último año por la crisis de BPA. Han aumentado tanto recursos gestionados, hasta 45.214 millones, como margen ordinario, y depósitos de clientes.

Entre los datos que van a tener que mandar a Hacienda los bancos andorranos se incluyen números de cuentas; nombre; fecha de nacimiento; beneficiario último de la cuenta en caso de ser una sociedad; intereses o dividendos percibidos, y el saldo inicial y final de la cuenta. La entidad será responsable de verificar su veracidad. En caso de no poder hacerlo, alertará el Ministerio de Finanzas andorrano, para que actúe como considere.

Esta nueva regulación es fruto del acuerdo adoptado en Estados Unidos de lucha contra la evasión en 2010, conocido como FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba