Banco de España

Alonso (BdE) pide a la banca que cobre a los clientes por las nuevas tecnologías

Primera intervención del nuevo subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, con cambios cambios frente a su predecesor, Restoy: no habla de fusiones; habla más explícitamente de que se cobren más comisiones a los clientes; quita hierro a las Fintech; y critica las malas prácticas comerciales del sector.

Javier Alonso, subgobernador del Banco de España.
Javier Alonso, subgobernador del Banco de España.

El nuevo subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, no ha defraudado en su primera intervención pública desde que sustituyó a Fernando Restoy, a comienzos de este año. Alonso ha introducido cuatro grandes cambios en el discurso que venía transmitiendo su predecesor.

En su intervención en las Jornadas Financieras de Deloitte, Sociedad de Tasación y ABC, Alonso ha erradicado de su discurso la palabra fusión o concentración. Es algo en lo que había incidido Restoy desde hace casi dos años. Para Alonso, hace falta cerrar más oficinas y recortar las plantillas, pero no especifica cómo.

La segunda gran novedad del discurso del subgobernador es que ha sido mucho más explícito en la necesidad de los bancos cobren más comisiones a sus clientes. No que se suban las tasas, sino que se pongan en valor los servicios que ya se prestan, como las plataformas online de la banca.

"Gran parte de las mejoras tecnológicas que se ofrecen no parecen tener un coste adicional para el usuario. Así, por ejemplo, la inmediatez en el acceso a los datos a través de dispositivos móviles, la reiteración automática de consultas cada pocos segundos, o los envíos masivos de instrucciones o de peticiones de datos, se ofrecen sin coste aparente para el cliente. Sin embargo, los nuevos servicios tienen costes y estos deben repercutirse de forma clara y transparente a los clientes", ha señalado Alonso.

Malas prácticas bancarias

El subgobernador ha puesto también mucho el foco en las malas prácticas que los bancos han venido llevando a cabo en los últimos tiempos, sobre todo por malos incentivos a su red y mala venta a los clientes. Por ello, Alonso ha explicado que se está reforzando la supervisión de la conducta bancaria.

"Está previsto que estas actuaciones se intensifiquen a lo largo de este año y se iniciarán otras relacionadas con la utilización de las nuevas tecnologías en la comercialización y contratación de productos bancarios", ha afirmado.

Alonso cree que la amenaza tecnológica para la banca "es una visión simplista y distorsionada"

El subgobernador ha introducido una cuarta novedad en su discurso, al quitar hierro a la amenaza para la banca por las Fintech. "En algunos foros se presenta a las entidades bancarias como entidades rígidas e ineficientes, frente a las cuales surgen una serie de empresas, ágiles y no reguladas, que pretenden ofrecer mejores servicios a la clientela gracias a un amplio abanico de innovaciones. En un extremo, estas empresas podrían llegar a desplazar a las entidades de crédito en la prestación de los servicios financieros tradicionales. Esto es, en mi opinión, una visión simplista y distorsionada de una realidad mucho más compleja".

Alonso también ha hecho un respaso a la situación financiera del sector, con presión sobre la rentabilidad que sólo se resolverá con más ingresos y una eficiencia más elevada: "Existe margen de mejora".


Volver arriba