Hace un año que el gobernador no se reúne con los grupos parlamentarios

MAFO se enclaustra en el Banco de España despreciado por el Gobierno y los partidos políticos

A dos meses de su adiós definitivo y decidido a agotar su mandato a toda cosa, Miguel Ángel Fernández Ordóñez se encuentra aislado del equipo económico del Gobierno y de los principales partidos. Ya nadie cuenta con él para las decisiones importantes.

Edificio del Banco de España (izda.)
Edificio del Banco de España (izda.) FLICKR / STEVE WALETSCH

Incluso quienes dentro del PSOE son más críticos hacia su gestión en el Banco de España, coinciden en que MAFO está sufriendo una severa humillación por parte del Gobierno, después de admitirse que sea el propio Banco Central Europeo y dos firmas internacionales las que escudriñen la cartera crediticia del sistema financiero. “Se lo merece, por prepotente”, asegura un alto dirigente socialista que ve al gobernador desahuciado por los acontecimientos.

Desde la dirección del PP los calificativos hacia el gobernador son todavía de calibre más grueso. Hace casi un año que no se reúne con los grupos parlamentarios a solas para explicarles en un lenguaje coloquial como ve la situación, rompiendo así una tradición que en el pasado respetaron tanto Luis Ángel Rojo como Jaime Caruana. De esta forma, los contactos del gobernador se reducen al envío episódico de algún mensaje telefónico a los parlamentarios que cree son de su confianza y a la indiferencia absoluta con el resto.

Fernández Ordóñez ha roto la tradición que dejaron Rojo y Caruana de reunirse periódicamente con todos los partidos

Su última comparecencia parlamentaria en el Congreso data de mediados de abril y en ella todavía se permitió ejercer su autodefensa en la gestión de la reforma del sistema financiero. No convenció a ningún grupo y su actuación posterior sobre Bankia ha terminado por enfurecer a todos. “Vigile más y hable menos”, le ha dicho Josep Antoni Durán i Lleida al gobernador desde su cuenta de twitter. Para el PNV, el gobernador no ha sido sino un lastre que ha sumido al supervisor en el mayor de los descréditos imaginable.

Esta es también la opinión de los banqueros más próximos al nacionalismo vasco y catalán, donde se subrayan graves errores de MAFO que han terminado pasando factura a todo el sistema financiero. En este balance calamitoso se destaca la pérdida de dos años hasta que decidió pedir ayudas y crear el FROB. Con ello, el sistema financiero español desaprovechó la oportunidad de acudir a la barra libre de la que se ha beneficiado en los últimos años el resto de la banca europea. El cómputo de ayudas a ésta última representa el 39% del PIB de la UE, mientras que en España solo se han destinado 17.000 millones hasta ahora a sanear el sector y se ha terminado pidiendo auxilio a dos firmas internacionales para auditar la cartera crediticia.

Los nacionalistas vascos y catalanes también hacen un balance calamitoso de su ejercicio como gobernador

Otro error grave que los banqueros colocan en el pasivo del gobernador es haber sometido al primer test de stress a todo el sistema financiero patrio, en contraste con lo que hicieron otros países, sin que haya servido para nada, solo para aumentar el descrédito internacional del Banco de España como institución. Y ello, después de admitir que las hipotecas españolas fueran consideradas activos de riesgo y que quedaran penalizadas, sobre todo, las entidades con más participaciones industriales, obligadas a crear nuevos activos para cumplir los ratios de liquidez de Basilea III.

Con estos precedentes y a pesar de haber sido el principal defensor del atrincheramiento de Fernández Ordóñez en su sillón hasta el agotamiento de su mandato, el ministro Luis de Guindos ha optado por no tenerle para nada en cuenta en la elaboración del decreto de saneamiento bancario que esta semana se convalidará en el Congreso y por darle la espalda en la nacionalización de Bankia.

Más que con un supervisor, MAFO es comparado ahora por los grupos parlamentarios con un fantasma que recorre el viejo edificio de la calle Alcalá que, si se tercia, va a verse obligado a rendir cuentas en el Congreso en su fase terminal no sobre la reforma laboral o sobre los efectos inflacionistas de segunda ronda, sino sobre las tropelías en las que se ha ejercitado en la institución donde aterrizó hace ahora casi seis años.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba