SE HABLÓ DE CAMBIOS DE HORARIO, DE SUELDO... Y HASTA DE UN ERE

Economía rectifica: no habrá reforma laboral para la plantilla del INE

El Instituto Nacional de Estadística, que saltó a la palestra por ser el primer organismo público en aplicar la norma, deja en 'stand by' sus planes para los 2.800 trabajadores.  

El colorido edificio del INE, en pleno Paseo de la Castellana.
El colorido edificio del INE, en pleno Paseo de la Castellana. Flickr

Finalmente, el runrún se quedó en nada. El Instituto Nacional de Estadística (INE), la primera empresa pública que, de acuerdo con lo publicado en febrero, aplicaría la reforma laboral sobre sus 2.800 trabajadores, no hará tal cosa. Ni modificación de jornada, ni bajadas de sueldo, ni EREs de todo tipo. Nada. Por el momento.

Dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, dirigido por Luis de Guindos, el INE saltó a la palestra pocos días después de la reforma laboral (aprobada el 10 de febrero) y no debido a sus encuestas. Fue porque iba a ser el primer organismo de la AGE (Administración General del Estado) en aplicar la norma reguladora del mercado de trabajo, muy controvertida y que desembocó en una huelga general.

La denuncia partió del sindicato Comisiones Obreras. CCOO acusaba a la nueva dirección del instituto, cuyo presidente es Gregorio Izquierdo, de realizar cambios a espaldas de la plantilla. Tales cambios concernían, explicaba esta central, al “horario, jornada, centro de producción y funcionalidad de los trabajadores”. Pero el comité de empresa también alertó de bajadas de sueldo e incluso de un futuro ERE. Por aquel entonces, el INE contribuyó a amplificar ese temor al no negar tales medidas.

Pero la plantilla puede estar tranquila: según ha sabido este medio, la dirección del INE ha comunicado a los representantes sindicales que todo seguirá como está, que no habrá despidos ni cambios de horario. Al menos a corto plazo.

No han trascendido aún los motivos de Economía para dejar las cosas tal y como están. Pero algunos trabajadores se asombran de que se contemple la mera posibilidad de despedir a nadie. “Tenemos muchísimos problemas de personal”, cuenta uno de manera anónima. “Por ejemplo, para elaborar el catastro necesitamos a más gente”. Consecuencia de los recortes aplicados desde 2010, el INE ha perdido un 10% de la plantilla en los últimos años al no cubrirse las jubilaciones ni las bajas. Su media de edad, además, es muy elevada: 53 años.        


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba