Economía

El miedo reina en los mercados a la espera de una señal de Draghi

El temor se instala entre los inversores ante el imparable ascenso de la prima de riesgo española y de otros países como Italia. 

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, con Jörg Asmussen, miembro del comité ejecutivo del BCE
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, con Jörg Asmussen, miembro del comité ejecutivo del BCE EFE

En ocasiones los números hablan por sí solos. Ayer fue una de esas ocasiones: la prima de riesgo española cerró una jornada nefasta situándose en los 433 puntos básicos; la italiana hizo lo propio y se colocó en los 404; la irlandesa se apuntó 656 puntos; la portuguesa se instaló en los 1.067 y la griega ascendió imparable hasta los 2007 puntos. ¿Solución? Los mercados apelan al Banco Central Europeo para que los Gobiernos de la eurozona logren salir del círculo vicioso.

La periferia sufre y hace crujir al euro por sus costuras. La prima de riesgo española –que mide el grado de confianza de los inversores en una economía- alarmaba ayer a analistas y expertos al alcanzar niveles no vistos desde noviembre del año pasado. El diferencial del bono español a diez años en relación con el alemán llegó a los 433 puntos básicos. Esto es, un incremento 30 puntos básicos en tan solo un día.

El consenso de los expertos apunta directamente hacia el corazón del Viejo Continente: “Estamos ante un problema europeo, luego tiene que buscarse una solución europea”, subraya José Luis Martínez Campuzano de Citi. Entre las posibles soluciones: una auténtica unión fiscal europea, reforzar el cortafuegos europeo al que hasta el momento se ha resistido Alemania, y la que más suena entre los expertos, una nueva intervención de la entidad responsable del euro, presidida por el italiano Mario Draghi.

Ajustes previos

La jornada previa al castigo de los mercados a las primas de riesgo europeas, el Gobierno sorprendió a propios y ajenos con una medida de ajuste adicional tras los Presupuestos más austeros de la historia reciente de España: 10.000 millones de recorte en sanidad y educación. Pero a juzgar por los resultados, la iniciativa del Gobierno ha resultado inocua de cara a los inversores. “El mercado parece insaciable. Pero España no puede ir a su compás. Las reformas van por el buen camino pero se necesita tiempo para conseguir los efectos de estos reformas estructurales”, explica la directora de Análisis y Estrategia de Renta 4, Natalia Aguirre.

¿Que explica entonces el varapalo en la deuda española? “La razón que subyace al comportamiento de los mercados es el círculo vicioso entre ajustes y crecimiento económico”, explica Aguirre. “El PIB caerá por encima del 2% este año y el mercado ya baraja caídas superiores el próximo año superiores al 1%”, sigue la experta. Así, resulta cada vez más complicado cumplir con los objetivos de déficit del 5,3%.

“¿Cómo se puede salir de este círculo vicioso? Hay que hilar muy fino: hacer creíbles tus cuentas de cara a los mercados, pero de forma que las reformas no afecten al crecimiento”, termina Aguirre.

“Crecen las dudas entre los inversores”, confirma José Luis Martínez Campuzano de Citi. Pero con todo, el experto subraya que si bien el batacazo de los mercados ha sido duro en España, no hay que olvidar que otros países europeos han salido incluso peor parados: Italia se ha llevado la peor parte en términos relativos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba