Economía

El Tesoro levanta el pie para ahorrar costes, no por menos demanda

Todavía queda mucho dinero del BCE esperando para próximas subastas, por lo que el Tesoro no quiso ayer forzar la colocación. El organismo quiere ahorrar costes financieros en unos 900 millones de euros

El Tesoro colocó ayer 2.500 millones de euros, frente un rango previsto de 2.000-3.000 pero no fue porque la demanda flojeara respecto a las anteriores colocaciones. Eso se debe a que el organismo encargado de la financiación del estado pretende optimizar las adjudicaciones para ahorrar costes financieros ya que todavía hay mucha liquidez por ubicarse y los tipos pueden seguir bajando.

De momento, la entidad que comanda Iñigo Fernández de Mesa está financiada en exceso y prefiere optar por la calidad antes que por la cantidad. Ya tiene más del 35% de las necesidades de financiación del año, aunque sólo ha transcurrido el 23% del tiempo.

Según expertos de Ahorro Corporación, “la demanda de deuda española en primaria sigue siendo muy fuerte”, aunque “el Tesoro ha frenado el ritmo de colocación”. La cifra aparentemente moderada no se debe a una cuestión de demanda, “sino a una cuestión de gestión de costes, ante la posibilidad de emitir a tipos menores” en el futuro.

Todavía queda mucho dinero en las cuentas del Banco Central Europeo (BCE), lo que permite prever que la demanda siga fuerte y, además, que las rentabilidades en el mercado secundario baje, suavizando la presión sobre futuras colocaciones. “El efecto carry puede fijar un tope alcista a las rentabilidades periféricas”, aseguran desde Ahorro; es decir, el dinero que todavía tienen las entidades financieras en el BCE devolverá las ganancias al mercado.

En el banco central hay cerca de 800.000 millones colocados, de los que más de 500.000 millones corresponden al LTRO (Long Term Refinancing Operation) adjudicado por el organismo emisor al 1% con un plazo de 36 meses. En Ahorro Corporación señalan que el resto del LTRO se ha empleado en cubrir vencimientos bancarios y en comprar deuda.

Así, queda más de medio billón disponible. Si se tiene en cuenta que España captó el 26% del LTRO, no es descabellado suponer que aun hay más de 100.000 millones de euros de entidades españolas disponibles para seguir arbitrando con deuda pública, con el consiguiente beneficio para la banca.

“El BCE le está dando a los bancos el negocio financiero hecho”, comentaba un gestor, ante esta gran inyección de dinero que facilita un apetitoso carry trade. Esta situación permite vislumbrar “una reducción de 50 puntos básicos en el coste de refinanciación de las Letras y de las emisiones brutas de bonos y obligaciones en 2012”, aseguran en Ahorro Corporación, “lo que supondría un ahorro de 855millones de euros sobre la carga total de intereses”. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba