Economía

El BCE ve efectos positivos en la banca tras las dos megainyecciones de liquidez

El organismo evalúa por primera vez las consecuencias de sus medidas "excepcionales "de política monetaria de introducir alrededor de un billón de euros en el sistema financiero

Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania).
Una escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania). EFE

Cerca de un billón de euros. Es lo que el Banco Central Europeo inyectó al sistema financiero en dos tandas: una el 21 de diciembre y otra el pasado 29 de febrero. Y ahora toca evaluar: la entidad emisora del euro asegura en su boletín mensual de marzo que “el primer impacto de estas medidas ha sido positivo”.

“En los últimos meses, el eurosistema ha implementado un amplio rango de medidas de política monetaria adicionales y no usuales”, admite el BCE. “Decidimos estas medidas, que incluyen en particular las dos operaciones de refinanciación a tres años, dadas las circunstancias excepcionales del último trimestre del 2011”, sigue el consejo de gobierno del organismo.

Medidas, a la luz de la autoevaluación, han sido positivas: “estas acciones junto con la consolidación fiscal y reforzadas con reformas estructurales en algunos países de la eurozona, así como el progreso hacia un marco de gobierno económico más fuerte en la zona euro, han contribuido a una mejora significativa del ambiente financiero en los últimos tres meses”.

En cuanto al PIB, el BCE admite una contracción del 0,3% en la eurozona en el último trimestre de 2011. Pero plantea un panorama menos negro para este año y observa ciertos brotes verdes. “Hay señales de estabilización en la actividad económica”, subraya el BCE. El consejo de gobierno espera que la economía de la eurozona se recupere gradualmente a lo largo de este año”, apunta la entidad.

El guardián de la inflación

El sentido existencial de la entidad emisora del euro es velar por la estabilidad de precios. El objetivo de inflación fijado en el 2% y recogido en el Tratado de Maastricht continúa siendo la prioridad del BCE y a pesar de estas medidas “excepciones” traducidas en forma de manguerazos de liquidez al sistema. Y, en ese sentido, el organismo con sede en Fráncfort espera estabilidad en los precios, aunque pronostica que se situarán este año por encima de ese 2% debido a las tensiones generadas por los altos precios de la energía y al incremento de los impuestos indirectos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba