Economía

El BCE, la Fed e incluso Luis de Guindos vislumbran “brotes verdes”

La entidad emisora del euro se suma a EE UU y al ministro de Economía en cuanto a optimismo y augura una recuperación gradual para la eurozona a lo largo del año.

Edificio del Banco Central Europeo en Fráncfort.
Edificio del Banco Central Europeo en Fráncfort. EFE

Políticos e instituciones públicas han sacado la lupa y se han lanzado a la búsqueda de los famosos brotes verdes. La primera en observar mejoría fue la Reserva Federal de Estados Unidos. Un día después, el ministro de Economía, Luis de Guindos se atrevió a mencionar "signos incipientes pero positivos”, para la deprimida actividad española. Y ayer, le llegó el turno a su homólogo del Viejo Continente: el Banco Central Europeo (BCE).

En su boletín de marzo, la entidad emisora del euro recogía una contracción del PIB en el cuarto trimestre del año del 0,3%, para acto seguido afirmar que existen “signos de estabilización en la actividad económica”. Es más, la entidad con sede en Fráncfort auguró una “recuperación gradual a lo largo de este año” para la eurozona. Con todo, estos supuestos buenos síntomas no son ni mucho menos para tirar cohetes: el BCE pronostica un crecimiento del PIB para la eurozona entre el 0,5% y el 0,3% para este año, y entre el 0% y el 2,2% para 2013.

¿Y para España? El pasado miércoles, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, afirmaba en la sesión de control al Gobierno del Congreso de los Diputados se mostraba optimista al respecto, aunque reconocía que a España le quedan aún años duros por recorrer.

El BCE se justifica

“La intensificación de las tensiones en los mercados de deuda soberana en la segunda mitad de 2011”. Lo dijo ayer el BCE en su boletín mensual de marzo para justificar las dos inyecciones masivas de liquidez en el sistema financiero de alrededor de un billón de euros. De las dos barras de liquidez, una el 21 de diciembre y otra el pasado 29 de febrero, han supuesto, a juicio de la entidad, un “impacto positivo”.

“En los últimos meses, el eurosistema ha implementado un amplio rango de medidas de política monetaria adicionales y no usuales”, admitió el organismo con sede en Fráncfort. “Decidimos estas medidas, que incluyen en particular las dos operaciones de refinanciación a tres años, dadas las circunstancias excepcionales del último trimestre del 2011”, sigue el consejo de gobierno del organismo.

¿De verdad son brotes verdes?

Tras las medidas "excepcionales" del BCE, la deuda pública italiana y española ha recibido buena acogida por parte de los mercados en sus subastas. Y para muestra un botón: el Tesoro Público español colocó ayer 3.009 millones de euros en tres emisiones de bonos a medio plazo y con un menor interés.

En este sentido, llama la atención que el BCE admita en su boletín que la refinanciación a tres años efectuada haya ayudado a contener los efectos adversos de la crisis de la deuda soberana. Esto podría interpretarse como un rescate indirecto a la periferia del euro, ya que están siendo los bancos nacionales los principales compradores de estas deudas públicas. Esto es, la liquidez facilitada por el euro está ayudando a contener el diferencial del bono alemán a diez años respecto a los italianos y españoles, lo que se conoce como prima de riesgo.

Bancos zombis

Asimismo, los dos manguerazos de liquidez efectuados por el BCE han supuesto aplazar los problemas a tres años vista. Lo que traducido al presente, es tranquilidad para los mercados, según admiten fuentes del sector. Esto respalda la idea, que gana fuerza entre los expertos, de los llamados bonos zombis. Es decir, pan para hoy y hambre para mañana. La inyección de liquidez cercana a un billón de euros ha facilitado la supervivencia de entidades con problemas. Pero estos, continúan donde estaban, concluyen las mismas fuentes del sector.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba