SÓLO QUEDAN 57.978 MILLONES PARA POLÍTICAS DE ESTÍMULO

Pensiones, paro y servicio de la deuda se comen de salida el 43,6% del gasto previsto en los PGE

Pese a que Rajoy ha asegurado que "todo está en revisión", casi 5 de cada 10 euros del Presupuesto público están ya comprometidos. Las pensiones, las prestaciones por desempleo, los interess de la deuda y las aportaciones a la UE se comen el 43,6% de los fondos de España.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno EFE

Con el déficit del 5,8% anunciado por el Gobierno y el nuevo techo de gasto, se abre la nueva fase para el Ejecutivo: la de plasmar el ajuste en los Presupuestos Generales del Estado. Pese a la presión de Bruselas, el Gobierno mantiene su calendario y comienza ahora la primera revisión de unas cuentas públicas que ya ha dejado una cosa clara: casi la mitad del dinero público está ya comprometido y queda poco margen para políticas de estímulo.

El pago de las pensiones, las prestaciones por desempleo, los intereses de la deuda y la contribución obligatoria al presupuesto de la UE se comerán el 43,6% de los fondos disponibles. El Ejecutivo dispone únicamente de 57.978 millones para políticas que estimulen el crecimiento, un 12,5% menos que el año anterior.

Los compromisos “intocables”

Las pensiones no se tocarán” es el único compromiso que ha contraído hasta el momento Mariano Rajoy. Eso, en términos de Hacienda, significa que el Estado asumirá un aumento del 1% en las pensiones y un mayor número de prejubilados a cargo de la Seguridad Social lo que elevará en 5.000 millones el gasto en esa partida. De los 125.000 millones que se destinaron el año pasado, se pasará a unos 130.000 en 2012, según los primeros cálculos.

Hay otros dos compromisos internacionales que son intocables: los intereses de la deuda y la contribución obligatoria española al presupuesto de la Unión Europea. En el primer caso, se trata de unos 31.000 millones de euros, un 24% más que el año pasado fruto sobre todo de las mayores emisiones y, en menor medida, de las tensiones en la prima de riesgo que ha soportado la deuda española. El segundo capítulo rondará de nuevo los 12.000 millones de euros este año pero ni siquiera se ha pensado en recortarlo por el impacto reputacional que tendría para nuestro país. “Sería un disparate”, concluyen los responsables consultados.

2011

2012

LÍMITE DE GASTO

120.580

118.565

GASTO PÚBLICO YA COMPROMETIDO

Pensiones y otras prestaciones

125.000

130.000

Prestaciones por desempleo

30.000

31.000

Prestaciones en especie

32.000

30.000

(Educación o sanidad concertadas)

Intereses de la deuda pública

25.000

31.000

Remuneración empleados públicos

125.000

120.000

Aportación UE

12.000

12.000

GASTO DISPONIBLE PARA ESTIMULAR PIB

66.249

57.978

-12,5%

DÉFICIT PÚBLICO

8,5%

5,8%

Los compromisos “recortables”

Con esos compromisos sobre la mesa, la principal vía de ajuste –siguen insistiendo fuentes del Ejecutivo—es el recorte de empleados y salarios públicos. Es la segunda partida por volumen y la congelación de nóminas entre los funcionarios que dictó el gobierno Zapatero ya sirvió para ahorrar 4.000 millones de gasto público. Esa misma fórmula, sumada a la reducción del personal laboral a cargo de las autonomías se perfila a día de hoy como la principal fórmula para realizar el ajuste. La primera estimación cifra en unos 5.000 millones el recorte, pero los detalles están todavía por discutir con las autonomías.

El siguiente capítulo en revisión es el del desempleo. El Ejecutivo estima que en 2012, las listas del INEM sumarán 600.000 parados más hasta dejar en casi seis millones la cifra de desempleados y la tasa de paro en el 24,3%. Eso significa que el INEM deberá engordar también su presupuesto para cubrir el subsidio de desempleo de quienes tengan derecho al paro. Según los cálculos preliminares, eso significa que el Gobierno tendrá que destinar algo más de 31.000 millones de euros para pagar la prestación a la que tienen derecho quienes han cotizado, unos 1.000 millones más que el año pasado.

Rajoy ha insinuado que no recortará derechos a los desempleados, pero en la comisión delegada de asuntos económicos hay ya una predisposición a no prorrogar los 400 euros de subsidio para quienes agotan su prestación más allá de marzo. De momento, no se han planteado otros recortes pero “nada es descartable todavía”, aseguran fuentes del gabinete.

De igual modo, la partida de las denominadas “prestaciones en especie” están ya sobre la mesa de los recortes. Se trata de los fondos que el Estado destina a conciertos educativos o sanitarios, entre otros. “No hay números sobre la mesa”, admiten las fuentes consultadas, que insinúan que la lógica hace pensar que también aquí se producirán ajustes.

De igual modo, también han sido revisadas ya las asignaciones a órganos constitucionales, la llamada sección 32 y otros gastos obligatorios. En total, cuando los Presupuestos Generales del Estado salgan de Moncloa, tendrán ya un 43,6% de sus fondos comprometidos como mínimo, según los primeros cálculos del Ejecutivo.

Menos dinero para políticas de estímulo del PIB

Eso significa que los recortes serán los que ocupen las grandes cifras del Gobierno de Rajoy, ya que las políticas de estímulo apenas tienen 58.000 millones disponibles si se quiere cumplir con el objetivo de déficit del 5,8% para este año y del 3,3% para el que viene.

Las cifras del Ministerio de Hacienda reflejan que este año habrá un 12% menos de fondos disponibles. Frente a los 66.200 millones del año pasado, los ministerios apenas dispondrán de 57.978 este, según los cálculos oficiales del Gobierno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba