Economía

UGT y CCOO temen un efecto Podemos en las elecciones sindicales de banca por las tarjetas 'black'

La publicación del uso de visas opacas por parte de sindicalistas de Caja Madrid y Bankia ha puesto en el disparadero a las dos organizaciones mayoritarias. Desde UGT y CCOO se reconoce que se están produciendo bajas de afiliados por este escándalo de corrupción. La sombra de Pablo Iglesias planea en las elecciones del 26 de noviembre. 

Pablo Iglesias, líder de Podemos.
Pablo Iglesias, líder de Podemos.

Llevan semanas haciendo campaña por los pasillos de los servicios centrales, explicando programas, solicitando el voto en las sucursales, pese a que las elecciones sindicales en el sector del ahorro (antiguas cajas) están programadas para el 26 de noviembre próximo. El escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid y Bankia les ha obligado a salir a la escena pública. Allí, tanto UGT como CCOOno sólo se defienden de los millonarios cargos y anuncian investigaciones internas o medidas disciplinarias, sino que intentan separarse de los titulares de este despilfarro en plástico. Algunos están expulsados del sindicato, otros aún con carnet pero sin cargo y otros, los pocos, mantienen puestos de responsabilidad, como es el caso de Gabriel Moreno, el secretario general de CCOO en Bankia, uno de los firmantes del ERE de la entidad. Las tarjetas black han puesto en juego la imagen de los dos grandes sindicatos, su futuro en los próximos comicios en el sector financiero. Unas elecciones ante los que muchos representantes de UGT y CCOO en banca temen un efecto Podemos. El auge de sindicatos con mensajes afines al partido de Pablo Iglesias.

Este temor es bidireccional. En datos y en mensajes. Lo primero, preocupa en el corto plazo. Desde la publicación, hace poco más de una semana, de los fastos de las tarjetas black por parte de Expansión, tanto UGT como CCOO están sufriendo un goteo de bajas, trabajadores que avisan a las secciones sindicales que no pagarán ya las cuotas de este octubre. Así lo confirman a Vozpópuli una docena de representantes sindicales de diversas entidades. Desde el Santander hasta la propia Bankia. “Las cifras, por volumen, no son preocupantes. Pero sí nos tiene preocupados esta tendencia porque un afiliado que se da de baja siempre arrastraba votos en su entorno laboral. Ahora, ese desencanto puede derivar el voto a otras fuerzas sindicales, que no están salpicadas por el escándalo de estas visas opacas, con mensajes más populistas”, explica un representante sindical de un gran banco. La mayoría de los sindicalistas encuestados por este medio corroboran esta tesis.

Pese a que la formación de Pablo Iglesias aún no tiene un espejo a nivel sindical, como sucede con el PSOE y UGT o Izquierda Unida con Comisiones Obreras, los preguntados tienden a identificar las tesis de Podemos con los sindicatos más de izquierda, como CNT o CGT. Precisamente, la Confederación General del Trabajo (CGT) ha solicitado su personación como acusación particular en la causa que instruye el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu por la fusión y salida a Bolsa de Bankia y en la pieza separada en la que se investigan las 'tarjetas B' opacas al fisco que tenían 86 ex directivos de Caja Madrid y de esta entidad. CGT ya intentó personarse sin éxito durante la instrucción al no poder hacer frente a la fianza de 20.000 euros impuesta al sindicato. Ahora lanzará una campaña de 'crowdfunding' para intentar reunir esa cantidad.

CGT dedica su última circular al asunto de las visas ‘black’. “No cabe duda de que todas las decisiones tomadas se han visto influenciadas por el voto y la capacidad de decisión de todos aquellos que disfrutaban de prebendas otorgadas tan alegremente. El perro no muerde la mano que lo alimenta”, asegura en uno de los párrafos del escrito que señala directamente a Gabriel Moreno (CCOO). “Fue firmante del ERE y actor principal en todo el sainete como representante del sindicato mayoritario CCOO, al que en su día apodamos el niño de los acuerdos por su facilidad para disimular con gracia torera cualquier acuerdo con la empresa vendiéndolo como un logro, sigue presente en las reuniones en las que se decide el futuro de todos y cada uno de nosotros”, aseguran.

Los sindicatos más a la izquierda y otros minoritarios están aprovechando los casos de corrupción que han salpicado a las dos grandes centrales para captar votos de cara a los comicios del 26 de noviembre

“Si Emilio Botín estaba preocupado por el auge de Podemos, como reveló poco antes de su fallecimiento, en algunas entidades están preocupados por este previsible auge de sindicatos más a la izquierda en un ciclo electoral en el que habrá que renegociar convenios sectoriales (el del sector del ahorro finaliza el próximo 31 de diciembre) y seguirán registrándose reducciones de plantillas”, explican desde los dos sindicatos mayoritarios. Además, las demandas por prolongación de jornada de todas las entidades se acumulan en los despachos de inspectores de trabajo y magistrados de lo contencioso administrativo.

Otras organizaciones como CSICA, la Federación de Sindicatos Independientes de Servicios Financieros, el sindicato independiente con mayor representación en todas las entidades, ha lanzado una encuesta entre los trabajadores de banca que pretenden ser un termómetro de las afinidades o rechazos que suman UGT y CCOO raíz el escándalo de las tarjetas. No en vano, la encuesta, realizada en colaboración con la Fundación Deas, ha empezado a divulgarse el pasado 7 de octubre.

La circular comienza con un claro guiño al auge de Podemos. “En el contexto actual, en el que el bipartidismo pierde fuerzas. ¿Crees que también se producirá un cambio similar en el ámbito sindical?”, cuestiona la primera pregunta. A lo largo de la encuesta, aparecen otros interrogantes para valorar la actuación de los dos grandes sindicatos en los casos de corrupción en los que se ha visto salpicados: “¿Consideras que los casos de corrupción destapados (ERES, cursos de formación) pasarán factura en el próximo proceso electoral?... ¿Consideras que los sindicatos de clase, CCOO y UGT, continúan excesivamente ligados o condicionados a partidos políticos?... ¿Consideras que la presencia de organizaciones independientes favorece la mejora de las relaciones laborales?... ¿Consideras que las actuaciones de los sindicatos están condicionadas por sus necesidades económicas?”

El sector financiero (bancos como antiguas cajas) es una de las actividades con mayor representación sindical. Una reciente encuesta de la Federación de Servicios (FeS) de UGT, realizada entre más de 9.000 trabajadores del sector, expone que el 76,8% opina que la situación laboral sería peor sin los sindicatos en bancos y cajas frente al 1,2% que mantiene que las condiciones laborales serían mejores. En cuanto a participación, el 40,6% declara haber estado presente en alguna ocasión en las reuniones convocadas por los sindicatos frente a un 58,5% que afirma no haberlo hecho.

Celebraran elecciones el 26 de noviembre Caixabank, Bankia, Unicaja, CajaSur Banco, BMN, Liberbank, Banco CCM, Abanca, Catalunya Caixa, Cecabank, Caixa Ontinyent y Caixa Pollença. El mayor número de delegados se elegirá en Caixabank (727), seguido por Bankia (398), mientras que por comunidades destaca Andalucía (457), seguida por Catalunya (291) y Madrid (240).

Hasta la fecha, el escándalo de las tarjetas opacas ha provocado en CCOO la dimisión del secretario de Estudios de la Confederación y presidente de la Fundación Primero de Mayo, Rodolfo Benito (140.600 euros gastó en total). Los otros cinco militantes de CCOO que utilizaron estas visas ‘b’, que están suspendidos cautelarmente, son Francisco Baquero (gastó con la tarjeta 266.400 euros), Antonio Rey de Viñas (191.500 euros), Juan José Azcona (99.400 euros), Pedro Bedia (78.200 euros) y Gabriel Moreno (20.400 euros). 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba