La Agencia Tributaria ya comprueba si hay compañías que utilizaron el mismo método que en Caja Madrid

Montoro ordena investigar el posible uso de ‘tarjetas opacas’ en todas las empresas del IBEX

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha puesto en su diana a las 35 empresas que forman parte del Ibex para investigar si en algún momento han evadido impuestos utilizando un método parecido al empleado por antiguos directivos de Caja Madrid desde la etapa en la que Jaime Terceiro estuvo al frente de la entidad.

En la Agencia Tributaria se respira una cierta indignación por algunas de las versiones que han puesto en circulación algunos altos directivos de Caja Madrid en el sentido de que la inspección de Hacienda tenía conocimiento de la existencia desde el año 1988 de las tarjetas opacas que permitían el pago de bienes de consumo con determinados límites mensuales. No hay en los registros de Hacienda ninguna consulta vinculante al respecto que pueda servir para cubrir la responsabilidad en la que pueden haber incurrido estos exconsejeros de la entidad y, por tanto, se está a la espera de investigar si pudo incurrirse o no en delito fiscal, dependiendo del montante de dinero, teniendo en cuenta, además, que en algunos casos puede haber prescrito o, en otros, derivarse la rendición de cuentas a la antigua corporación.

El conocimiento de este caso, en el que se lleva trabajando desde antes del verano, ha dado pie al ministro Cristóbal Montoro para ordenar a los responsables de la Agencia Tributaria una investigación a todas las empresas que forman parte del Ibex. Se trata de averiguar si el método empleado en la antigua Caja Madrid para complementar el sueldo de sus exdirectivos ha sido seguido como ejemplo en otros bancos y compañías cotizadas, con la consiguiente repercusión que ello tendría en el plano fiscal. El relato de situación ofrecido por algunas de las personas implicadas, como es el caso del hasta ahora director general de Economía de la comunidad de Madrid, Pablo Abejas –“Esta era una práctica conocida y legal en las corporaciones del mundo entero” – es cuestionado por Hacienda, con independencia de los criterios que, llegado el momento, pueda adoptar la inspección en cada caso a partir de una legislación fiscal que, en algunos casos, ofrece pocas dudas.

Las normas establecen que todas las fórmulas indirectas de retribución deben cumplir una serie de condiciones a los ojos de Hacienda

Por ejemplo, si las empresas entregan a sus directivos retribuciones en especie que éstos utilizan para el transporte, éstas no están sujetas a tributación siempre que se empleen para el desplazamiento entre su lugar de residencia y el centro de trabajo, con el límite de 1.500 euros anuales para cada empleado. En cambio si la entrega es en metálico, aunque sea para cubrir este gasto, para el directivo es un rendimiento del trabajo sujeto y sometido a retención. 

Condiciones precisas para la retribución indirecta

En todo caso, las normas establecen que todas las fórmulas indirectas de retribución, como pueden ser la entrega de tarjetas o de cualquier otro medio electrónico de pago, deben cumplir una serie de condiciones a los ojos de Hacienda. Otro tanto ocurre, por ejemplo, con el uso de los vales comida, pues las empresas están obligadas a llevar una relación de las que ha entregado a sus empleados y también de la cuantía anual destinada a cada uno de ellos por este concepto.

De los datos que obran ya en poder de la Fiscalía, parece que ninguna de estas condiciones operaban en las tarjetas opacas de Caja Madrid, que no estaban tampoco incorporadas como retribución complementaria en los contratos mercantiles o laborales que vincularon a la entidad con sus consejeros o directivos. En el informe trasladado por la Fiscalía Anticorrupción al juez que se ocupa del ‘caso Bankia’, se revela que casi 90 exaltos cargos de la caja gastaron más de 15 millones de euros en una década a través de tarjetas de crédito no declaradas cuyo apunte contable se hacía de forma manual. Los cargos que estos exdirectivos hicieron en estas tarjetas fueron soportados por la entidad y cuando ésta cambió de nombre continuaron siendo liquidados por la caja o por la fundación que respetó su nombre.

Estas tarjetas fueron facilitadas por la Dirección General Financiera y de Riesgo de Caja Madrid y su titular era la propia entidad. Los beneficiados de ellas utilizaban dos tipos de tarjetas para realizar sus gastos no declarados no declarados a Hacienda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba