Economía

Tsipras amenaza a los magnates griegos con retirarles las licencias de las teles privadas

El primer ministro heleno anunció este domingo en el Parlamento que las licencias de los canales de televisión privados saldrán a concurso. Alexis Tsipras se enfrenta con esta decisión a las mayores fortunas de Grecia.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, antes de su discurso en el Parlamento griego del pasado domingo.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, antes de su discurso en el Parlamento griego del pasado domingo. EFE

El nuevo primer ministro griego no sólo se va a enfrentar a los todopoderosos políticos alemanes. Alexis Tsipras también ha dado el pistoletazo de salida a un choque de trenes con los principales magnates de la comunicación de Grecia.

En su primer discurso ante el Parlamento, el mandatario heleno aseguró este domingo que acabaría con el triangulo de intereses formado por los oligarcas, los medios de comunicación y las clientelas políticas.

Y ni corto ni perezoso se puso manos a la obra conforme hablaba: tal y como ya había prometido en anteriores ocasiones, el primer ministro anunció que las licencias de las nueve televisiones privadas que operan en la actualidad irán de nuevo a concurso.

Éstas comenzaron a retransmitir a finales de la década de los ochenta fruto de las peleas políticas. En aquellos momentos, la radio y la televisión eran exclusivamente públicas. Así que la oposición montó varias cadenas de radio para contestar al monopolio del Estado. Pero las grandes fortunas reaccionaron abriendo varios canales privados que apoyaban al Gobierno. No tuvieron que abonar ninguna licencia, y desde entonces los permisos son temporales y se renuevan por el Parlamento cada pocos años. De esta guisa siempre se garantiza una cobertura amistosa, y eso sin tener que pagar por los derechos aunque sí que se grava a las teles con un impuesto sobre el 20 por ciento de sus beneficios publicitarios.

Sin embargo, ahora se va a abrir un proceso para reasignar todas las licencias de nuevo y en el que las empresas adjudicatarias tendrán que pagar. La medida sin duda causará a Tsipras grandes quebraderos de cabeza al iniciar un pulso con algunas de las principales fortunas del país, dueñas no sólo de estos medios sino también de extensos conglomerados empresariales.

Es más, a juicio de Syriza, estos grupos mediáticos constituyen una máquina propagandística de primer orden que de hecho le arrebató la victoria en las elecciones de 2012, cuando Tsipras lideraba las encuestas para luego quedar apenas unos pocos puntos por detrás de Samaras.  

Curiosamente, estos grupos de comunicación no se hicieron eco de esta propuesta que Tsipras anunció el domingo en el Parlamento. Pero sí que se mostraron muy críticos con las intenciones del nuevo Gobierno griego de saltarse los compromisos con la troika y elevar el gasto en unos 2.000 millones de euros sin que haya ninguna medida concreta que compense semejantes desembolsos.

Los políticos griegos a menudo compiten contra miembros de su propio partido por un asiento en el Congreso. De modo que precisan del respaldo de los medios de comunicación para alcanzar el poder sin tener que confiar en la maquinaria del partido. A su vez, los medios pertenecen a un puñado de familias que tienen grandes negocios e intereses creados, todos ellos dependientes del Gobierno.

Este es el caso de George Bobolas, uno de los principales accionistas del canal con más audiencia, Mega Chanel, a la par que dueño de varios periódicos y según se dice financiador en la sombra del nuevo partido protroika y anticasta, To Potami. Su empresa de construcción, la mayor de Grecia, se lleva la parte del león de la licitación pública, incluida la de los pasados Juegos Olímpicos. Y su empresa minera evidentemente también necesita las licencias del Gobierno.

Otro tanto ocurre con la familia Vardinoyannis, que posee varios periódicos y una participación en Mega Chanel al mismo tiempo que es accionista de referencia del banco de mayor tamaño de Grecia y dueña de varias petroleras, entre otras muchas empresas.

Y el tercer socio de Mega Chanel es Stavros Psycharis, propietario del conglomerado mediático más relevante del país que incluye al diario Ta Nea, el más leído e influyente. Este rotativo titulaba tan sólo días antes de las pasadas elecciones que un invierno siberiano se aproximaba a Grecia, en alusión a la inminente victoria de Syriza. Amén de los medios, sus intereses comprenden desde el inmobiliario a los hoteles.

El naviero Yannis Alafouzos preside el club de fútbol Panathinaikos y es propietario del canal de televisión Skai y del rotativo conservador Kathimerini, uno de los soportes de Nueva Democracia, el partido que lidera Andonis Samaras.

El también armador Minos Kyriakou controla empresas de telecomunicaciones y la televisión Grupo Antenna 1. Y el empresario Dimitris Kondomimas tiene el canal Alpha y posee sociedades en numerosos sectores, desde la aviación a los seguros o las telecomunicaciones.

Entre todos ellos juntos suman el 90 por ciento de la audiencia televisiva, un enemigo desde luego no pequeño. Tsipras tiene una ardua tarea por delante aunque por el momento disfrute de un amplio respaldo popular gracias a su retórica nacionalista y en contra de la troika. Veremos si su emotivo discurso no acaba en una decepción en manos de los alemanes y de este grupo de oligarcas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba