Economía

El BCE baraja quitar el día a día de la inspección de entidades al Banco de España

El Banco Central Europeo no tiene la más mínima intención de delegar en el Banco de España la tarea de controlar las entidades financieras españolas una vez entre en vigor la unión bancaria, máxime después de las acusaciones de los inspectores y de la incertidumbre generada por Bankia.

La cúpula del Banco de España (BdE) espera que el supervisor único bancario descentralice sus funciones y ello le permita retener cierto control sobre las entidades financieras españolas incluso después haberse implementado la unión bancaria.

Sin embargo, el Banco Central Europeo no tiene la más mínima intención de dejar esta tarea en manos del organismo sito en Madrid, máxime tras haber llegado a sus oídos las quejas de los inspectores del BdE y después de toda la incertidumbre creada alrededor de Bankia.

De hecho, el BCE ya ha anunciado sus planes para contratar entre 500 y 1.000 inspectores de banca para llevar las riendas desde Fráncfort, una cifra bastante considerable, muy superior a los 250 inspectores que hay en España y con la que tendría recursos suficientes para llevar a cabo su misión de supervisar las entidades en nuestro país.

Durante una copa de Navidad brindada en el Instituto Cervantes de Fráncfort en medio de un nutrido corrillo, el gobernador Luis María Linde le trasladó a un español de alto rango en el BCE que la institución presidida por Draghi muy probablemente traspasaría la inspección del día a día al cuerpo de inspectores de Madrid. Sin embargo, este oficial del BCE le contestó a Linde que el banco central nunca delegaría semejante competencia.

Y ésa parece la tesis dominante en Fráncfort. "En el BCE desconfían profundamente de los españoles. De ningún modo van a consentir que se aferren a la tutela de otro Bankia. Durante bastante tiempo, la pregunta a cualquier hispano que pisaba el BCE era qué pasaba con Bankia, y ahora la noticia preocupante son las acusaciones de los inspectores, que han sido muy comentadas en el BCE", explican fuentes cercanas al organismo que preside Mario Draghi.

En un borrador de un documento de la Asociación de Inspectores que publicó El País, éstos han criticado al Banco de España que no denunciase los indicios de delito y que diluyese los informes sobre los estados de las entidades.

"Aún falta mucho para culminar la arquitectura de la supervisión bancaria. Pero lo que ya está muy claro es que el BCE asumirá el trabajo diario en España. Antes que entregárselo al Banco de España, prefieren dárselo a auditoras privadas, como ya se hizo con Oliver Wyman y Roland Berger. En el BCE gusta mucho la idea de los hombres de negro, que entran con fuerza en una entidad y le miran bien las entrañas", sostienen las fuentes próximas a la institución europea.

De modo que el nuevo procedimiento de inspección recién estrenado por el BdE va a convertirse muy pronto en papel mojado. En cualquier caso, los inspectores ya censuran estos nuevos protocolos porque la firma del inspector sigue sin ser obligatoria para que sea válido un informe y la Comisión Ejecutiva continúa recibiendo tan sólo un resumen del trabajo realizado, dos hechos que en opinión de los inspectores aún brindarían amplio margen para la manipulación.

Un portavoz autorizado del Banco de España ha sido contactado por Vozpópuli y ha contestado que no comenta "estupideces".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba