Nadal y la vicepresidenta primera ultiman los detalles

Rajoy encarga a Soraya Sáenz de Santamaría el desbloqueo de la reforma energética

La vicepresidenta primera ya se ha reunido con los representantes más relevantes del sector eléctrico. El presidente ordena que las pugnas entre ministros se diriman en privado para no perjudicar al Gobierno.

Soraya Sáenz de Santamaría, entre Cristóbal Montoro y José Manuel Soria.
Soraya Sáenz de Santamaría, entre Cristóbal Montoro y José Manuel Soria. GTres

Los intereses cruzados que hay en el conflicto, con alguna de las principales empresas del Ibex y miles de accionistas implicados, han originado roces en el Gabinete que la vicepresidenta primera, por encargo de Mariano Rajoy, está intentando limar.

La vicepresidenta no es experta en el sector energético, pero ya ha escuchado la opinión de sus representantes más relevantes, que le han trasladado sus miedos a que la nueva regulación en ciernes ponga en riesgo el potencial inversor de sus empresas en España y, como es lógico, sus volúmenes de negocio. Soraya Sáenz de Santamaría ha aterrizado en el conflicto con la ventaja de disponer de los informes que ha elaborado para el presidente su jefe de la Oficina Económica, Álvaro Nadal, comprometido desde el primer momento con esta reforma por encargo de Rajoy y mediador, también, entre los diferentes puntos de vista que mantienen desde hace meses Cristóbal Montoro y José Manuel Soria.

El presidente del Gobierno ha advertido a sus ministros que deben dirimir sus diferencias en privado, nunca en público

En síntesis, el núcleo de la disputa entre Hacienda e Industria descansa en la propuesta del ministro Soria de ayudar a poner coto al déficit de tarifa -24.000 millones, con un aumento anual de más de 7.000- a través de una tasa única del 4% a la energía nuclear, la hidráulica y a los ciclos combinados de gas, y con el establecimiento de un gravamen variable a las renovables según el tipo de generación. Si prosperara la receta de Soria, la fotovoltaica soportaría un 19%, y la eólica el 11%. Montoro ha puesto objeciones desde Hacienda porque opina que esta propuesta ocasionará problemas legales con Bruselas si no se apuesta por un tipo único para todas las fuentes de energía.

En cuanto se conocieron estos reparos de Hacienda, se filtraron los intereses que tienen en el sector de las renovables antiguos colaboradores de Montoro, entre ellos el ex secretario de Estado de Presupuestos Ricardo Martínez Rico, vocal en Abengoa. La gota que colmó el vaso se produjo a mediados de agosto cuando Soria divulgó la posibilidad de aplicar un ‘céntimo verde’ al consumo de gas natural y Montoro advirtió en público que los aspectos tributarios competen a su Ministerio.

Algunos sectores del Gobierno proponen nacionalizar el sector del carbón para acabar con el negocio de las subvenciones

Tras este incidente, que enfadó mucho a Rajoy, la vicepresidenta primera intervino para recordar que aunque cada ministro tiene competencias sobre sus órdenes ministeriales, la última palabra sobre la reforma la tomará el Consejo de forma colegiada. Soraya Sáenz de Santamaría admite que el alumbramiento de la reforma energética es uno de los problemas más complicados de resolver que el Gobierno tiene sobre la mesa ya que el agujero tarifario crece sin cesar a partir de la enorme diferencia entre los costes y los ingresos del sistema.

La reforma toca las arcas de las eléctricas y también de sectores tradicionalmente conflictivos como el del carbón. Hay un garbanzo negro que se llama Victorino Alonso, propietario de la Unión Minera del Norte y presidente de la patronal del carbón, que ha vivido casi siempre de las subvenciones y tiene una vieja amistad con el ex presidente Zapatero. Algunos sectores del Gobierno plantean que el problema se acabaría nacionalizando el sector. Así de sencillo y de complicado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba